[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Mundo

Triciclos a energía solar cambian la vida de campesinas


La economía de Zimbabue, seriamente deprimida desde hace 20 años en especial en zonas rurales, es impulsada principalmente por el sector informal.

Danai Bvochora, una avicultora, limpia y empaca huevos en cajas mientras se prepara para salir al mercado en su triciclo eléctrico de energía renovable en Domboshawa.

Un triciclo eléctrico a energía solar cambió totalmente la vida de la campesina zimbabuense Danai Bvochora, que sufre menos en las tareas de la granja y gana más dinero en el comercio de sus productos.

Hasta la llegada del bendito triciclo, la modesta granja agrícola de Bvochora producía, literalmente, dolores de cabeza y más pérdidas que ganancias. 

“Llevábamos mucho peso en la cabeza, el triciclo alivia la carga”, asegura esta campesina de 47 años de Domboshava, cerca de la capital Harare, antes de emprender un viaje de ocho kilómetros por una carretera llena de baches.

El transporte es escaso en las zonas rurales y poco pobladas de Zimbabue.

“Lo usamos incluso para ir a misa”, se entusiasma Danai, tras comentar que un viaje de compra de grano para alimentar a sus gallinas antes costaba US$12. Actualmente paga el equivalente de US$2.5 por cargar el triciclo cada 15 días.

“Ahora mis gallinas me hacen ganar dinero”, dice  esta madre de familia, integrante de un grupo de mujeres que recibió el año pasado un triciclo financiado por la Unión Europea para ayudar a agricultoras de granjas pequeñas.

Fabricados en Harare por la empresa social Mobility for Africa, estos vehículos de tres ruedas existen en Zimbabue desde hace tres años, cuenta su fundadora, Shantha Boemen.

Hasta entonces, las mujeres caminaban largos trayectos con el cuello rígido bajo el peso de la mercancía que llevaban sobre sus cabezas.

Pero la llegada de los triciclos fue recibida con algunas dudas, recuerda Boemen, radicada en el país desde inicios de los años noventa, cuando llegó contratada por una agencia de la ONU.

“Al principio estábamos muy solos” y el equipo tenía que convencer a los inversionistas de que el proyecto era viable. “Nadie hablaba entonces de la movilidad eléctrica en África y menos en ayudar a las mujeres campesinas”, agregó.

Actualmente, su objetivo es triplicar rápidamente la flota de 88 vehículos y las tres estaciones alimentadas por energía solar. 

Allí, los conductores pueden cambiar su batería de litio por otra completamente cargada y reparar los triciclos en forma gratuita.

Algunos vehículos, apodados Hamba o “Adelante” en la lengua local ndebele, fueron comprados por la UE y entregados a la población, mientras que otros se alquilan por US$5 diarios.

Mobility for Africa sueña con invertir en otras zonas del país. “Si pudiéramos resolver el problema del transporte, las economías rurales funcionarían. Los pequeños campesinos podrían llevar más productos al mercado”, señala Boemen.

Agencias
Las mejores agencias de noticias desplegadas por todo el mundo, reportando los hechos para elPeriódico.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia EFE
Miles de niños sin escuela por la guerra entre bandas en Haití
noticia Agencias
Nápoles gana y retoma el liderato
noticia Europa Press
Científicos observan un rasgo común entre los mundos distantes


Más en esta sección

Municipal no pasa del empate contra Achuapa

otras-noticias

Más de 40 personas han fallecido durante la temporada de lluvias este año

otras-noticias

Arredondo toma ritmo en el Prólogo del Rally de Marruecos

otras-noticias

Publicidad