[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Mundo

Denuncian «deterioro extremo» de opositores presos y asedio a sacerdotes en Nicaragua


El sacerdote Harvy Padilla, de la iglesia San Juan Bautista, en la sureña ciudad de Masaya, dijo que la policía lo tiene cercado y que el domingo impidieron el acceso al culto a los feligreses.

foto-articulo-Mundo

Familiares de más de 182 opositores al gobierno de Daniel Ortega presos en Nicaragua se quejaron el lunes por un «deterioro extremo» de su salud, mientras que miembros de la Iglesia católica denuncian «represión» y asedio policial.

«Las organizaciones de familiares de personas presas políticas en Nicaragua hacemos un llamado urgente (..) a promover todas las acciones posibles para lograr la libertad inmediata» de los opositores, demandaron cinco organizaciones en un comunicado leído en una rueda de prensa virtual.

Según los familiares, los detenidos viven en «condiciones insalubres y precarias» en sus celdas. También reclaman por la «falta de atención médica oportuna y especializada en los centros de detención y en el régimen de casa por cárcel».

«Se agudiza de forma consistente el deterioro extremo en la salud física y emocional de nuestros familiares presos», agregaron.

De acuerdo con los denunciantes, existe «una política de maltratos, castigos y control», y que sus familiares se encuentran en una condición de «aislamiento e incomunicación permanente y por largos periodos de tiempo».

Los opositores fueron acusados de «menoscabo a la integridad nacional», lavado de activos, entre otros delitos. Las detenciones han ocurrido de forma periódica en los últimos años, con aprehensiones de activistas, comunicadores o empresarios.

Entre ellos se encuentran más de 40 arrestados durante el 2021, en el marco de las elecciones generales de noviembre.

En esa ola de arrestos fueron capturados siete exaspirantes a la presidencia que intentaron competir contra Ortega, quien en enero pasado inició un cuarto mandato consecutivo desde el 2007, en medio de sanciones y críticas internacionales.

El gobierno los acusa de haber complotado para derrocar a Ortega, con el apoyo de Washington.

Posibles «torturas»
Al menos 45 opositores han sido condenados a penas de hasta 13 años en juicios realizados entre febrero y mayo.

Son mantenidos en celdas que les «impide y limita la circulación de aire y ventilación apropiada» en medio de altas temperaturas y poca agua, reclamaron los familiares.

Esto les ha provocado un «incremento exponencial de enfermedades», que son tratadas por las autoridades carcelarias hasta «que la situación empeora o llega a extremos en los que tienen que ser hospitalizados de forma tardía o urgente», se quejaron.

Los familiares sospechan que las posibles «torturas» y «malos tratos» que sufren en la cárcel están «dirigidos a desgastar, exterminar o inhabilitar» a los opositores.

Tras pasar varios meses preso, murió en febrero pasado en un hospital el exguerrillero y dirigente de la disidencia sandinista Hugo Torres.

Actualmente hay tres presos en «delicado» estado de salud, entre ellos la activista Nidia Barbosa, de 66 años, quien fue hospitalizada la semana pasada y «se encuentra con graves problemas cardíacos».

«La paz no es represión»
Los familiares de los presos se solidarizaron con el obispo de Matagalpa (norte) Rolando Álvarez, quien el jueves dijo que fue perseguido todo el día por la policía.

En protesta, el sacerdote, quien ha cuestionado la represión contra los opositores, se «declaró en ayuno indefinido».

Álvarez también es administrador apostólico de Estelí (norte) y se encarga de la comunicación de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN).

Mientras que el sacerdote Harvy Padilla, de la iglesia San Juan Bautista, en la sureña ciudad de Masaya, dijo que la policía lo tiene cercado y que el domingo impidieron el acceso al culto a los feligreses.

Ortega ha acusado a los obispos de «golpistas» por refugiar en sus templos a manifestantes que huían o que fueron heridos durante la represión a las protestas que estallaron contra el gobierno en 2018.

En medio de las tensas relaciones que existen entre el gobierno y la iglesia, el regulador estatal ordenó el viernes suspender la señal del Canal Católico que se transmitía por la televisión por cable.

«La paz no es la paz de la represión, la paz no es la de silenciar los medios de comunicación, como el Canal Católico que han silenciado (…) Eso es al contrario, más violento», condenó el último domingo el vicario de la Arquidiócesis de Managua, Carlos Avilés, en alusión al discurso de «paz» del gobierno.

Dijo que el «pacifismo radical molesta a los violentos, a los criminales. Les molesta que se les eche en cara su impopularidad. Les molesta ser impopulares. Les molesta que con el silencio le echés en cara los crímenes».

«Les molesta que les llamés a la conversión y les digás que vas por un camino equivocado, tenés que enderezar el camino», agregó el sacerdote.

La Conferencia Episcopal dijo que Nicaragua está «viviendo momentos difíciles como nación».

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia EFE/AFP/UNIVISION
El Pentágono afirma que la Armada rusa está bombardeando Mariúpol
noticia Redacción suplementos
Tarjeta G&T Continental, trae a Oakland Mall una experiencia gastronómica con chefs internacionales
noticia EFE/ AFP
Congreso de EE. UU. aprueba el primer acuerdo para controlar armas


Más en esta sección

Sigue la cosecha en los Bolivarianos 

otras-noticias

Mardoqueo Vásquez se impone en el torneo de Ruta

otras-noticias

Q285.2 millones para exempleados de Otto Samayoa

otras-noticias

Publicidad