[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Una mirada al pasado: 20 años del golpe de Estado a Hugo Chávez


foto-articulo-Mundo

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, autoridades de su Gobierno y opositores recordaron este lunes, desde distintas perspectivas, los sucesos del 11 de abril de 2002, cuando un golpe de Estado mantuvo a Hugo Chávez fuera del poder por dos días.

El mandatario aseguró, a través de Twitter, que el “Golpe de Estado contra el comandante Chávez fue un crimen nefasto de la derecha oligárquica contra la Constitución, la institucionalidad y el pueblo venezolano, que ha transitado 20 años de victorias con determinación y valentía”.

La opositora y exdiputada Olivia Lozano rememoró el 11 de abril de 2002 como “el día de la infamia contra los venezolanos, quienes, en sus aspiraciones de rescatar su libertad y democracia, fueron acorralados, muchos asesinados, y reprimidos por un régimen opresor”.

“Hoy las causas que motivaron esa movilización están vigentes y son más urgentes”, añadió.

“Algo malo para todos”

“Impactante”, “muy impresionado, “totalmente desagradable”, “de sorpresa”, “alegría y tristeza al mismo tiempo”. Son palabras que describen la primera impresión que tuvieron cinco venezolanos de distinta ideología y condición al recibir la noticia del golpe de Estado a Hugo Chávez, y que recuerdan 20 años después. La coincidencia: “algo malo para todos”.

El miedo, la incertidumbre y la preocupación pensando en lo que vendría después se apoderaron de todos ellos, ideas políticas al margen. Chavistas y antichavistas explican a Efe, pasadas dos décadas, que no fue una fórmula acertada y que, en un sistema democrático, no tiene cabida un golpe de Estado.

Unos querían que Chávez, quien llevaba poco más de tres años en el Gobierno, continuara en el poder, mientras otros ansiaban un cambio, pero por la vía democrática, sin la violencia que, inevitablemente, lleva aparejada un acontecimiento de estas características.

“IMPACTANTE”

Aida María Fernández, docente jubilada de 63 años, recuerda la noticia como algo “impactante”, sobre todo para las “clases populares” del oeste de Caracas, de donde esta mujer, abiertamente chavista, procede.

“Fue impactante (…) todo el oeste de Caracas estaba con Chávez. En realidad, sabíamos de dónde venía todo y todas las personas se prepararon y salieron a la calle para buscar una respuesta positiva y el regreso del comandante. En ese entonces, estaba comenzando el proceso, estábamos en un cambio”, dijo Fernández a Efe.

Sin pensarlo dos veces, recorrió su comunidad para explicar a sus vecinos lo que estaba pasando, segura de que “todo era una componenda y que querían cambiar el sistema. La oligarquía venezolana no quería perder el poder”.

“ALEGRÍA Y TRISTEZA”

Jorge Morán, electricista de 59 años, reconoce que sintió “alegría” al pensar que Chávez se iba y que otros tomarían el poder. Pero la sensación duró poco. Al ser consciente de que un suceso semejante solo podía dejar sangre y muerte, el regocijo se tornó en “tristeza”.

“La primera sensación mía fue como de alegría y al mismo tiempo tristeza porque hubo muchos muertos, pero sí me alegré un poquito. El impacto de que se iba ese señor fue grande (…) fue algo que nos afectó a todos porque veníamos más tranquilitos y a partir de ahí comenzó ya el tiroteo, el desorden”, recuerda Morán.

Tras recibir la noticia, que lo pilló regresando del trabajo, se fue a su casa, cerca de la sede de la Presidencia, lo que le produjo una desazón inmediata porque “como todo fue alrededor de Miraflores, en lo que uno piensa es en la familia”.

Fotografía del monumento de los caídos en Puente Llaguno, uno de los puntos de enfrentamientos el 11 de abril de 2002 durante el golpe de Estado a Hugo Chávez. EFE/ Rayner Peña R.

“TOTALMENTE IMPRESIONADO”

Armando Acosta, técnico de 62 años, quien rechaza con vehemencia cualquier acto semejante, recuerda que se quedó “totalmente impresionado” por lo que se vivió aquel día, en el que -lamenta- “muchos niños y niñas y personas vulnerables observaron y vivieron ese momento”.

Acosta, quien reitera que el suceso fue “lamentable”, asegura que lo tuvo claro desde el primer momento: “Fue un secuestro y realmente se ve la injerencia de otro país, de un país hacia otro país. Cada autonomía de cada quien, la decisión de la mayoría se tiene que respetar. No hay razón por la que deba existir una injerencia de un país a otro (…) no estoy de acuerdo con nada de eso”.

Cuando ya la noticia había recorrido la geografía venezolana y Caracas vivía momentos de extrema tensión, el hombre se resguardó en su casa para “evitar cualquier situación adversa”, ya que “fue un momento bastante delicado, muy difícil, porque no se sabe qué puede suceder”.

“DESAGRADABLE”

Elisabeth Téllez, de 52 años, siente escalofríos al recordar aquella jornada que califica de “totalmente desagradable”, y “muy impresionante” lo que vio en la calle, que prefiere no describir con detalle.

“Desagradable, totalmente desagradable (…) para mi fue impresionante ver lo que vi en la calle, ver gente corriendo… No fue nada nada agradable. Como venezolana y base demócrata cien por ciento, de familia bien educada, triste, totalmente triste”, dijo Téllez a Efe.

Recuerda que, al reaccionar tras el primer impacto, se quedó “paralizada”, sin poder moverse “para ningún sitio”, ya que el toque de queda impedía salir o ir hacia un lugar distinto. Veinte años después relata con tristeza los momentos de incertidumbre que vivió al “no saber qué iba a pasar”.

“SORPRESA”

A José La Rosa, un taxista de 60 años, lo pilló “de sorpresa”, como a la mayoría de venezolanos, que no se esperaban que algo así pudiera ocurrir en su país, cuando Chávez apenas llevaba tres años en el poder.

Abiertamente antichavista, La Rosa, pese a la sorpresa inicial, lo recuerda con menos impresión que el resto de sus compatriotas, ya que considera que todo estaba “orquestado por el régimen” para “ver quiénes estaban con ellos y quiénes no”, lo que hizo que se lo tomara con más calma al pensar que todo estaba bajo control.

La sorprendente tranquilidad con que se lo tomó, según recuerda, hizo que continuara con sus labores diarias, como si nada hubiera ocurrido: “En ese momento, yo trabajaba en el ramo licorero y estaba en la calle trabajando y seguí trabajando normalmente”.

Agencias
Las mejores agencias de noticias desplegadas por todo el mundo, reportando los hechos para elPeriódico.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Redacción | redaccion@elperiodico.com.gt
Las capacitaciones que el Ejército brindó a José Ubico
noticia Gonzalo Marroquín
Perseguir a los perseguidores anticorrupción… ¿Quién gana?
noticia María Elena Schlesinger
Sobremesa | El ir y venir de la casa del centro


Más en esta sección

Todos proclamó en septiembre a Ubico como su candidato a diputado en Sacatepéquez

otras-noticias

Eduardo Villalobos establece puentes de vida y muerte en “Ixtab”

otras-noticias

EE.UU. ofrece US$5 millones por captura de cabecilla hondureño de la MS-13

otras-noticias

Publicidad