[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Mundo

Ucranianos de edad avanzada viven refugiados en las estaciones de metro de Kiev


foto-articulo-Mundo

Valentina Katkova, de 77 años, no sabe qué le da más ganas de llorar: si los problemas de salud propios de su edad avanzada o el hecho de vivir ‘enterrada’ en el metro de Kiev para escapar de las bombas rusas.

Como ella, otras 200 personas han encontrado refugio en la estación de metro Syrets, al noroeste de la capital ucraniana.

La mayoría duermen sobre mantas o en colchones colocados sobre el suelo, en el andén o en los pasillos de la estación. Pero Katkova, vestida con un abrigo color lila y un gorro tejido a mano, y otras personas de su edad disfrutan de la escasa comodidad que dan los vagones del metro.

La mujer duerme en tres asientos de cuero azul sobre los que  ha extendido una manta. No puede tumbarse completamente, por falta de espacio. A su lado tiene una botella de agua y un vaso de plástico.

Sus ojos están enrojecidos por las lágrimas y el llanto le corta la voz. Duerme allí desde el 24 de febrero, cuando el presidente ruso Vladimir Putin decidió iniciar su ofensiva.

Su hija, su yerno y dos nietos pernoctan en el andén de la estación.

“Los viejos estamos aquí. Y los jóvenes en el suelo”, lamenta.

El metro de Kiev, que tiene algunas estaciones muy profundas, sirve de improvisado refugio a miles de habitantes.

Los trenes circulan por una sola vía y el resto, inmóviles, sirven para que decenas de personas duerman en su interior.

En esta estación situada a unos 60 metros de profundidad, se quiere dar una sensación de falsa normalidad y hasta se ha instalado una televisión.

Nina Piddubna, de 71 años, duerme en el vagón vecino y explica que las últimas tres semanas no han sido fáciles.

Al principio “me sentía muy mal, tenía fiebre“, cuenta esta mujer de ojos claros y profundas ojeras. La mujer llegó incluso a desmayarse y los empleados del metro se ocuparon de ella.

Olena Gusseva, de 73 años, admite que hay una gran solidaridad entre la gente que se refugia en esta estación. “Es verdad que hay humedad y podemos ponernos enfermos, pero da igual porque lo más importante es seguir con vida”, dice.

Evelin Vásquez
Reportera de Sociedad. Licenciatura en Ciencias de la Comunicación de la Universidad de San Carlos. Creo que el periodismo es una herramienta para promover el pensamiento crítico e informar sobre más realidades

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
Nuevo fármaco contra el Alzhéimer podría reducir el deterioro cognitivo
noticia AFP
“Un deporte para locos”: Los Alpes acogen el Mundial de natación en agua helada
noticia Redacción elPeriódico
Por qué es tan difícil comer sólo una papa frita


Más en esta sección

Allanamientos en Ucrania por varios casos de corrupción

otras-noticias

Envejecimiento acelerado y su relación con el COVID-19. Aquí los detalles

otras-noticias

“Sangre pura”: un movimiento que promueve la desinformación sobre las vacunas

otras-noticias

Publicidad