[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Mundo

Invasión o no, la guerra mediática rusa está en pleno apogeo


foto-articulo-Mundo

“¿Estás listo?”. El periodista ruso asiente con la cabeza. Se empieza a escuchar el silbido de las balas a lo lejos. El reportero, portando chaleco antibalas, corre y explica casi sin aliento que está presenciando un acto de “sabotaje” en vivo contra una posición prorrusa en el este de Ucrania.

“La propaganda rusa en plena acción ante sus ojos”, señala un canal en la red Telegram que cubre los acontecimientos en Ucrania, publicando un videoclip para intentar demostrar que dicho informe es una ficción. 

En la “guerra híbrida” que Moscú despliega desde hace años contra su vecino, la batalla de la información se revela como un frente clave. En ésta, todos los recursos son permitidos, inclusive las burdas manipulaciones. 

La campaña de desinformación se aceleró tras la concentración de 150 mil soldados rusos sobre sus fronteras este y norte con Ucrania. 

Tanto occidentales como ucranianos temen que sea utilizada para la creación de un pretexto para una ofensiva rusa, sobre todo porque Moscú evoca un genocidio contra los ruso-hablantes en Ucrania. 

Para Serguéi Kvit, exministro de Educación ucraniano y director de la escuela de periodismo Mohila, en Kiev, “la mayor parte de estas ‘fake news’ está destinada sobre todo a la diáspora rusa” en Ucrania.

El objetivo de dicha estrategia sería preparar a la opinión pública, tanto interior como exterior, para el estallido de un conflicto a gran escala, continúa.

Pero, este operativo ruso en la red provoca una intensa contraofensiva. Con las herramientas de verificación online, que permiten autenticar imágenes, comparar mapas o extraer datos, utilizadas por un autoproclamado ejército de “reinformadores”.

‘Escenificación’

El viernes pasado, el inquietante video subido a internet por el líder separatista Denis Pushilin, en el cual ordenaba la evacuación de los pobladores de la región de Donetsk con destino a Rusia ese mismo día, “viernes 18 de febrero”, perdió rápidamente credibilidad. 

Los metadatos del archivo de video original revelaron que había sido prefilmado dos días atrás, el 16 de febrero. 

“Lo que hubo ese día fue un montaje ficticio claro e inequívoco”, tuiteó por su parte el periodista de investigación Mark Krutov. 

Bellingcat, plataforma especializada en la investigación mediante herramientas digitales y que ha diseccionado supuestos operativos de la inteligencia rusa, como los envenenamientos del doble agente Serguéi Skripal y del opositor Alexéi Navalni, las últimas semanas las ha dedicado a ‘desminar’ el campo virtual del conflicto en torno a Ucrania. 

Su último golpe: “desenmascarar” un atentado contra el auto de un jefe de policía separatista.

La televisión pública rusa difundió una supuesta confesión de un “agente ucraniano” implicado en el ataque, retomando la imagen de un accidente de tráfico en el que podía verse la matrícula del coche de dicho policía. 

La placa era correcta. Pero, de acuerdo a los analistas de Bellingcat, la habían quitado del reluciente todoterreno del líder separatista a los efectos de la foto. 

Del lado ucraniano, medios de comunicación y redes sociales no están exentos de manipulaciones de la verdad, como por ejemplo cuando difunden imágenes de manifestaciones en Moscú contra la guerra. Las mismas datan de 2014.

– Guerra de nervios –

En este frente mediático, Moscú ya ha cobrado sus primeras víctimas. 

Este bombardeo, que provoca mucha ansiedad, tiene efectos devastadores sobre la salud mental de los ucranianos, indica la psicóloga Katerina Goltsberg, presidenta de la Asociación de psicología infantil de este país. 

“Durante los últimos dos meses hemos alcanzado un nivel de pánico particularmente elevado. Posiblemente esté vinculado a la intensidad de dichos ataques mediáticos”, analiza. 

“La gente está realmente muy inquieta (…) por ella misma, sus hijos y seres queridos”, añade esta psicóloga. 

La población ucraniana ya ha asumido un posible escenario de guerra a gran escala, e intensifica sus preparativos, desde planes de evacuación hasta el aprovisionamiento de alimentos básicos. 

También es consciente de que es posible que esta guerra de nervios no ha hecho más que empezar. 

“Una amenaza ‘existencial’ con la que tendremos que convivir en los próximos meses, quizás años”, resumió por su parte un editorialista del sitio ucraniano Pravda.

Andrea Castillo
Editora Audiovisual. Periodista con especialidad en comunicación digital y redes sociales.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Samuel Pérez-Attías
Un día a la vez
noticia Juan Diego Godoy / elPeriódico
Donde duerme Asturias
noticia Editorial
Fallecimiento del papa emérito


Más en esta sección

¡Impresionante! Judocas descubren por casualidad pinturas rupestres de 4 mil años de antigüedad

otras-noticias

Allanamientos en Ucrania por varios casos de corrupción

otras-noticias

Envejecimiento acelerado y su relación con el COVID-19. Aquí los detalles

otras-noticias

Publicidad