[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Mundo

“No permitiré que nadie ponga un puñal en la garganta de la democracia”


Biden ataca a Trump en el aniversario de la “insurrección” contra el Capitolio. Esta fecha, lejos de ser un momento de unidad nacional, cristaliza las fracturas políticas.

foto-articulo-Mundo

El primer aniversario del asalto al Capitolio ilustró ayer las profundas divisiones en EE. UU. sobre uno de los sucesos más graves de su historia, con los demócratas unidos en su condena y la mayoría de los republicanos sumidos en el negacionismo.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, pronunció su discurso más duro hasta ahora contra su predecesor, Donald Trump (2017-2021), a quien acusó de “crear y difundir una red de mentiras sobre las elecciones de 2020” que incitó a cientos de sus seguidores a atacar el Capitolio hace un año.

El Presidente demócrata, que suele mostrarse afable, adoptó un tono grave para hablar desde la imponente “sala de las estatuas” de la sede del Congreso, donde el 6 de enero de 2021 desfilaron a sus anchas los simpatizantes de Trump.

En un Capitolio bajo estrecha protección policial, y casi sin presencia de sus opositores republicanos, Biden no nombró ni una vez a quien llamó “el expresidente” o “el expresidente perdedor”, una fórmula que probablemente enfureció al millonario republicano.

El demócrata de 79 años lanzó un ataque verbal en toda regla contra su predecesor acusándolo de haber “tratado de evitar el traspaso de poder pacífico” durante la “insurrección armada” del 6 de enero de 2021, cuando una turba asaltó la sede del poder Legislativo estadounidense para intentar impedir que los congresistas certificaran las elecciones.

Trump “ha creado y difundido una red de mentiras sobre las elecciones de 2020 y lo ha hecho porque valora el poder por encima de los principios, porque antepone su propio interés al interés de su país” y porque “su ego herido le importa más que nuestra democracia”, soltó Biden, quien nunca lo había atacado frontalmente de esta manera.

“¿Vamos a ser una nación que acepte la violencia política como norma? (…) ¿Vamos a ser una nación que no vive a la luz de la verdad sino a la sombra de la mentira?”, se preguntó Biden. 

“No podemos permitirnos el lujo de convertirnos en ese tipo de nación”, dijo, estimando que Estados Unidos libra, dentro y fuera de sus fronteras, una “lucha” entre la democracia y la autocracia. “Yo no busqué esta batalla”, reconoció Biden, cuando según una encuesta reciente solo el 55 por ciento de los estadounidenses piensa que su elección es legítima.

Tanto el mandatario como la vicepresidenta Kamala Harris advirtieron que la democracia estadounidense es “frágil” y está “en riesgo”, en parte debido a las restricciones al voto que los republicanos han aprobado en 19 estados en el último año. Biden prometió mantenerse alerta ante la posibilidad de que esas medidas puedan ayudar a los republicanos a dar la vuelta a un posible resultado que no les favorezca en los próximos ciclos electorales: las legislativas de noviembre de este año y las presidenciales de 2024.

Defenderé esta nación. No dejaré que nadie ponga una daga en la garganta de la democracia”, advirtió.

En el momento que los periodistas le preguntaron si no temía fortalecer aún más los antagonismos con este discurso virulento, el mandatario contestó: “Cuando queremos curar, hay que reconocer la gravedad de la herida”.

En la misma ceremonia solemne en el Capitolio, su vicepresidenta, Kamala Harris, llamó “a unirse en defensa” de la democracia, porque “el espíritu estadounidense se ha puesto a prueba”.

Trump reacciona

La respuesta de Trump no se hizo esperar. El magnate consideró que el discurso de su sucesor, que sufre un fuerte desgaste de popularidad entre la opinión pública, fue un “teatro político” destinado a desviar la atención de su “fracaso”. Y una vez más repitió, sin pruebas, que las elecciones estuvieron “amañadas”.

“Biden está trabajando duro para intentar desviar el trabajo incompetente que está haciendo, y ha hecho, en la horrible retirada (rendición) de Afganistán, las fronteras, COVID, inflación, pérdida de independencia energética y mucho más. Todo lo que toca se convierte en fracaso”, indicó el exgobernante republicano.

Ausencia

La jornada de conmemoración en el Congreso dejó claro que los republicanos no comparten esa tesis de Biden: ninguno de los líderes del partido asistieron a las sesiones convocadas por la mayoría demócrata en ambas cámaras y varios insistieron en minimizar lo ocurrido.

El jefe de los republicanos en el Senado, Mitch McConnell, describió en un comunicado el 6 de enero de 2021 como un “día oscuro”, pero acusó a los demócratas de “explotar el aniversario para impulsar sus objetivos políticos”, y evitó reflexionar sobre el papel de Trump en lo sucedido.

Evelin Vásquez
Reportera de Sociedad. Licenciatura en Ciencias de la Comunicación de la Universidad de San Carlos. Creo que el periodismo es una herramienta para promover el pensamiento crítico e informar sobre más realidades

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Agencias
Djokovic y Serena, inscritos en el US Open
noticia EFE
La crisis de la basura se agudiza en la ciudad de Panamá
noticia AFP
Isabel II, un récord de longevidad en el trono


Más en esta sección

Alcalde de Jocotenango protagoniza un nuevo escándalo en Antigua Guatemala

otras-noticias

Alemania aguanta a España, Costa Rica baja a Japón y Marruecos complica a Bélgica

otras-noticias

Decomisan 219 paquetes de droga y capturan dos hombres en el Caribe de Panamá

otras-noticias

Publicidad