[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Mundo

Renace el mercado mexicano de la flor de Nochebuena


 La roja flor de Nochebuena es una especie nativa de México, país donde los evangelizadores comenzaron a utilizarla en el siglo XVI en las festividades de Navidad. Ahora ocupa el cuarto lugar a nivel mundial en superficie cultivada, con unas 30 millones de plantas, un mercado que renace después del cierre que abatió su comercio el año pasado.

foto-articulo-Mundo

«Este año mejoró la venta, nos recuperamos mucho, se vendió muy bien la cosecha», dijo a la Agencia Sputnik la vendedora de flores Miriam Robelo en los viveros Hermanos León, un negocio familiar en el pueblo colonial Atlixco, dedicado todo el año al cultivo de flores en el central estado de Puebla.

Gracias a las fértiles tierras de las faldas del volcán Popocatéptl, este pueblo ancestral de agricultores vive sus días más festivos del año ofreciendo la icónica flor, no solo roja sino en otras variedades de distintos colores en una Expo Feria y en sus propios viveros.

Comparado con «annus horribilis 2020», cuando el ánimo festivo de fin de año se apagó, esta temporada las ventas resurgen a pesar de que la emblemática planta de hojas color verde oscuro intenso tuvo un incremento de precios de un 20 por ciento, debido al encarecimiento de insumos, el triple de la inflación que ronda el siete por ciento.

Los precios de una pequeña planta con flores puede oscilar al equivalente de uno a tres dólares (de 25 a 75 pesos), pero las apreciadas plantas adultas y frondosas se venden hasta en 600 pesos (unos 30 dólares), comparado con los 500 (25 dólares) que costaron hace un año.

Ese florecimiento es un alivio este año, cuando el sector agropecuario sufre una sequía en tres cuartas partes afectadas por estrés hídrico.

La falta de agua «de moderada a excepcional» afecta al 75 por ciento de todo el país y podría ser la peor en 30 años, según autoridades del sector de la agricultura.

Un emblema fértil

El cultivo de las flores de Nochebuena es un símbolo de la Navidad mexicana que se extiende por todo el país, pero su cultivo se concentra en seis de los 32 estados en el centro de su territorio, (Puebla, Morelos, Michoacán, Puebla, Estado de México y la zona rural que rodea la capital).

Ese cultivo genera unos 15.000 empleos directos de agricultores, a los que se suman decenas de miles de empleos indirectos en ferias organizadas para su comercialización.

Coloridos mercados de comidas, bebidas tradicionales y artesanías de adornos navideños atraen a familias, que recorren largas distancias para pasar un día de campo en los viveros los fines de semana de diciembre.

La institución aseguradora Agrosemex, dedicada a proteger la capacidad productiva del sector rural, estima que la superficie cultivada solo con Nochebuenas ronda las 300 hectáreas de invernaderos, sin contar los cultivos rústicos tradicionales, al aire libre.

Una de las ventajas de su cultivo es que no requiere fertilizantes. La Nochebuena simplemente madura gracias al clima, el agua y abundante luz.

Cultivadas durante nueve meses entre 15 y 20 grados de temperatura, solo en el pueblo Atlixco unas 300 familias viven de este agronegocio, que aporta el 70 por ciento de casi tres millones de plantas que aporta Puebla, el 10 por ciento de la producción nacional, tercer lugar del país.

México exporta alrededor de 140 toneladas de bulbos y retoños de la flor navideña, sobre todo hacia EEUU, donde el negocio ronda los US$100 millones.

En aquel país se originan «cruzas» de mejoramiento genético que resulta en cientos de especies de formas, tamaños y colores de diversas formas y tonalidades, que van del amarillo al rosado y el naranja.

Antigua tradición

A ese país vecino, el médico botánico y embajador de EEUU en México, Joel Robert Poinsett, llevó en 1828 los primeros ejemplares.

Por aquel pionero las flor fue bautizada como Poinsettia en EEUU.

Los nombre de cambia en todo el mundo para la Euphorbia pulcherrima, su nombre científico: Flor de la Pastora en Centroamérica, Pascuero, Nochebuena, Flor de Pascua, o Estrella Federal para los argentinos.

La primera mención al uso de esta flor está en el Códice Florentino, una versión enviada al Papa en 1580, llamada Cuetlaxóchitl, que en lengua náhuatl de los nativos significa «flor que se marchita», considerada símbolo de pureza y renacer de la sangre de guerreros.

En una versión de su cultivo recogida por el cronista español Fray Bernardino de Sahagún, los informantes indígenas la consideraban medicinal para la lactancia materna y tratar erupciones de la piel o picaduras de insectos.

En el siglo XVII, los frailes evangelizadores ataron la tradición indígena del cultivo de esa planta, que florece en el invierno boreal, a las fiestas de la Natividad cristiana que se extendió a todo el mundo.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Europa Press
La divertida reacción de una niña cuando le preguntan si quiere ir de compras
noticia Luisa Paredes / elPeriódico
Municipalidad de Santa Catarina Pinula ha renovado nueve centros educativos
noticia Redaccion/elPeriódico
Mario Búcaro sería el nuevo ministro de Relaciones Exteriores


Más en esta sección

AGLA exige que el Aeropuerto La Aurora cumpla con estándares internacionales

otras-noticias

Miles de personas dicen «no» a la OTAN en Madrid, ciudad anfitriona de su próxima cumbre

otras-noticias

Rusia bombardea la capital de Ucrania antes de la cumbre del G7 en Alemania

otras-noticias

Publicidad