[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Mundo

El Mar Muerto se encoge


Pero, ¿está condenado a evaporarse? Según los científicos, su declive es inevitable, al menos durante los próximos cien años.

foto-articulo-Mundo

Atrás quedó la época en que la gente podía relajarse al borde de las piscinas climatizadas del ‘spa’ Ein Gedi de Israel y después darse un baño en el Mar Muerto. Hoy, el agua salada se ha retirado, dejando tras de sí unos extraños cráteres.

El Mar Muerto, una espectacular masa de agua en pleno desierto, entre Israel, Cisjordania ocupada y Jordania, bordeado en su parte oeste de unos abruptos acantilados, ha perdido un tercio de su superficie desde 1960.

Cada año, sus aguas retroceden alrededor de un metro y dejan tras de sí un paisaje lunar, una tierra blanqueada por la sal y repleta de unos enormes agujeros.

“Cualquier día de estos, tendremos suerte si queda un hilo de agua para remojarse los pies”, comentó entristecida Alison Ron, una vecina de Ein Gedi que durante mucho tiempo trabajó en el ‘spa’. “Ya no habrá más que dolinas”. 

Las dolinas, unos cráteres que pueden formarse en una fracción de segundo y superar los 10 metros de profundidad, se han multiplicado en los últimos 20 años a orillas del lago.

Al recular, el agua salada va dejando unas placas de sal subterráneas. Cuando llueve, el agua dulce se infiltra en el agua y disuelve esas placas, en tanto la tierra que hay por encima, a falta de apoyo, se hunde y forma las dolinas. 

“Revancha de la naturaleza” 

Según Ittai Gavrieli, investigador del Instituto Geológico de Israel, ya hay miles de dolinas a ambos lados del mar Muerto. Unos cráteres “peligrosos” a la par que “únicos y magníficos”, consecuencia directa de la desecación del lago a partir de los años setenta, a causa del trasvase del río Jordán y de la creciente extracción de minerales. 

Hoy, el Mar Muerto solo recibe un 10 por ciento del caudal que le llegaba en otro tiempo. Además, el calentamiento global favorece la evaporación de sus aguas. La región registró un récord nacional de calor en julio, con 49.9º C en Sodoma, al suroeste del mar Muerto.

Para Gidon Bromberg, director de la oenegé Ecopeace en Israel, las dolinas son una “revancha de la naturaleza” por las “acciones inapropiadas del ser humano”. “No conseguiremos devolver el mar Muerto a su época dorada, pero pedimos que, por lo menos, su nivel se estabilice”, señaló Bromberg.

Su organización, formada por científicos jordanos, palestinos e israelíes, defiende que se aumente la desalinización del Mediterráneo para rebajar la presión sobre el mar de Galilea y el Jordán, que podrían alimentar el Mar Muerto, también quiere que se “responsabilice” a la industria y se le obligue a pagar más impuestos.

Cristian Velix
Reportero de política. Periodista profesional egresado de la Universidad de San Carlos de Guatemala. Interesado en temas de transparencia, seguridad y justicia.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
¿”Statu quo” o invasión? Las opciones rusas en Ucrania
noticia AFP
Tres políticos de Honduras rechazan los señalamientos de EE. UU. por corrupción
noticia AFP
Policía de Nicaragua se lleva a obispo crítico de Ortega


Más en esta sección

Adolescente con quemaduras recibirá tratamiento
en Texas

otras-noticias

Santiago Sacatepéquez restringe horarios
en negocios 

otras-noticias

Localizan los cuerpos de mujeres desaparecidas en hundimiento

otras-noticias

Publicidad