[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Mundo

La OEA presionada a actuar tras “elecciones ilegítimas” en Nicaragua


Este organismo abrirá hoy su 51 Asamblea General con Guatemala como país anfitrión y el escenario dominado por las cuestionadas elecciones de Nicaragua.

foto-articulo-Mundo

La Organización de los Estados Americanos (OEA) debe actuar tras las “elecciones ilegítimas” en Nicaragua, urgieron ayer el secretario general del bloque regional y un alto funcionario de Estados Unidos, quien tildó al país centroamericano de “dictadura”.

El secretario general de la OEA, Luis Almagro, rechazó los resultados de las elecciones “ilegítimas” en Nicaragua y pidió a los países miembros que durante la Asamblea General que inician mañana respondan a esta “clara violación de la Carta Democrática”  en alusión al documento regional de defensa de la institucionalidad que rige desde 2001.

Ortega, en el poder por las urnas desde 2007, ganó un cuarto mandato consecutivo con casi 76 por ciento de los votos, según cifras oficiales, en un proceso electoral con opositores presos, partidos ilegalizados y decenas de miles de exiliados.

Ayer, víspera del comienzo de la Asamblea General de la OEA, el cónclave hemisférico anual que se celebrará esta semana en formato virtual, Ricardo Zúñiga, secretario adjunto para las Américas en el Departamento de Estado estadounidense, pidió una “respuesta regional contundente”

“Es una dictadura, simplemente (…) Ha quedado más claro que nunca que Ortega y (su esposa y vicepresidenta Rosario Murillo) han impuesto una dictadura basada en el personalismo y el poder familiar”, dijo el funcionario estadounidense.

“Los países de la OEA deben exigir juntos la restauración de la democracia en Nicaragua y la liberación inmediata incondicional de los presos políticos detenidos”, manifestó durante una teleconferencia de prensa.

Consumada la reelección de Ortega, en el poder desde 2007, la situación en Nicaragua constituye una “prueba” para la comunidad internacional, dijo Michael Shifter, presidente del centro de estudios Diálogo Interamericano, con sede en Washington.

Para el experto, este es un “tema fundamental” para la agenda de la Asamblea de la OEA, organismo que describió como un “espejo de la fuerte polarización” que vive la región.

La expresidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla, (2010-2014), urgió una respuesta contundente de la comunidad internacional.

“La situación es preocupante, no solo para Nicaragua y los nicaragüenses, sino que tiene un impacto muy preocupante para toda la región porque definitivamente va a ser un obstáculo para movernos en procesos de reactivación económica, va a abonar a la crisis humanitaria que ya existe en Centroamérica y va a convertirse en una especie de ruta trazada que otros gobernantes con pocas convicciones democráticas pueden estar tentados a seguir”, advirtió Chinchilla.

La situación en Nicaragua, sumida en una profunda crisis política tras las masivas protestas contra Ortega que estallaron en 2018, se debatirá en la Asamblea General de la OEA a pedido de Canadá, Colombia, Costa Rica, Estados Unidos y Paraguay, según el temario tentativo publicado por el ente regional.

Carta Democrática

Luis Almagro ya pidió en junio activar los mecanismos para aplicar a Nicaragua el Artículo 21 de la Carta Democrática Interamericana. Esta disposición establece que un país puede ser suspendido de la OEA si dos tercios de los Estados miembros deciden que se ha producido una “ruptura del orden democrático” y “las gestiones diplomáticas han sido infructuosas” para revertir la situación.

La suspensión debe ser votada en una Asamblea General y entraría en vigor de inmediato. La Carta también establece que el país suspendido debe seguir cumpliendo sus obligaciones “en materia de derechos humanos”, y que la OEA seguirá realizando gestiones diplomáticas para restaurar la democracia.

Vidas en riesgo

Cinco agrupaciones de familiares de opositores detenidos en Nicaragua advirtieron ayer que los calificativos que usó el lunes el presidente Daniel Ortega contra los presos, a quienes llamaron “hijos de perra de los imperialistas”, ponen en riesgo sus vidas.

“Preocupa que estos nuevos insultos sean interpretados de manera implícita como una ‘orden de ejecución’, para que funcionarios policiales y penitenciarios se sientan legitimados para llevar a cabo un efecto de actos de venganza política contra personas presas”, agregaron.

Durante un acto en la Plaza de la Revolución, Ortega, expresó que los opositores que están presos “son los hijos de perra de los imperialistas yanquis”, que EE. UU. debería llevárselos, porque “no son nicaragüenses, no tienen patria”.

Cristian Velix
Reportero de política. Periodista profesional egresado de la Universidad de San Carlos de Guatemala. Interesado en temas de transparencia, seguridad y justicia.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
Nailea Norvind, una actriz al rescate de la memoria de su madre
noticia EFE
Congreso aprueba debatir la moción de destitución del presidente peruano
noticia Agenicas
Croacia no pudo contra Marruecos


Más en esta sección

Alcalde de Jocotenango protagoniza un nuevo escándalo en Antigua Guatemala

otras-noticias

Alemania aguanta a España, Costa Rica baja a Japón y Marruecos complica a Bélgica

otras-noticias

Decomisan 219 paquetes de droga y capturan dos hombres en el Caribe de Panamá

otras-noticias

Publicidad