[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Mundo

El soldado desconocido cumple un siglo en EE. UU.


En el cementerio de Arlington, grupos de personas esperaban ayer aproximarse al sepulcro del uniformado no identificado fallecido en la I Guerra Mundial.

foto-articulo-Mundo

Ayer, la gente iba vestida de domingo en el cementerio militar de Arlington (Virginia, EE. UU.) para acercarse por primera vez en 73 años a la tumba centenaria de un soldado que nunca han conocido, pero que ha desempeñado un papel fundamental en la construcción de la identidad estadounidense.

La Tumba al Soldado Desconocido en el camposanto de Arlington cumple cien años y para celebrarlo el público puede aproximarse a ella ayer y hoy, por primera vez desde 1948, cuando se vetó el acceso a los visitantes ante las faltas de respeto y decoro de la gente.

Un grupo de personas esperaba ayer pacientemente en cola para aproximarse al sepulcro de mármol blanco, donde está enterrado un uniformado de EE. UU. no identificado fallecido en la I Guerra Mundial: hombres y mujeres de todas las edades, e incluso niños, aguardaban su turno en silencio, como si estuvieran en una iglesia.

Entre ellos destacaba un hombre vestido con un traje azul oscuro y corbata roja, que tras depositar flores irguió la espalda y la cabeza, se cuadró e hizo el saludo militar ante la tumba.

El sarcófago principal está al aire libre y ante él hay tres losas bajo las que están inhumados otros tres militares desconocidos, uno de la II Guerra Mundial, uno de la Guerra de Corea y otro de Vietnam, aunque este último fue identificado en 1998 y trasladado a otro lugar.

Como si se tratara de una estrella de rock, el mausoleo atrajo a multitudes ayer para rendir tributo a todos los militares, identificados o no, muertos en las guerras en las que EE. UU. ha intervenido.

La especialista en Relaciones Públicas del cementerio de Arlington, Amber Vincent, explicó que esa tumba es especial porque está en el “corazón” del camposanto.

“La gente puede ir y rendir respeto a todos los soldados que han servido por el país y creo que es como un asidero para la gente, a lo mejor no conocen a ningún soldado, pero quieren mostrar respeto”, dijo.

El cementerio alberga los restos de unos 400 mil militares y de algunos de sus familiares, de los que cerca de 5 mil pertenecen a soldados no identificados.

El lugar data de los tiempos de la Guerra Civil estadounidense (1861-1865), pero no empezó a ser considerado como un “sitio sagrado o especial” a ojos del público hasta el enterramiento de un soldado desconocido de la I Guerra Mundial.

La historiadora de la Universidad de Connecticut Micki McElya, autora del libro ‘The Politics of Mourning: Death and Honor in Arlington National Cemetery’ detalló que esa tumba “forjó un vínculo entre todos los estadounidenses y el cementerio”.

“Lo convirtió en un símbolo mayor de patriotismo y honor nacional, al tiempo que reconoció los grandes sacrificios que algunos han hecho por este país”, agregó la experta.

Cristian Velix
Reportero de política. Periodista profesional egresado de la Universidad de San Carlos de Guatemala. Interesado en temas de transparencia, seguridad y justicia.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Sputnik
Este hábito reduce el riesgo de desarrollar cáncer
noticia Carlos A. Dumois / DUEÑEZ* EMPRESARIA
El miedo a emprender
noticia EFE
“Violeta”, lo nuevo de Isabel Allende


Más en esta sección

Aaron Judge conecta el jonrón 61 e iguala a Roger Maris

otras-noticias

Rapero estadounidense Coolio muere a los 59 años (mánager)

otras-noticias

Una edición en blanco y negro

otras-noticias

Publicidad