[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Mundo

El arma secreta de los senadores de EE. UU.


Quien ocupa el “escritorio de los dulces” debe asegurarse de que siempre esté lleno para esas largas sesiones nocturnas de debates o votaciones.

foto-articulo-Mundo
El “escritorio de los dulces” del Senado de EE. UU., en una imagen de 2003 cortesía de la Biblioteca del Congreso.

Es un simple escritorio de caoba, como los de los otros 99 senadores, pero este encierra un poder secreto capaz de unir a demócratas y republicanos en un Congreso estadounidense profundamente dividido. Es el “escritorio de los dulces”, donde se colocan golosinas desde hace más de medio siglo.

Listo para endulzar las largas sesiones nocturnas de debates y votaciones, e incluso los juicios de destitución, este tesoro está escondido en la última fila, en el lado republicano, junto a una de las puertas más concurridas.

La misión es crucial: el senador que la ocupa tiene que asegurarse de que su cajón siempre esté lleno. Especialmente durante intensas negociaciones.

“Puedo garantizarles que el escritorio de los dulces está actualmente, y seguirá estando, bien abastecido”, dijo su ocupante, el senador de Pensilvania Pat Toomey.

Los legisladores, casi 30 de los cuales tienen más de 70 años, se encuentran a veces atrapados en el Senado durante la noche, a la espera de una votación decisiva, y reciben un impulso de energía con los chocolates y golosinas.

Durante el primer juicio de destitución de Donald Trump en 2020, el equipo del republicano Toomey llevó cajas enteras de dulces por los pasillos del Senado para mantener su escritorio abastecido durante las largas horas de audiencia.

El senador lleva desde 2015 al frente de esta gaveta poco conocida y de la que existen pocas imágenes, debido a las estrictas normas que prohíben las fotos.

“Tiene sentido que el senador de Pensilvania ocupe el escritorio de los dulces, ya que somos el primer fabricante de dulces de Estados Unidos y del mundo”, dijo Toomey.

En Pensilvania hay unos 200 fabricantes de bombones, entre ellos Hershey’s, que emplea a unas 10 mil personas, según Toomey.
Hay una norma que prohíbe a los senadores aceptar regalos, pero hay excepciones, como los productos poco costosos que vienen de sus estados y están destinados a ser distribuidos.

La tradición comenzó en 1968, cuando un republicano californiano, el actor y bailarín George Murphy, se instaló en ese escritorio. Conocido por su afición a los dulces, invitaba a sus colegas a compartir su provisión de bombones, que guardaba en el cajón.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Bjorn Lomborg*
El reporte de desastres de la ONU es una catástrofe informativa
noticia Evelyn Boche /elPeriódico
La PNC sin alerta para capturar al pandillero salvadoreño requerido por EE. UU.
noticia UNIVISION
Biden pide a estadounidenses: que “salgan de Ucrania”


Más en esta sección

Sigue la cosecha en los Bolivarianos 

otras-noticias

Mardoqueo Vásquez se impone en el torneo de Ruta

otras-noticias

Q285.2 millones para exempleados de Otto Samayoa

otras-noticias

Publicidad