[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Mundo

Tres vidas transformadas por Merkel


foto-articulo-Mundo

Con cuatro mandatos y dieciséis años en el poder, Angela Merkel ha dejado huella en la vida política alemana y europea.

La AFP se reunió con tres ciudadanos cuyos destinos personales se vieron íntimamente ligados a las decisiones de la canciller.

El sirio y la selfi

Fue un encuentro rápido, «de apenas segundos», en un día de septiembre de 2015 de actividad febril en un centro de refugiados de Berlín.

Flanqueada por guardaespaldas, Merkel sigue su camino y Anas Modamani, un joven sirio recién llegado a Alemania, admira el selfi que se ha hecho con quien pensaba que era una «actriz conocida«.

La fotografía del refugiado de 18 años da la vuelta al mundo como símbolo de la generosa política migratoria de Merkel, que acaba de autorizar la llegada a Alemania de numerosos migrantes bloqueados en la estación de tren de Budapest.

Seis años después, Modamani conserva la imagen guardada en su teléfono. Para él, Merkel le «salvó la vida».

«Me permitió entrar al país, integrarme (…) Es la mujer más poderosa del mundo que me dio esta nueva oportunidad«, dice a la AFP en su pequeño pero luminoso apartamento de Berlín.

La fotografía lo convirtió en héroe para la comunidad siria de Alemania, que ahora cuenta con más de 700 mil personas. «Yo no era nadie (…) y, de repente, la gente me invitaba a comer, otros venían a verme», recuerda.

Pero la popularidad lo convirtió también en chivo expiatorio de la extrema derecha, que crecía en el país. Su foto volvió a circular, ahora identificándolo como artífice de atentados en Bruselas o Berlín, o como asesino de un sin hogar en el metro.

Intentó que Facebook borrara esas imágenes fraudulentas, pero perdió en los tribunales contra el gigante estadounidense. «Fue un periodo muy difícil», dice el joven, ahora con 24 años.

«Progresivamente cambié mi opinión sobre la cultura de acogida en Alemania», explica.

Aun así, el joven aprende alemán y en 2019 entra a la universidad, financiando sus estudios con un trabajo en un supermercado.

La partida de su «heroína» le inquieta. «Temo que venga alguien y diga que los refugiados deben volver a sus casas«, afirma.

«Pero nadie sabe cómo evolucionará», dice.

Un defensor del nuclear en el abismo

Ingeniero experimentado, Ralf Güldner no entró en pánico cuando supo que un terremoto había impactado la central nuclear de Fukushima en Japón.

De hecho, este director de la rama nuclear de uno de los principales proveedores de energía en Alemania se fue a esquiar sin sospechar cómo iba a cambiarle la vida.

Menos de una semana después, Merkel anunció por sorpresa que Alemania iba a cerrar progresivamente todas sus centrales nucleares.

«Fascinado» por el átomo desde sus estudios, ya se había enfrentado a los recelos cuando escogió esta carrera justo después del incidente de Chernóbil en 1986.

«Siempre he estado convencido de que lo que hacíamos en Alemania era responsable», afirma.

Llegó a dirigir la rama nuclear del energético alemán Eon y, en 2010, se convirtió en presidente del Foro Nuclear alemán, el principal grupo de presión de esta industria.

A finales de ese año, la coalición entre conservadores y liberales, dirigida ya por Merkel, amplió las licencias de explotación de las centrales.

«Casi abrimos el champán», dice Güldner.

Pero entonces llegó Fukushima.

Sus apariciones en televisión para tranquilizar a la población no funcionaron: primero se aprobó una moratoria temporal para reactores viejos y, cinco meses después, se inició la cuenta atrás para el resto.

«Era un ascensor emocional» entre la conmoción por el desastre de Japón y la «consternación» personal por la desaparición de la industria, explica.

El trabajo «en favor de la protección del clima y nuestra seguridad» quedó «borrado de repente», afirma.

El último reactor alemán se apagará a finales de 2022, un año después de la salida de Merkel. 

Güldner pide que se considere esta tecnología como una alternativa «seria» a las energías fósiles en el combate contra el cambio climático.

Pero reconoce que «es completamente irrealista».

La eurodiputada griega contra la austeridad alemana

Activista por la justicia social, Constantina Kouneva nunca hubiera llegado al Parlamento europeo sin la draconiana austeridad impuesta a Grecia en la crisis de los años 2010.

Esa década negra para su país es inseparable de Alemania y la rigidez sin concesiones encarnada por Merkel en las negociaciones con Atenas de la Unión Europea y el FMI.

«Cuando escuchábamos Schäuble (ministro alemán de Finanzas 2009-2017) o Merkel, esperábamos lo peor», dice esta eurodiputada.

Los acreedores del país «nos impusieron pobreza, bajada de pensiones y salarios, inflación«, dice esta antigua mujer de la limpieza, de 56 años y nacida en Bulgaria.

Era «una situación de guerra, sin guerra», explica.

Feroz sindicalista, en 2008 sufrió un ataque con ácido que la dejó desfigurada y gravemente herida. Estuvo meses hospitalizada, sometida a una treintena de operaciones quirúrgicas, sobre todo en Francia.

«Me tuve que recuperar en el extranjero por la crisis», dice, recordando los recortes presupuestarios aplicados en el sector.

Su cara está mutilada, cubierta por gafas oscuras, perdió un ojo y tiene secuelas en las cuerdas vocales y algunos órganos. Pero también se convirtió en un símbolo y, en 2014, fue elegida eurodiputada del partido de izquierda radical Syriza.

«Lo más increíble era ver los ataques contra Grecia. Los griegos eran tildados de gandules, acusados de no trabajar y pasar el tiempo divirtiéndose», dice Kouneva, cuyo mandato terminó en 2019.

Ella solo encuentra un mérito a la canciller: la acogida de refugiados en la crisis de 2015.

Pero Grecia sigue pagando la factura de la purga para evitar la quiebra y la salida del euro. «Bajos salarios, pensiones pobres… Nada se desarrolla», lamenta.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Geldi Muñoz Palala/elPeriódico
Se recupera negociación de TLC con Corea

Hay un anuncio de una inversión de US$200 millones para 2022.

noticia Rony Ríos/rrios@elperiodico.com.gt
Gobierno desiste de Estado de Prevención declarado para reducir contagios

Salud recibe nuevo lote de vacunas AstraZeneca adquiridas por el mecanismo COVAX.

noticia AFP
Detienen al opositor cubano Guillermo Fariñas en su domicilio


Más en esta sección

Galería| ¿Qué solicitan los militares retirados?

otras-noticias

Conoce «The Amazing Acro-Cats», una compañía de circo de gatos

otras-noticias

A este perrito le gusta meter la cabeza en la boca de su hermano

otras-noticias

Publicidad