[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Mundo

Variante delta acaba con el sueño de una inmunidad colectiva vía vacuna anticovid


foto-articulo-Mundo

Con la variante delta, y su elevada contagiosidad, parece ilusorio llegar a la inmunidad colectiva únicamente gracias a las vacunas, aunque éstas sigan siendo cruciales para contener la pandemia del COVID-19, según estiman los especialistas.

Desde hace meses, la inmunidad colectiva –es decir, el umbral de personas inmunizadas a partir del cual la epidemia cesa– es considerada como el santo grial de una salida de la crisis sanitaria. Pero, igual que el grial ¿no se trata de una quimera? Todo depende de la definición que se adopte, responden los expertos.

“Si la pregunta es +¿solamente las vacunas permitirán hacer retroceder y controlar la epidemia?+, la respuesta es no” dice a la AFP  el epidemiólogo  Mircea Sofonea.

En efecto, “intervienen dos parámetros: la contagiosidad intrínseca del virus y la eficacia de la vacuna ante la infección. Y no son suficientes”, agrega.

¿Por qué? La variante delta, ahora dominante, es considerada 60 por ciento más transmisible que la precedente (Alfa) y dos veces más que el virus original. Y cuanto más contagioso es un virus, más alto es el umbral necesario para lograr la inmunidad colectiva, obtenida vía las vacunas o la infección natural.

“En el plano teórico es una fórmula muy fácil de calcular” explica a la AFP el epidemiólogo  Antoine Flahault.

El cálculo se hace a partir del índice de reproducción de base del virus (o R0), es decir el número de personas que un infectado contamina en ausencia de medidas de control.

Baja la eficacia

Para el virus original o histórico (con un  R0 de 3), el umbral de inmunidad colectiva era estimado “en 66 por ciento” de personas inmunizadas, recuerda el profesor Flahault. Pero “si el R0 es de 8, como con la variante delta, llegamos al 90 por ciento”, explica.

Este umbral podría ser alcanzado si las vacunas fueran eficaces a 100 por ciento contra la infección. No es el caso.

Según datos publicados el martes por las autoridades de Estados Unidos, la eficacia de las vacunas Pfizer y Moderna contra la infección ha bajado de 91por ciento a 66 por ciento desde que la variante delta es dominante en Estados Unidos.

Además de las características de la variante, esa pérdida de eficacia puede deberse también a que ésta disminuye con el tiempo: cae de 88 por ciento a 74 por ciento al cabo de cinco a seis meses para Pfizer, y de 77 por ciento a 67 por ciento tras cuatro o cinco meses para AstraZeneca, según un estudio británico publicado el miércoles.

 Esto es lo que impulsa a cada vez más países a contemplar nuevas inyecciones de refuerzo, en general una tercera dosis.

Uno de los padres de la vacuna AstraZeneca, el profesor Andrew Pollard, de la universidad de Oxford, había sido claro al respecto el 10 de agosto ante los diputados británicos: “Con la variante actual, estamos en una situación en la que la inmunidad colectiva no es una posibilidad, ya que infecta a personas vacunadas”.

“Mito”

Pero incluso si la inmunidad colectiva a través de la vacunación se ha convertido en un “mito”, según expresión del profesor Pollard, los especialistas insisten sobre el hecho de que las vacunas son indispensables.

“Lo que los científicos preconizan es que haya el máximo de personas protegidas” dice el Pr Flahault.

Ante todo, las vacunas son muy eficaces para evitar las formas graves de la enfermedad así como las hospitalizaciones.

Además, garantizan una protección colectiva a quienes no pueden beneficiarse de la vacunación, como las personas cuyo sistema inmunitario está debilitado por otra enfermedad, como cáncer o en caso de transplante, por ejemplo.

En fin, sí es posible “llegar a la inmunidad colectiva pero no únicamente a través de la vacunación” estima Mircea Sofonea.

Ello supone mantener “las mascarillas y formas de distanciación social en especial en ciertos territorios” para frenar el virus y reducir al máximo los riesgos.

“Durante la pandemia del sida, cuando los científicos dijeron que había que ponerse preservativos, mucha gente respondió +de acuerdo por ahora, por un tiempo+  pero se siguió haciéndolo” recuerda Antoine Flahault.

“Puede ser que sigamos poniéndonos mascarillas en lugares cerrados y los transportes durante bastante tiempo” ilustra.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia EFE
Nicaragua: Órgano electoral cancela partido opositor
noticia Investigación elPeriódico
El exnarco y los militares que asesoran al Viceministro de Seguridad

Carlos Enrique Franco Urzúa, primer viceministro de Seguridad, contrató a un exconvicto que cumplió sentencia de 144 meses de prisión en Estados Unidos por narcotráfico (conspiración para enviar 1,300 kilos de cocaína a EE. UU.) para gestionar las actividades con la Dirección del Sistema Penitenciario y con la Dirección General de la Policía Nacional Civil, así como a cinco militares, entre ellos varios de sus compañeros de la Promoción 108 de la Escuela Politécnica, para que lo asesoren en las tareas del Despacho de Gobernación.

noticia Redacción/ elPeriódico
Orden Nacional honra a protectores del Patrimonio Cultural


Más en esta sección

“No queremos ser un campamento de migrantes”, dice presidente mexicano sobre crisis migratoria

otras-noticias

Qué es Sendero Luminoso y otras preguntas sobre esta guerrilla peruana tras la cremación de su fundador

otras-noticias

Biden promete “consecuencias” por represión de migrantes por guardias montados

otras-noticias

Publicidad