[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Mundo

Las ciudades modelos de Honduras


Las ZEDE están concebidas en la ley como “zonas fiscales y aduaneras extraterritoriales, distintas a las del resto del territorio nacional”, sujetas a un régimen especial que permite a los inversionistas tener su propia política de seguridad y resolución de conflictos, entre otras competencias.

foto-articulo-Mundo

La Iglesia católica de Honduras instó el miércoles pasado al Congreso a derogar la ley de las Zonas de Empleo y Desarrollo Económico (ZEDE) porque las “ciudades exclusivas y privilegiadas”, a su juicio, “descomponen” el territorio hondureño.

Asimismo, recientes movilizaciones en la ciudad turística de Tela, la isla de Roatán y la capital, Tegucigalpa, contra las coloquialmente conocidas como “ciudades modelo”, trajeron de nuevo a la palestra pública el tema de la soberanía en Honduras.

Mediante una ley aprobada en 2013, que se completó con reformas constitucionales, el gobierno creó las ZEDE con la intención de generar empleo en un país que arrastra un 70 por ciento de pobreza en una población cercana a los 10 millones de habitantes. Tres zonas están en construcción, en medio del rechazo generalizado de los empresarios, las iglesias, las universidades y todo tipo de organizaciones de la sociedad civil.

Las ZEDE están concebidas en la ley como “zonas fiscales y aduaneras extraterritoriales, distintas a las del resto del territorio nacional”, lo que, según varios sectores, crea Estados autónomos dentro del territorio del Estado de Honduras.

Desde inicios de la segunda década del presente siglo, las autoridades hondureñas intentaron poner en práctica ese modelo de colonización, un proyecto que en su momento “vendieron” como el Hong Kong de América Latina.

Otras referencias asiáticas del patrón inversionista a seguir en tierras catrachas fueron las ciudades de Shenzhen (China) y Songdo (Corea del Sur).

El sitio en Internet de la Secretaría de Desarrollo Económico de Honduras conceptualiza las ZEDES como áreas del territorio nacional sujetas a un régimen especial en las cuales los inversionistas estarían a cargo, además, de la política fiscal, seguridad y resolución de conflictos, entre otras competencias.

Los dueños de esos territorios deberán crear sus “órganos de seguridad interna con competencia exclusiva en la zona, incluyendo su propia policía, órganos de investigación del delito, inteligencia, persecución penal y sistema penitenciario; así como la vinculación con la estrategia de seguridad del país”, reza la normativa.

Luego de que en 2012 la Corte Suprema de Justicia declarara inconstitucional la Ley de Regiones Especiales de Desarrollo (2011), el Congreso Nacional (parlamento unicameral, controlado por el oficialista Partido Nacional) aprobó las ZEDES en 2013.

En medio de la campaña electoral de 2017, en las cuales resultó reelecto el actual presidente hondureño, Juan Orlando Hernández, prometió crear 600 mil empleos mediante las ciudades modelos (también conocidas como chárter), al tiempo que aseguraba haber hallado la clave “para dar un salto en materia de atracción de capitales”.

¡Honduras no se vende!

“Nos oponemos y rechazamos que se ejecuten acciones bajo la Ley de las Zonas de Empleo y Desarrollo Económico en el departamento de Atlántida, particularmente en Tela, por cuanto constituye una reducción del territorio nacional, la renuncia a la soberanía y violenta la Constitución, Ley de Municipalidades, entre otras”, indicaron el jueves los habitantes de la ciudad de Tela en un pronunciamiento.  

Las Zonas de Empleo, añade la declaración, “atentan contra los principios universales de igualdad y la generalidad de la norma, en vista de que crea clases o territorios privilegiados otorgándole la exoneración de impuestos y ventajas sobre el resto de la población”.  

En Roatán y Tegucigalpa, el pasado 20 de mayo, manifestantes enarbolaron la consigna “¡Honduras no se vende, el pueblo la defiende!”, al tiempo que exigieron la derogación de la Ley Orgánica de las Zonas de Empleo y Desarrollo Económico y la paralización de cualquier modificación de ese texto jurídico.

Las mismas exigencias plantearon el presidente y el secretario de la Conferencia Episcopal de la Iglesia, Ángel Garachana y Emigdio Duarte, en un “mensaje al pueblo de Dios”, difundido el miércoles pasado.

El vicepresidente del Colegio de Abogados de Honduras (CAH), Antonio García, remarcó el carácter inconstitucional de la Ley Orgánica de las ZEDES y alertó sobre la posibilidad de que sirvan de refugio para personas solicitadas con fines de extradición.

La Conferencia Episcopal cataloga las ZEDE como “la manera más triste e irónica de celebración del Bicentenario de la Independencia (porque es) erigir ciudades exclusivas y privilegiadas frente a una población que vive sumida en la pobreza”.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia EFE
Lyft venderá sus vehículos autónomos a Toyota

El acuerdo firmado incluye una colaboración entre las dos empresas

noticia Evelyn Boche / elPeriódico
Desaparecidas, el tema que grita “Justicia para todas”

La violencia contra la mujer resignifica uno de los clásicos de Ruben Blades.

noticia Cristian Velix/elPeriódico
PDH acciona contra la declaratoria de información reservada del TSE

El Procurador expresó que la autoridad electoral está empañando la transparencia.



Más en esta sección

Live At The Cheetah

otras-noticias

Los olvidados limpiadores inmigrantes de la Zona Cero

otras-noticias

Jueces han concedido la libertad anticipada a más de 2 mil condenados

otras-noticias

Publicidad