[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Mundo

Bin Laden, una década después de su muerte


foto-articulo-Mundo

Para algunos es la personificación del mal, para otros un icono. Diez años después de su muerte, el fundador de Al Qaeda, Osama bin Laden, encarna el sacrificio supremo y sigue siendo una figura casi indiscutible del yihadismo mundial, más allá de sus divisiones.

Aunque Estados Unidos tiró el cuerpo del autor de los atentados del 11 de septiembre al mar, para que su sepultura no se convierta en un lugar de peregrinaje, Bin Laden sigue siendo un ejemplo para muchos adeptos del islam radical.

Y esto, principalmente, porque entendió primero que todos el poder de la propaganda. Con su barba larga, turbante blanco y vestimenta saudita cultivó la humildad y sobriedad, antes de optar por una chaqueta militar, más ostentosa, y un fusil de asalto sobre el hombro. Una imagen sorprendente para un hombre poco dado al combate.

“Osama bin Laden elaboró cuidadosamente su imagen pública para ganarse un público devoto”, dice Katherine Zimmerman, investigadora del Critical Threats Project para el think-tank American Enterprise Institute (AEI). “Adaptó su imagen para presentarse como un líder espiritual y militar de la yihad”, señala.

Y lo logró, especialmente para reclutar combatientes, confirma Colin Clarke, director de investigación del Centro Soufan. “Aunque a veces se le criticara por su afición a los medios de comunicación, entendió la importancia de las grandes plataformas para difundir el mensaje de Al Qaeda”.

Desde entonces, Occidente ha gastado cientos de miles de millones de euros, pero no ha logrado erradicar el terrorismo. Y sin duda hay más yihadistas en el mundo que hace 20 años.

Pero el legado de Bin Laden no se limita a su retórica. También fue el precursor de la yihad global. Al lanzar aviones contra las Torres Gemelas de Nueva York el 11 de septiembre de 2001 (3 mil muertos), desafió a Estados Unidos, humilló a Occidente y dio fuerza a generaciones de yihadistas, aunque tuvo que esconderse durante el resto de su vida.

20 años después de su “ataque emblemático”, Estados Unidos se prepara para abandonar Afganistán, sin poder cantar victoria. No contento con golpear a la primera potencia mundial, “arrastró a Estados Unidos a una guerra de desgaste imposible de ganar en Afganistán, como había planeado”, dice Colin Clarke.

También comprendió el valor de utilizar las zonas de guerra como campos de entrenamiento y dedicó su fortuna a financiar combatientes en varios países del mundo.

Desde su muerte, el islamismo ultrarradical ha mutado. Al Qaeda ha perdido su puesto de primera potencia yihadista mundial, en beneficio del grupo Estado Islámico (EI). En lugar de unir fuerzas, las dos organizaciones están librando una guerra militar e ideológica despiadada.

Paola Mendía
Comunicadora, productora audiovisual y locutora profesional. He prestado mi voz en diferentes anuncios comerciales, doblaje de películas, anuncios en televisión, y diferentes plataformas.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Alexander Valdéz/elPeriódico 
Unidades anticorrupción desarticuladas, el desafío del nuevo titular del MP 
noticia Luisa Paredes / elPeriódico
Más de 30 mil salvadoreños han ingresado a Guatemala en los últimos cinco días
noticia Roberto Blum
El peligroso “meme” de la liberación


Más en esta sección

Municipal rescata un milagroso empate

otras-noticias

Sala decreta apertura de juicio contra la activista Nanci Sinto

otras-noticias

Exigen al Gobierno panameño que cumpla los acuerdos del diálogo

otras-noticias

Publicidad