[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Mundo

En el Foro de Davos, el riesgo de monopolizar las vacunas suscita debate


Tras beneficiarse de una inversión masiva por parte de la Unión Europea, los fabricantes de vacunas contra el covid-19 “deben ahora mantener sus promesas y cumplir sus obligaciones”, advirtió el martes la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen

foto-articulo-Mundo

La Unión Europea presionó en el foro de Davos a las farmacéuticas para que entreguen las vacunas prometidas contra el covid-19, mientras a Sudáfrica y los países menos desarrollados les preocupa que los más ricos monopolicen las preciadas ampollas. 

Cuando se están a punto de superar los cien millones de casos de covid-19 en el mundo, todos los discursos oficiales de esta reunión anual de la élite política y económica mundial –celebrada este año por videoconferencia– piden cooperación.

Pero en realidad los países más ricos han tomado la delantera en la carrera por la vacunación. 

Tras beneficiarse de una inversión masiva por parte de la Unión Europea, los fabricantes de vacunas contra el covid-19 “deben ahora mantener sus promesas y cumplir sus obligaciones”, advirtió el martes la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. 

“Europa ha invertido miles de millones para desarrollar las primeras vacunas y crear un auténtico bien público mundial”, recordó en una intervención en vídeo. 

Bruselas, ya preocupada por las dificultades de transporte de la vacuna de Pfizer-BioNTech, la primera que se utiliza en la UE y que debe ser mantenida a 70 grados bajo cero, está de nuevo bajo presión por el anuncio de retrasos en la entrega de la vacuna de la empresa británica AstraZeneca debido a una “caída del rendimiento” en un centro de fabricación. 

“Vamos a establecer un mecanismo de transparencia sobre las exportaciones de vacunas”, destinado a identificar los envíos fuera de la UE de dosis producidas en Europa, dijo la jefa del ejecutivo comunitario en su intervención del martes.

Y subrayó que Bruselas está contribuyendo a promover el despliegue mundial de la vacunación.

“Debido a las cadenas de producción globales, la salud de nuestros ciudadanos y la recuperación económica mundial van de la mano (…) En la alianza Covax, la UE junto con 186 estados asegurará millones de dosis para los países de bajos ingresos”, afirmó.

Nacionalismo de vacunas

Unas promesas que hasta ahora no han sido suficientes para tranquilizar a los países menos desarrollados.

El presidente de Sudáfrica, Cyril Ramaphosa, que también fue invitado a intervenir en el Foro, dijo que “los países ricos del mundo están acaparando estas vacunas”. 

Estas acusaciones se hacen eco de las repetidas advertencias de la Organización Mundial de la Salud (OMS) contra el “nacionalismo vacunal”.

“El nacionalismo vacunal puede servir a objetivos políticos a corto plazo, pero el interés económico a medio y largo plazo de cada nación es apoyar la equidad”, insistió el lunes su director, Tedros Adhanom Ghebreyesus.  

“Hasta que no pongamos fin a la pandemia en todas partes, no la detendremos”, aseguró. 

En el mismo sentido, Angela Merkel pidió el martes una repartición “justa”.

“El dinero es una cosa y otra es la disponibilidad de la vacuna en tiempos de escasez (…) y aquí lo importante es tener una repartición justa”, dijo la canciller alemana en una intervención en el Foro de Davos.

Sudáfrica, oficialmente el país más afectado del continente africano, adquirió sus primeras vacunas mediante negociaciones directas entre el gobierno y el laboratorio AstraZeneca pero las pagará 2,5 veces más caras que los países de la Unión Europea. 

El mundo vive “un pánico vacunal” dijo en otro seminario el epidemiólogo Seth Berkley, que dirige la Alianza Global para la Vacunación (Gavi), una de las organizaciones que intentan garantizar el suministro de dosis a los países pobres.

En un estudio encargado por la Cámara de Comercio Internacional (CCI), los epidemiólogos calculan que, incluso si las economías avanzadas vacunan a su población, los costes en que incurrirían debido a su interdependencia podrían oscilar entre 200.000 millones y 4,5 billones de dólares si los países menos desarrollados no tienen acceso a las vacunas. 

“Esto es mucho más que los 38.000 millones de dólares que costaría fabricar y distribuir las vacunas a nivel internacional”, dice el documento.

Luisa Paredes
Editora de Sociedad en elPeriódico. Licenciada en Ciencias de la Comunicación de la Universidad de San Carlos de Guatemala. Centro mi trabajo en el periodismo digital.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Mario A. García Lara
El desbocado costo de la burocracia
noticia Francisco Roberto Gutiérrez Martínez
Causas imputables al Consulado de Comercio de Guatemala en la desafección de Los Altos con la capital y razones de la búsqueda de autonomía territorial
noticia Redacción suplementos
Bioklar promueve el uso de alcohol desinfectante y gel antibacterial para proteger la salud familiar post pandemia


Más en esta sección

Líder indígena guatemalteca advierte que el país vive bajo “terror político”

otras-noticias

Muere Olivia Newton-John: se apaga la estrella de “Grease”

otras-noticias

“Consternación por la captura de Jose Rubén Zamora”: actores, directores, escritores y otros artistas respaldan al periodista

otras-noticias

Publicidad