Miércoles 23 DE Septiembre DE 2020
Mundo

Cerca de 300 mil personas sin hogar tras las explosiones en Beirut

Los socorristas buscaban ayer supervivientes bajo los escombros de edificios. Conforme pasan las horas aumenta la cifra de víctimas, lesionados y desaparecidos.

Fecha de publicación: 06-08-20
Daños a estructuras y vehículos se observan en la capital libanesa. Socorristas buscaban sobrevivientes.
Por: AFP/SPUTNIK/AGENCIAS

Beirut vivió ayer “una situación apocalíptica” un día después de dos enormes explosiones provocadas por toneladas de nitrato de amonio almacenadas en el puerto de la ciudad, que provocaron más de cien muertos, miles de heridos y dejaron sin techo a cientos de miles de personas.

Según el último balance del ministerio de Sanidad, murieron 135 personas, hay decenas de desaparecidos y más de 5 mil heridos.

El gobernador de Beirut, Marwan Aboud, indicó que hasta 300 mil personas se quedaron sin domicilio debido a los enormes daños que, según él, afectaron a más de la mitad de la capital de unos 2 millones de habitantes.

Según las autoridades, unas 2 mil 750 toneladas de nitrato de amonio, almacenado “sin medidas de seguridad” en el puerto de Beirut originaron las explosiones, las peores de la historia de la capital libanesa. El nitrato de amonio es una sal blanca e inodora que se utiliza como base para muchos fertilizantes nitrogenados en forma de gránulos, aminonitratos, altamente solubles en agua. Pero también para fabricar explosivos y ha causado varios accidentes industriales.

El Gobierno decretó el estado de urgencia durante dos semanas en Beirut y pidió el arresto domiciliario a los responsables de almacenar el nitrato de amonio.

“La situación es apocalíptica, Beirut jamás ha vivido esto en su historia”, consideró el gobernador. Ayer se veían en las calles contenedores retorcidos, coches calcinados y maletas y papeles que salieron disparados de las oficinas. Grupos de ciudadanos ayudaban en la limpieza.

Los socorristas buscaron durante la noche supervivientes o cadáveres atrapados bajo los escombros y las operaciones continúan.

Los hospitales de la capital, confrontados a la pandemia del nuevo coronavirus, están saturados. Los residentes, heridos, tuvieron que recorrer centros sanitarios toda la noche para pedir ser ingresados.

Apoyo internacional

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) envió equipos de búsqueda y rescate, así como especialistas en atención médica a Beirut, dijo ayer el portavoz Farhan Haq a periodistas.

Muchos países propusieron ayuda al Líbano, sobre todo Francia, que envió ayer varias toneladas de material sanitario. Estados Unidos también ofreció ayuda, al igual que Alemania, y otros. Irán, muy influyente en el país a través del movimiento chiita Hezbolá, ofreció también una “ayuda médica”, en un comunicado del presidente Hasan Rohani.

E incluso Israel ofreció “ayuda humanitaria y médica” a su vecino libanés, con el que se halla todavía técnicamente en guerra. Por su parte, la reina Isabel II dijo sentirse “profundamente entristecida” por las devastadoras explosiones.

El almacén 12

El primer ministro, Hasan Diab, cuyo gobierno es criticado por una parte de la población y está debilitado tras la dimisión el lunes del ministro de Relaciones Exteriores, prometió que los responsables “rendirán cuentas”. Una fuente de los servicios de seguridad indicó que el nitrato de amonio había sido incautado en un barco averiado hace seis años y colocado en el almacén número 12 del puerto, “sin ningún seguimiento”. En las redes sociales, los libaneses expresaron de nuevo su enfado contra la clase dirigente, a la que acusan de corrupción, estimando que la explosión era un resultado de su mala gestión y de su negligencia.

US$15,000 millones 

es el cálculo del daño provocado por la explosión ocurrida en el puerto de Beirut, declaró el gobernador de la capital libanesa, Marwan Abboud.

Aclara 


El Departamento de Defensa de EE. UU. aún está recopilando información sobre la explosión masiva en Beirut, pero la mayoría de los funcionarios piensa que fue un accidente, dijo ayer el secretario de Defensa, Mark Esper.

“Sí, aun obteniendo información sobre lo que sucedió, la mayoría cree que fue un accidente como se informó”, dijo Esper en comentarios virtuales al Foro de Seguridad de Aspen. El martes, el presidente de EE. UU., Donald Trump, dijo que los generales de su país con los que habló creían que la explosión en el puerto de Beirut era una bomba.