Lunes 10 DE Agosto DE 2020
Mundo

Corte Suprema: Estados pueden penalizar a “electores infieles” en elecciones

En EE. UU. el Presidente y Vicepresidente son electos indirectamente por los votantes.

Fecha de publicación: 07-07-20
Vista de la suprema corte. Quince estados ya tienen leyes que permiten penalizar a “electores infi eles”, incluida su remoción inmediata y reemplazo. Unos pocos estados imponen multas monetarias.
Por: AFP

La Corte Suprema de Estados Unidos dictaminó ayer que los miembros del Colegio Electoral, encargados de designar al Presidente estadounidense en el sistema de elección indirecta, no tienen libertad de acción con respecto al voto popular.

El fallo unánime de los nueve jueces del máximo tribunal estadounidense permite a los estados destituir y penalizar a esos electores que se pronuncien en contra de la voluntad de la mayoría de los ciudadanos, una decisión clave cuando faltan cuatro meses para los comicios en que el presidente Donald Trump buscará la reelección frente a su probable rival demócrata Joe Biden.

En Estados Unidos, el Presidente y el Vicepresidente son elegidos indirectamente por los ciudadanos. La decisión la toman los electores de un Colegio Electoral compuesto por 538 miembros, que en general han votado a favor de la fórmula que obtiene la mayoría de los votos en cada estado.

Históricamente, los llamados “electores infieles” han sido raros. En las elecciones presidenciales entre 1796 y 2016, solo 180 electores votaron en contra del voto popular, de acuerdo con un documento presentado en la Corte.

Los defensores de la posibilidad de que haya “electores infieles” argumentaron que, dado que la Constitución no menciona el tema, no se debe permitir a los estados multar o cambiar a los electores que se aparten del voto ciudadano.

Pero los magistrados de la Corte Suprema concluyeron que los estados pueden asegurar que sus electores no reviertan “el voto de millones de sus ciudadanos”.

“Esa directiva concuerda con la Constitución y con la certeza de una nación de que es ‘Nosotros, el pueblo’ el que manda”, señalaron los jueces, invocando el preámbulo de la Constitución de Estados Unidos.

Los tribunales estaban divididos sobre la cuestión, pero la Corte Suprema decidió sin ambigüedad: “el texto de la Constitución y la historia de nuestra nación autorizan a un Estado a obligar a sus grandes votantes a respetar al candidato del partido y la elección de los votantes para la Presidencia”.

Incluso si los “electores infieles” nunca tuvieron un impacto directo en el resultado de una elección, varios jueces manifestaron el riesgo de “caos” si se rechazaba el voto popular.

Niegan voto


En 2016, cinco de los 538 votantes se negaron a votar por la demócrata Hillary Clinton a pesar de que ella había ganado la mayoría de los votos en sus estados, y dos se apartaron del republicano Trump. Algunos fueron penalizados por los estados de Colorado y Washington y dos impugnaron su sanción (una multa de US$1,000 para uno, el retiro del cargo de elector para el otro), en nombre de su “libertad de voto”. -AFP