Lunes 10 DE Agosto DE 2020
Mundo

López Obrador cumple dos años de su triunfo electoral

Fecha de publicación: 01-07-20
Foto de archivo.
Por: SPUTNIK

El presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador conmemora este miércoles dos años de su victoria electoral, subrayando logros en la atención a los más pobres, el combate a la corrupción y la ausencia de represión, pero sin mencionar la preocupación general sobre la creciente violencia del narco y la crisis económica.

“Hay problemas secundarios no planeados al perseguir sus metas, que el presidente elude. O bien no los ve, o no le importan, y eso resulta contraproducente”, dijo a esta agencia José Antonio Crespo, profesor del Centro de Investigación y Docencia Económica (CIDE) y autor de una docena de libros, entre ellos dos perfiles biográficos sobre López Obrador.

La violencia del narcotráfico ha mostrado toda su virulencia con el osado ataque reciente de sicarios en el corazón de la capital, sobre el emblemático Paseo de la Reforma.

Al amanecer del viernes 26 de junio, el vehículo blindado en que se movilizaba el secretario de Seguridad de la capital mexicana Omar García Harfuch fue rociado con más de 400 disparos de alto calibre.

El principal responsable de combatir al crimen organizado en la megalópolis resultó herido en la acción de tintes cinematográficos, con armas contra blindados, en la que murieron sus dos escoltas principales y una transeúnte.

García Harfuch acusó al poderoso Cartel de Jalisco Nueva Generación, pero presuntos miembros de esa organización criminal lo acusaron de ser un corrupto.

NARCOS ENVALENTONADOS

El atentado perpetrado por una treintena de sicarios es casi anecdótico frente a las 53.628 muertes violentas registradas desde que López Obrador llegó a la presidencia.

Esa cifra supera en un 55 por ciento a los asesinatos ocurridos durante los primeros 18 meses de su antecesor, Enrique Peña Nieto.

Las sangre derramada es también mayor que en el arranque del sexenio de Felipe Calderón (2006-2011), cuando 38.999 vidas se perdieron.

Una de las paradojas es que Calderón era blanco preferido de los ataques de AMLO (como lo llaman sus seguidores) por ser el primero en utilizar a militares para confrontar al narcotráfico, algo que en esta administración fue legalizado con la conformación de una Guardia Nacional, muy cuestionada por defensores de derechos humanos, dentro y fuera del país.

Durante su campaña por la presidencia y en los primeros meses de su administración, el líder de la izquierda nacionalista pregonó una política de “abrazos, no balazos”, para enfrentar al narcotráfico.

Incluso rompió los protocolos de seguridad para acercarse, a finales de marzo pasado, a saludar de mano a Consuelo Loera, madre del capo del narcotráfico Joaquín Guzmán Loera, alias ‘El Chapo’, quien purga prisión perpetua en EEUU por múltiples crímenes.

PROPÓSITOS A MEDIAS

López Obrador también ha reivindicado que ha podido avanzar en la lucha contra la corrupción.

Califica a ese flagelo como “la peste mas funesta que ha afectado a México”, y lo combate con una campaña de drástica reducción del gasto público.

En este campo, las buenas intenciones de López Obrador también han estado acompañadas de efectos secundarios no deseables, como advierte en entrevista con esta agencia el historiador Crespo, autor del libro reciente “AMLO en la balanza: de la esperanza a la incertidumbre”.

“En el tema de la austeridad o de cesar los privilegios, todos lo apoyamos; pero siempre que sepa hacerlo con bisturí y no con machete”, señaló el historiador.

Crespo recordó que, por ejemplo, el mandatario “aplicó en materia presupuestal drásticos recortes del gasto público, como en el sector salud, que dejaron sin presupuesto el suministro de medicinas”.

Además, aplicó una política de “recortes salariales y otras prestaciones en altos cargos del Gobierno que obligaron a gente muy valiosa a irse del sector público”.

El desempeño de la economía también sigue siendo un indicador en rojo durante los primeros meses de gestión del nuevo gobierno.

A una reducción del 0,1 por ciento en el Producto Interno Bruto en 2019 se suma ahora una previsible debacle tras la pandemia de COVID-19, que podría contraerse por lo menos un 8,8 por ciento este año, según una estimación del Banco Central de México.

CUESTA ABAJO

Los analistas piden mantener la disciplina fiscal, pero observando lo que se hace en otras partes del mundo, con apoyos a pequeñas y medianas empresas.

Tanto en la lucha contra el narcotráfico, en la corrupción e incluso en el manejo de la economía, López Obrador, utiliza un estilo paternalista, en el que los analistas creen que privilegia en forma excesiva mantener su popularidad.

“Debido a que las consecuencias parecen no importarle, o no parece percatarse de ellas, solo le importan sus propósitos de tipo político, de imagen, de popularidad”, señala Crespo.

Inclusive en este rubro, los resultados del Gobierno no parecen ser auspiciosos, según las encuestas.

Un estudio realizado por Consulta Mitofsky, que mide la popularidad del presidente en forma permanente, señaló la semana pasada que la popularidad del mandatario ha caído a 46,1 frente al 80 por ciento que registraba en marzo de 2019.