Lunes 25 DE Mayo DE 2020
Mundo

Vacaciones funestas en el crucero del coronavirus

Fecha de publicación: 17-02-20
Vista del crucero en el puerto de Yokohama. FOTO: AFP/BEHROUZ MEHRI
Por: SPUTNIK

El crucero Diamond Princess acapara titulares desde hace muchos días. Del navío, atracado a un espigón de la terminal de Daikoku, en el puerto japonés de Yokohama, solo salen malas noticias. Todas vinculadas con el nuevo coronavirus y sus pasajeros y tripulantes.

Casi tres mil personas, entre los turistas y el personal encargado de operar la nave y prestar servicio, se encontraban a bordo del buque el 3 de febrero pasado, cuando las autoridades sanitarias decidieron declararlo en cuarentena ante el riesgo de que los enfermos contagiaran a otros al descender y trasladarse a sus respectivos países.

Según diversas fuentes, el primer infectado -un ciudadano hongkonés- abordó la nave en el puerto de Hong Kong durante el periplo por la zona, que la llevó además a las radas de Kagoshima y Okinawa.

Luego, la cifra de contagiados aumentó a diario e incluye actualmente a un colombiano -primer latinoamericano infectado-, según informó este lunes el Ministerio de Relaciones Exteriores del país sudamericano en un comunicado.

“Hoy se conoció por parte de la embajada que la prueba del coronavirus (covid-19) que le realizaron en la embarcación resultó positiva y que el colombiano será desembarcado como medida de precaución, siguiendo los protocolos médicos locales”, dijo la cancillería colombiana.

UN CENTENAR DE NUEVOS ENFERMOS A BORDO

Este lunes, según el canal NHK News, el ministerio de Salud de Japón admitió que el país entró en “una nueva fase de la epidemia al detectar otros 99 enfermos al bordo del Diamond Princess, lo cual eleva la cifra a más de medio millar de contagiados en el país.

“El número de casos de #coronavirus en #Japón ahora ha alcanzado más de 500, con el ministro de Salud diciendo que el país ha entrado en una ‘nueva fase’ de la epidemia”, publicó el medio en su cuenta de Twitter.

Hasta el momento, a bordo del barco se infectaron 454 pasajeros y tripulantes, lo que convierte este crucero y, por extensión, a Japón, en el mayor foco de la epidemia fuera de China continental.

Los infectados representan más del 12 por ciento de las 3.700 personas que había a bordo cuando el barco inició su travesía el 20 de enero pasado.

Japón también es uno de los cinco territorios fuera del epicentro, junto con Filipinas, Hong Kong, Francia y Taiwán, que registraron muertes por coronavirus.

Por ahora, Estados Unidos, Canadá, Hong Kong, Corea del Sur y Australia decidieron enviar vuelos chárter a Japón para recoger a sus ciudadanos varados a bordo del Diamond Princess.

CASI DOS MIL EXÁMENES EN EL BARCO

Las autoridades sanitarias realizaron más de 1.700 pruebas para detectar el coronavirus entre los pasajeros y tripulantes de la embarcación, en cuyo interior se viven horas tensas, como han contado los viajeros en más de una ocasión.

Además de la lógica preocupación por el contagio, los pasajeros sufren condiciones inusuales, como el tener que tomar solo comidas frías en lugar de los manjares habituales en ese tipo de hoteles flotantes.

En un principio, las autoridades niponas decidieron mantener el barco aislado, pero luego optaron por dejar salir a algunos, siempre que fueran personas de edad avanzada o tuvieran limitaciones y no dieran positivo a los exámenes del coronavirus, condiciones que luego se relajaron un poco, o que no siempre fueron tan estrictas.

Luego de salir del navío, los pasajeros y los tripulantes son llevados a unas instalaciones públicas en la prefectura de Saitama, al norte de la capital japonesa, en tanto los infectados son trasladados a diferentes centros médicos, de acuerdo a los resultados de los análisis que se les realizan.

Algunos países evacuaron a sus nacionales. Los de otras naciones aún permanecen en Saitama y en centros de salud nipones, en medio de la incertidumbre total que rodea al barco.

¿CRUCERO DE LUJO O BARCO FANTASMA?

El Diamond Princess tiene todo lo que el turista necesita para una estancia de placer, pero el coronavirus lo ha convertido en poco menos que uno de esos barcos fantasmas de las leyendas que ningún marinero quería encontrar siglos atrás en sus travesías marítimas.

Operado por la compañía Princess Cruises, el Diamond Princess fue construido en un astillero japonés por Mitsubishi Heavy Industries en 2003, aunque entró en servicio al año siguiente.

El barco, que tiene 18 cubiertas, fue pensado para que los turistas disfrutaran las horas a bordo e hicieran de sus pasatiempos un placer, tal cual si estuvieran en una ciudad moderna. Por eso cuenta con un teatro estilo Brodway y un cine bajo las estrellas.

El casino recuerda a uno típico de la ciudad estadounidense de Las Vegas. En cuanto a piscinas, tiene una bajo techo y otra al aire libre; además de varios restaurantes, salones de baile, zonas para practicar deportes y un duty free.

A pesar de todo eso, es poco probable que en los próximos tiempos el Diamond Princess consiga llenarse de nuevo de turistas, porque el fantasma del coronavirus puede que lo persiga por mucho tiempo, más allá de que se sabe que la enfermedad solo dura un par de semanas en cada persona.