Sábado 22 DE Febrero DE 2020
Mundo

En Ramala, los buzones están llenos de cartas

Fecha de publicación: 17-01-20
Por: AFP

Puertas quebradas, mobiliario polvoriento y más de 12 años sin leer el correo. Bienvenido al Parlamento palestino que espera nuevas elecciones para volver a la vida.

El Consejo Legislativo Palestino (CLP) se reunió por última vez hace una década, debido a las luchas entre el Fatah del presidente palestino Mahmoud Abbas y los islamistas de Hamas.

Los dos campos evocan la posibilidad de nuevas elecciones, las primeras desde 2006, pero por el momento, en Ramala, en Cisjordania ocupada, la principal institución política palestina parece un fantasma.

La puerta principal del hemiciclo está cerrada y vigilada por un policía armado. En las oficinas parlamentarias adyacentes, el cartero sigue depositando el correo en los buzones de los diputados, pero en algunos casos, las cartas se amontonan ya que nadie las ha recogido en años.

Inaugurado en marzo de 2004, en plena Intifada y ausencia de Yaser Arafat, confinado en su cuartel general cercado por el Ejército israelí, el edificio solo ha visto una sola elección general, en 2006, que se saldó con la inesperada victoria de Hamas.

Y con los diputados enfrentados, el Parlamento fue suspendido en 2007. La mayoría de los políticos dejaron de acudir, pero no de cobrar sus salarios –unos US$3 mil mensuales–, que siguen cobrando puntualmente. Los cerca de 120 funcionarios también cobran sus salarios también por no hacer prácticamente nada, explica Rasha Kawas, un empleado del Consejo Legislativo.