Jueves 12 DE Diciembre DE 2019
Mundo

Republicanos atacan a militar de EEUU por su testimonio en investigación contra Trump

Entre los ataques de la Casa Blanca y los republicanos, un militar estadounidense dijo el martes que “cumplió con su deber” al alertar a sus superiores sobre el tono de una llamada entre Donald Trump y el presidente ucraniano, en el centro de una investigación que apunta a destituir al mandatario.

Fecha de publicación: 19-11-19
Vindman, en su comparecencia en el Capitolio. FOTO: AFP/JACQUELYN MARTIN
Por: AFP

Luciendo su uniforme, el teniente coronel Alexander Vindman, que trabaja para el Consejo de Seguridad Nacional en la Casa Blanca, testificó en una audiencia pública en el Congreso junto a Jennifer Williams, asesora especial del vicepresidente estadounidense Mike Pence.

Los dos funcionarios escucharon en vivo el 25 de julio la conversación en la que Trump le pidió a su homólogo ucraniano, Volodimir Zelenski, que investigara a Joe Biden, uno de sus posibles oponentes en las elecciones presidenciales de 2020. Lo que muchos consideraron un intercambio “inapropiado”.

Vindman, nacido en Kiev y emigrado a los 3 años a Estados Unidos, recibió críticas e insinuaciones de los partidarios del presidente, que cuestionaron su lealtad.

“Nunca he visto a este hombre”, dijo Trump en la Casa Blanca, calificando las investigaciones de “farsa”.

Desde el lanzamiento del procedimiento de juicio político a fines de septiembre, Trump denuncia incansablemente una “cacería de brujas” e incluso un intento de “golpe” de Estado por parte de los demócratas que lo acusan de abuso de poder.

El magnate inmobiliario insiste en que su llamada a Zelenski fue “perfecta” y asegura que no ha ejercido “ninguna presión” sobre su interlocutor, quien se dijo el martes “cansado” del escándalo.

Pero los demócratas sospechan que Trump congeló la ayuda militar este verano boreal para forzar a Zelenski a realizar la investigación. Esta asistencia era crucial para ese país del este europeo envuelta en guerra con Rusia, dijo Vindman.

Vindman quiso “enfatizar” que fue a través del “sentido del deber” que expresó sus “preocupaciones” a los servicios legales de la Casa Blanca inmediatamente después de la llamada.

Explicando que había escuchado “alrededor de una docena de otras llamadas telefónicas presidenciales” como parte de sus deberes, Williams dijo a su vez que había encontrado “inusual la llamada del 25 de julio” porque se refería a cuestiones de política interna estadounidense.

Uno de los momentos más tensos de la audiencia, fue el protagonizado por el congresista Sean Maloney quien le preguntó a Vindman su decisión de reportar a sus superiores la llamada de Trump. “Porque esto es Estados Unidos. Este es el país al que serví y que defendí, el que defendieron todos mis hermanos. Y aquí lo que es correcto importa”, respondió el militar, ganándose un aplauso de los presentes en la sala.

 

– Ataques “reprobables” –
Trump y sus aliados republicanos han tratado de retratar a estos dos asesores principales como de posición contraria al presidente, lo cual ambos han negado.

En medio de la audiencia, la Casa Blanca también cuestionó, en su cuenta de Twitter, el “discernimiento” de Vindman, quien sigue siendo su asesor. A la vez, los legisladores republicanos han argumentado que algunos de sus colegas sospechaban que él tenía información filtrada.

Estos últimos comentarios llevaron a una batalla sobre el misterioso denunciante que dio a conocer el caso. Los republicanos han insinuado que el teniente coronel podría haber sido una de las fuentes del denunciante.

Vindman admitió que los ucranianos le habían ofrecido convertirse en su ministro de Defensa, pero dijo que se negó de inmediato. Frustró a los críticos republicanos al leer una entusiasta evaluación de su trabajo, que se remonta a mediados de este año.

Afirmó también que los ataques contra testigos convocados al Congreso son “censurables”.

-Biden señalado –
Preguntados por un funcionario republicano, los dos testigos reconocieron que la presencia de Hunter Biden en la junta de un importante grupo de gas ucraniano, Burisma, a pesar de que su padre era vicepresidente de Estados Unidos, podría dar la impresión de un conflicto de intereses.

Sus testimonios marcan el comienzo de una semana maratónica de audiencias en el marco de la investigación legislativa, con nueve declaraciones previstas hasta el jueves.

La secuencia de estos testimonios sugiere que los demócratas, que controlan la Cámara de Representantes, esperan votar rápidamente sobre la acusación formal del presidente, o sea instalar un juicio político para su destitución.

Sin embargo, Trump debería escapar de una eventual destitución, pues la tarea de juzgarle corresponde al Senado, controlado por los republicanos, que continúan abroquelados a su alrededor.

Las audiencias con testigos continuarán.

El enviado de Estados Unidos a Ucrania, Kurt Volker, puede encontrarse en una posición incómoda.

El diplomático dijo que había puesto en contacto a funcionarios ucranianos con el abogado personal de Trump, Rudy Giuliani, quien durante meses lideró una campaña para convencer a Kiev de investigar a Joe Biden.

Timothy Morrison, también miembro del Consejo de Seguridad Nacional, testificará a su lado.