Lunes 11 DE Noviembre DE 2019
Mundo

El Alto: dos mundos unidos por un teleférico

Fecha de publicación: 23-10-19
Por: AFP

La Bolivia indígena, rural y obrera de la planicie andina de El Alto sube, baja y cruza todas las clases sociales que conviven en La Paz. A bordo de un teleférico extenso y urbano sobrevuela los mundos opuestos de este país.

Las cabinas son una suerte de cápsulas silenciosas que parecen burlarse del ruido y tráfico caótico que hay abajo, mientras serpentea las laderas rocosas y planicies donde viven casi 2 millones de personas entre cañones.

“Esto ha significado mucho para nosotros, en todo”, afirma Cintia Torres, de 25 años, quien desde hace tres realiza a diario el trayecto más largo en estas cabinas. Baja desde su casa en El Alto –a más de 4 mil 100 metros de altura–, en una zona de mayoría indígena, a trabajar en la zona sur de La Paz, a 3 mil 640 metros de altura, un lugar con casas acomodadas, tiendas y restaurantes.

Esos pocos metros, y por menos de 50 centavos de dólar el boleto, marcan una frontera en tradiciones, costumbres y oportunidades.

“Muchos en El Alto, como mis padres, no habían ido ni al cine allá abajo. Con el teleférico los animé y vieron que es lindo, es diferente”, cuenta Cintia.

Antes de 2017, cuando inauguraron la línea que más frecuenta, su viaje demoraba más de una hora, por el tráfico de La Paz, y hoy no más de 25 minutos. Son 10 líneas identificadas por colores y en sus 36 estaciones se cruzan mujeres aymaras, estudiantes, profesionales, obreros y hasta empresarios.