Martes 12 DE Noviembre DE 2019
Mundo

Decretan toque de queda total en Santiago de Chile tras protestas

Piñera también anunció la suspensión de alza en tarifa del metro de Santiago.

Fecha de publicación: 19-10-19
Por: AFP

El general del Ejército que está a cargo de la seguridad de Santiago tras un decreto de Estado de emergencia ordenó toque de queda total en la capital chilena a partir de las 01:00 horas GMT del domingo, para hacer frente a una extendida ola de protestas.

“Habiendo analizado la situación y los desmanes que han ocurrido el día de hoy, he tomado la decisión de decretar la suspensión de libertades y de movimiento a través de un toque de queda total”, dijo el general Javier Iturrita.

Asimismo, horas antes el presidente Sebastián Piñera anunció la suspensión del alza en la tarifa del metro de Santiago, origen del violento estallido social que mantiene en caos la capital chilena.

“Quiero anunciar hoy día que vamos a suspender el alza de los pasajes del metro”, dijo el mandatario, en un mensaje en el palacio presidencial de La Moneda, en momentos que las protestas se extendían en varios puntos de Santiago.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Tanquetas del Ejército y efectivos fuertemente armados se desplegaron en la céntrica Plaza Italia de Santiago, para hacer frente a violentas manifestaciones que estallaron el viernes tras el aumento de la tarifa del metro, de 800 a 830 pesos, pero que después se hicieron eco de varias antiguas demandas sociales, en un país con una alta desigualdad social.

Decenas de manifestante rodearon las tanquetas y algunos les enrostraron a los efectivos militares fotografías de detenidos desaparecidos durante la pasada dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990)

“Nos cansamos, ya fue suficiente. Nos cansamos de que nos metan el dedo en la boca y que los políticos hagan lo que lo que quieren y viven de espalda a toda la realidad”, alega Javiera Alarcón, socióloga, de 29 años, que protestaba en el frontis del palacio presidencial, cercado por un fuerte contingente de policías y el tránsito de tanquetas militares.

Sin embargo, al menos cinco autobuses del transporte público fueron quemados el sábado en el centro de Santiago, lo que llevó a la empresa a anunciar la suspensión temporal de todo el servicio, dejando a sus siete millones de habitantes prácticamente sin transporte público al estar también paralizado el metro.

Un vagón del metro y varias estaciones fueron otra vez atacadas en esta nueva jornada de furia. En total, 78 estaciones han sido atacadas estos últimos dos días, con una extendida rabia expresada por los manifestantes.

“No me gusta la violencia ni que rompan todo, pero de repente tienen que pasar estas cosas para que dejen de burlarse de nosotros y meternos el dedo en la boca, subiendo sin freno todo menos los sueldos y todo para que los ricos de este país sean más ricos”, dice Alejandra Ibánez, 38 años, vendedora de muebles, de San Miguel.

En otras ciudades, como Concepción y Valparaíso, también hubo protestas. En el vecino puerto de San Antonio, ardió un supermercado.

En Santiago, en comunas como Ñuñoa y Providencia, los vecinos salieron pacíficamente a las calles para hacer sonar sus ollas y sartenes.

“La gente está cansada, está harta y ya no tiene miedo”, afirmó por su parte Francisco Vargas, un empleado de 33 años.

Piñera expresó comprensión por las protestas, reconociendo que hay “buenas razones para hacerlo”, pero llamó a “manifestarse pacíficamente” y señaló que “nadie tiene derecho para actuar con la brutal violencia delictual de aquellos que han destruido, incendiado o dañado más de 78 estaciones del Metro de Santiago”.