Lunes 11 DE Noviembre DE 2019
Mundo

Ecuador: Presidente impone toque de queda tras jornada de violencia

Lenín Moreno ordenó militarizar la ciudad de Quito. Fuerzas Armadas afirman que se restringe la movilidad y se extiende a todo el país.

Fecha de publicación: 13-10-19
Un manifestante porta la bandera nacional durante la protesta de ayer en los alrededores de la Asamblea en Quito.
Por: AFP/EUROPA PRESS

La violencia sumió en el caos a Quito ayer. Manifestantes prendieron fuego a un edificio público y asaltaron medios de prensa, lo que llevó al Gobierno a imponer el toque de queda en la capital en el marco de una protesta indígena contra ajustes económicos.

La nueva jornada de rechazo contra las medidas pactadas con el FMI degeneró rápidamente. En los alrededores de la Asamblea Nacional, indígenas levantaron barricadas con troncos y escudos de madera y se enfrentaron a piedra y pirotecnia con la policía, que respondió con una lluvia de gas lacrimógeno. Grupos de encapuchados asaltaron la sede de la Contraloría, que quedó envuelta en llamas.

El presidente Lenín Moreno impuso el toque de queda y ordenó militarizar esta ciudad de 2.7 millones de habitantes. La drástica medida, que prohíbe la circulación en Quito y sus alrededores, comenzó a regir a partir de las 15H00 horas.
“He dispuesto al Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, inmediatamente, tomar las medidas y operaciones que sean necesarias”, señaló el mandatario en un breve mensaje a la nación.

Las Fuerzas Armadas de Ecuador anunciaron ayer en un comunicado que la restricción de movilidad, que afectaba a zonas estratégicas de la nación, ahora se extiende a todo el país y que durará al menos 24 horas.

Bomberos extinguen el fuego a las afueras del canal Teleamazonas, en Quito.

El comunicado asegura que los actos de “violencia, delincuencia, vandalismo y terrorismo en contra de bienes públicos y privados (…) conllevarán a la aprehensión de los responsables”.

Al mismo tiempo, la Fiscalía advirtió que se detendrá por terrorismo a los autores de los disturbios y el vandalismo, conforme al Artículo 366 del Código Penal, frente a unos actos que “tienen como fin la desestabilización política del Estado”.
Antes de caer la noche las fuerzas de seguridad aún bregaban para imponer el orden en algunos puntos de la ciudad donde grupos de personas desafiaron el toque de queda.
El caos se expandió en el mismo día en el que el movimiento indígena aceptó sentarse a dialogar con el Gobierno, en busca de una salida a la severa crisis que estalló hace 11 días.

Moreno sigue la situación desde el puerto de Guayaquil, adonde trasladó la sede de Gobierno después de decretar el estado de excepción nacional el 3 de octubre y movilizar a las Fuerzas Armadas, en un intento por contener el descontento social.

Desde entonces han muerto seis civiles y se registran unos 2 mil 100 heridos y detenidos, según la Defensoría del Pueblo.

Las protestas también mantienen interrumpido el transporte de petróleo -la mayor fuente de divisas- por el principal ducto del país a causa de la ocupación de pozos en la Amazonía.

En diálogo

El Gobierno y la Confederación de Nacionalidades Indígenas de Ecuador (Conaie), impulsora de las protestas que han sacudido el país contra los planes de austeridad de las autoridades, aceptaron comenzar un diálogo para revisar esta propuesta de normativa. Tanto la Conaie como el presidente se han comprometido a revisar el decreto 883, que eliminaba el subsidio a la gasolina. El Gobierno ha culpado de las protestas, al expresidente Rafael Correa.

–EUROPA PRESS/SPUTNIK