Martes 17 DE Septiembre DE 2019
Mundo

Incendios en Amazonia recrudecen y Brasil rechaza ayuda del G7 para combatirlos

Los incendios que afectaban a la Amazonía brasileña aumentaron el fin de semana en unos 1.100 nuevos focos y pese a su extensión el Gobierno de Jair Bolsonaro rechazó la ayuda de 20 millones de euros que el Grupo de los Siete (G7) se comprometió a enviar, en medio del clamor internacional para combatir el fuego que avanza en una de las principales selvas del mundo.

Fecha de publicación: 26-08-19
Vista de los incendios en Boca do Acre, en el estado Amazonas, en Brasil. FOTO: AFP/LULA SAMPAIO
Por: SPUTNIK

En lo que va del año se registraron 80.626 focos de fuego, una cifra muy por encima de los 45.085 casos medidos en el mismo período de 2018, según informó el Instituto Nacional Investigaciones Espaciales (INPE).

El viernes 23, el presidente brasileño Jair Bolsonaro autorizó el envío de personal militar a los estados amazónicos para ayudar a combatir los incendios y sus causas; el domingo decretó que 44.000 soldados de las Fuerzas Armadas fueran destinados a zonas del noroeste y norte del país afectadas por el fuego.

El lunes, los países miembros del G7, instados por el presidente francés, Emmanuel Macron, se comprometieron a ayudar en el combate a las llamas con 20 millones de euros, y si bien la oferta fue bien recibida en principio por el ministro de Medio Ambiente de Brasil, Ricardo Salles, a última hora el ministro de la Casa Civil, Onyx Lorenzoni, dijo al medio digital G1 que el Gobierno rechazará la donación.

“Gracias, pero quizás estos recursos son más relevantes para la reforestación de Europa. ¿Macron no consigue evitar un incendio previsible en una iglesia que es patrimonio de la Humanidad (Catedral de Notre Dame) y quiere enseñarle qué a nuestro país?”, dijo el ministro al blog del columnista Gerson Camarotti en el medio digital.

También el lunes, la marca francesa de artículos de lujo Louis Vuitton (LVMH) dijo que se sumaría a la iniciativa del G7 con 10 millones de euros, mientras que la organización EarthAlliance, creada por el actor Leonardo Di Caprio y los filántropos Laurene Powell Jobs y Brian Sheth, anunció la apertura de un fondo de emergencia para ayudar a salvar la selva amazónica.

Según el destacado científico brasileño Carlos Nobre, ganador del Premio Nobel de la Paz en 2007 con el Panel Intergubernamental del Cambio Climático, los incendios fueron causados por la gente que enciende fuegos en áreas deforestadas ilegalmente, lo que se ha convertido en un problema creciente que debe ser frenado.

“El problema es que la gente continuamente enciende fuego en áreas deforestadas. Son criminales ambientales y deben ser detenidos por los agentes de la ley. Ahora, el Gobierno federal comenzó a enviar a personal militar para intentar frenar eso. Tenemos que esperar y ver si funcionará”, dijo Nobre consultado el lunes por Sputnik sobre los incendios actuales.

En tanto, el Gobierno argentino decidió enviar 22 brigadistas del Sistema Nacional de Bomberos Voluntarios a Brasil para colaborar en la extinción de los incendios y Canadá ofreció un avión cisterna y 15 millones de dólares para la lucha contra el fuego.

Además, el Parlamento del Mercosur (Parlasur) resolvió el lunes solicitar al bloque que declare emergencia ambiental para la región amazónica y establezca un comité para atender la situación de los actuales incendios y desastres naturales futuros, informó a Sputnik el presidente del órgano, Daniel Caggiani.

A su vez, el Gobierno boliviano propuso un encuentro de los cuatro países afectados por los incendios forestales actuales (Bolivia, Perú, Paraguay y Brasil), pero el gigante sudamericano ha demorado su respuesta, dijo el canciller Diego Pary.

Bolivia, que en el norte es parte de la Amazonía de selvas húmedas y en el sur se extiende hasta el Pantanal del río Paraguay y el Chaco de bosques secos, enfrenta grandes incendios en estos últimos, con daños en una extensión calculada ya en casi 800.000 hectáreas.

Para Nobre, investigador del Instituto de Estudios Avanzados de la Universidad de Sao Paulo, las tasas de deforestación de la selva amazónica han aumentado en el último año en un 20 a 40 por ciento, y agregó que si la tendencia continúa las consecuencias serán dramáticas.

“Es muy preocupante. Si las tasas de deforestación continúan en los valores que estamos viendo hoy para toda la Amazonía, el punto de inflexión para llegar a la sabanización (la conversión de la selva en una vegetación de sabana con una temporada seca más larga) podría alcanzarse dentro de unos 20 a 30 años. Tenemos que frenar la deforestación y restaurar parte de las áreas deforestadas que han sido abandonadas por agricultores y criadores de ganado”, afirmó Nobre.

La superficie quemada en Brasil desde el primer día de este año hasta julio inclusive es de 57.827 kilómetros cuadrados, según los últimos datos disponibles del INPE que no incluyen todavía el mes en curso.

De ese total quemado, 54,7 por ciento corresponde al Cerrado, un bioma de sabana tropical que se extiende del noreste al centro y al oeste del país, en segundo lugar a la Amazonía (18,2 por ciento), y en tercer lugar a la Mata Atlántica (14,1 por ciento), la selva de la costa brasileña sobre el Atlántico.

Etiquetas: