Miércoles 11 DE Diciembre DE 2019
Mundo

La NASA buscó vida en las muestras lunares del Apolo 11

Fecha de publicación: 19-07-19
Imagen de video de la NASA de los investigadores examinando las muestras traídas por los astronautas del Apolo 11. FOTO: NASA
Por: EUROPA PRESS

La NASA ha publicado imágenes raras, nunca antes vistas, de investigadores que buscan señales de vida en las muestras traídas por los astronautas del Apolo 11 en 1969.

Las imágenes muestran a biólogos y químicos en el Centro de Investigación Ames de la NASA en California trabajando en una sala limpia especialmente diseñada y aplicando las técnicas analíticas más sofisticadas de la época para buscar la vida.

El personal de Ames había estado buscando en los archivos del centro artefactos únicos de las misiones Apolo para exhibirlos mientras la agencia se prepara para celebrar el 50 aniversario del aterrizaje de Apollo Moon el 20 de julio. Las imágenes se grabaron en un formato de película obsoleto de 16 milímetros y se digitalizaron y remasterizaron para su divulgación. Cuando la NASA envió a los primeros astronautas a la Luna, los científicos no podían descartar la posibilidad de que nuestro vecino más cercano pudiera contener vida. Los análisis, realizados tanto en Ames como en el Centro Espacial Johnson en Houston, demostraron de manera concluyente que la Luna estaba, como se sospechaba, desprovista de organismos vivos. Sin embargo, estas pruebas se convirtieron en la primera vez que la NASA buscaba la posibilidad de que existiera vida en otro mundo utilizando muestras de ese mundo.

“Estábamos realmente preocupados por la contaminación de las muestras con nuestras propias bacterias”, dijo Caye Johnson, biólogo de Ames, ahora jubilado, que trabajó con las muestras lunares del Apolo. “Tuvimos que tener cuidado de no introducir un microbio en las muestras y luego decir falsamente que habíamos encontrado vida”.

Esa preocupación por la contaminación cruzada sigue siendo un problema para las misiones espaciales modernas, pero fue aún más importante para nuestro primer contacto con material de otro mundo. Cuando las muestras de suelo lunar llegaron a Ames, el exterior de su paquete de transporte se esterilizó antes de abrirse.

Las muestras, contenidas en frascos dentro de bolsas, se abrieron dentro de un ambiente extremadamente limpio. Las cajas de guantes, cajas selladas con guantes flexibles integrados en los lados, brindaron una barrera biológica adicional al usar una mayor presión de aire, evitando que el aire fluyera e introdujese contaminación terrestre.

Los investigadores se vistieron con máscaras, guantes, protectores de botas y batas que funcionaron en un ambiente de sala limpia, más limpio que una sala de cirugía estéril, para proteger a las muestras de la contaminación.

En estos experimentos, los investigadores intentaron estimular el crecimiento de cualquier organismo potencial en las muestras lunares, proporcionando nutrientes y probando en una variedad de condiciones que podrían ser adecuadas para la reproducción. Periódicamente se usaron microscopios para inspeccionar el crecimiento. Después de varios meses de pruebas, no se detectó vida.

“¿Por qué estábamos haciendo 300 ambientes diferentes? Porque en la Tierra hoy en día, las bacterias viven en todo tipo de entornos extraños que no se esperan “, dijo Johnson.

Tales pruebas marcaron las primeras etapas de la exobiología, a menudo conocida hoy en día como astrobiología, la rama de la ciencia que busca comprender el origen, la evolución, la distribución y el futuro de la vida en la Tierra y en el universo. La Dirección de Ciencias de la Vida en Ames comenzó en 1961. Para 1970, el grupo había crecido rápidamente y estaba compuesto por una cuarta parte de mujeres científicas.

Las técnicas desarrolladas para analizar las muestras de Apolo para la vida extraterrestre se desarrollaron y expandieron para estudiar meteoritos y, finalmente, Marte, con los experimentos de exobiología de la misión Viking de 1976.