Jueves 17 DE Octubre DE 2019
Mundo

Trump pide vacunarse por brote de sarampión

El resurgimiento de esta enfermedad está vinculado a un creciente movimiento contra las vacunas.

Fecha de publicación: 26-04-19
Foto: AFP
Por: AFP

El presidente estadounidense, Donald Trump, insistió este viernes sobre la importancia de la vacunación contra la epidemia de sarampión que golpea a Estados Unidos, el peor rebrote de la enfermedad desde su eliminación oficial en el 2000.

“Las vacunas son muy importantes”, dijo Trump a periodistas en la Casa Blanca. “Tienen que vacunarse”, añadió el mandatario.

Antes de ser elegido presidente, el multimillonario vinculaba a menudo los trastornos del espectro del autismo y la inyección de varias dosis de vacunas simultáneas, pero no ha vuelto a hablar de ello en los últimos tiempos.

“Yo no estoy en contra de las vacunaciones de sus hijos, yo estoy en contra de ponerlas todas en una dosis masiva. ¡Repártanlas en un largo periodo y el autismo se reducirá!”, tuiteó por ejemplo en septiembre de 2014, y escribió numerosos tuits similares entre 2012 y 2015.

Los estudios científicos han demostrado que las vacunas no causan autismo.

Brote

Estados Unidos registró 695 casos de sarampión desde el comienzo de 2019. “El alto número de casos en 2019 es sobre todo consecuencia de algunos brotes grandes, uno en el estado de Washington y dos en Nueva York, que comenzaron a fines de 2018”, informó los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) en un comunicado.

El resurgir de esta enfermedad, que había sido erradicada y es altamente contagiosa, está vinculado a un creciente movimiento contra las vacunas en las naciones más ricas, que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha identificado como una importante amenaza para la salud mundial.

El movimiento es protagonizado por padres que se niegan a inmunizar a sus hijos invocando las excepciones religiosas existentes en la mayor parte de los estados del país.

Justamente, los brotes tienen como focos principales a comunidades donde las tasas de vacunación son más bajas que el promedio nacional ubicado en más del 90 por ciento.

Las personas infectadas se contagiaron en Estados Unidos de la enfermedad que llegó importada desde Israel y Ucrania. Estos portadores, muchos de los cuales no habían sido vacunados, lo transmitieron a sus comunidades.

Nueva York y el estado de Washington han sido las principales áreas afectadas, pero se han encontrado casos en 22 estados.

Las autoridades pugnan por combatir este movimiento y recuerdan la importancia de las vacunas para hacer frente a una enfermedad que puede llegar a ser fatal.

“Un factor importante que contribuye a los brotes en Nueva York es la desinformación en las comunidades sobre la seguridad de la vacuna contra el sarampión/paperas/rubeola”, dijo el CDC.

En otro comunicado emitido este miércoles que confirma el nuevo récord, el secretario de Salud Alex Azar señaló: “Las vacunas contra el sarampión forman parte de los productos médicos que más a fondo han sido estudiados de los que disponemos, y su inocuidad ha sido establecida hace años”.

Azar anunció también el lanzamiento de una vasta campaña nacional la semana próxima destinada a “reforzar el mensaje de que las vacunas son sanas y una manera eficaz” de proteger a las familias.

Niños en emergencia

El estado de Nueva York es de lejos el más afectado. La ciudad de Nueva York registra 390 casos hasta este miércoles, mientras el condado de Rockland, en la periferia de la gran urbe, totalizó 199 casos hasta el 22 de abril.

En ambos lugares las autoridades locales declararon el estado de urgencia sanitaria en los barrios más afectados, imponiendo la obligatoriedad de la vacunación, fundamentalmente en las escuelas, bajo pena de multas.

En particular, la comunidad judía ortodoxa de Brooklyn ha sido golpeada fuertemente con portadores que llegaron de Israel, donde desde hace un año surgió un brote de la enfermedad potencialmente mortal.

Más temprano este mes, el alcalde de Nueva York había declarado la emergencia sanitaria en partes de Brooklyn, ordenando vacunarse a todos los residentes para combatir el rebrote.

En el condado de Clark, ubicado en el estado de Washington, el brote se concentró en una comunidad de lengua rusa. Un niño trajo el virus de Ucrania en diciembre y se propagó a otras 74 personas, en su mayoría niños, a través de escuelas, supermercados y un lugar de bowling.

El estado, en el noroeste del país, declaró en enero en emergencia por un brote de la infección aérea que causa fiebre, tos y erupciones.

El sarampión ha resurgido en todo el mundo. Los casos declarados de la enfermedad treparon 300% en el primer trimestre de 2019 en relación al mismo período del año anterior, según señaló a mediados de mes la OMS. El alza se dio sobre todo en África (+700%) y Europa (+300%).

Estados Unidos no dio cuenta hasta ahora de ningún caso mortal. En Europa, el país más alcanzado por el brote es Ucrania, con 30 mil  casos desde comienzos de año, 11 de ellos mortales, según datos hasta mediados de marzo.

De acuerdo con un informe de Unicef, un total de 169 millones de niños en todo el mundo no recibieron la primera dosis de la vacuna contra el sarampión entre 2010 y 2017 (21,1 millones por año), lo cual los deja a la merced de contraer esta enfermedad.

Los países con más niños sin vacunar son Nigeria (4 millones), India (2,9 millones), Pakistán e Indonesia.

Etiquetas: