Domingo 22 DE Septiembre DE 2019
Mundo

Obispo Silvio Báez sale de Nicaragua tras amenazas

Oposición exige al gobierno cumpla los acuerdos pactados para retornar al diálogo.

Fecha de publicación: 24-04-19
El obispo auxiliar Silvio José Báez Ortega, en la misa de Pascua, el pasado domingo en Managua.
Por: AFP

El obispo auxiliar de Managua, Silvio Báez, abogó por el imperio de la justicia en Nicaragua, al dejar ayer su cargo para viajar a Roma luego de recibir amenazas de muerte.

Báez, un acérrimo crítico del gobierno de Daniel Ortega, expresó antes de viajar su deseo de que Nicaragua “un día llegue a tener una sociedad fundada en la justicia social de donde brote la paz verdadera, donde la pluralidad ideológica no sea un delito”.

El religioso, vestido de traje negro, fue despedido en el aeropuerto por un grupo de fieles, mientras una banda entonaba la canción Amigo, del brasileño Roberto Carlos.

“Me siento triste, llevo el corazón hecho pedazos por el dolor de dejar Nicaragua, pero voy sereno y en paz sabiendo que estoy siempre disponible de servir a Dios y a la iglesia”, dijo Báez.

El papa Francisco decidió trasladar a Báez al Vaticano tras conocerse que había sido víctima de amenazas de muerte, aunque en algunos círculos políticos, su salida es considerada una forma de exilio para uno de los más duros críticos del gobierno.

Sus críticas se hicieron más visibles tras el estallido de las protestas antigubernamentales de abril del año pasado, cuya represión deja más de 325 muertos, cientos de encarcelados y 62.000 exiliados.

EXIGEN CUMPLIR ACUERDOS

La oposición de Nicaragua condicionó ayer su retorno al diálogo con el gobierno a que cumpla los acuerdos ya pactados, como la liberación de los cerca de 800 opositores presos que según la alianza están en las cárceles por participar en las protestas contra el gobierno el año pasado.

La opositora Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia (ACJD) afirmó su disposición a continuar las negociaciones con el gobierno, pero advirtió que no estarán “sentados escuchando promesas que luego no son cumplidas”, según el exdiplomático Carlos Tünnerman, integrante del bloque.

Según los acuerdos, los presos debían ser liberados en un plazo de 90 días, que vence en junio, con el apoyo del Comité Internacional de la Cruz Roja.

“No se libera a presos políticos y se reprime el derecho de la ciudadanía, es claro entonces que no hay voluntad política para superar la profunda crisis del país”.

Comunicado de la ACJD.