Jueves 20 DE Junio DE 2019
Mundo

Guaidó organiza a voluntarios para defender ayudas

El presidente interino volvió a exhortar a los militares a que dejen pasar la asistencia.

Fecha de publicación: 17-02-19
Imagen de archivo de Theodore McCarrick durante un saludo con el papa.
Por: AFP

El opositor Juan Guaidó convocó a movilizaciones en toda Venezuela el 23 de febrero para acompañar las caravanas que irán a los puntos de entrada de ayuda humanitaria estadounidense, la cual rechaza el presidente Nicolás Maduro por considerarla el inicio de una invasión militar.

Reconocido como mandatario interino por 50 países, Guaidó juramentó ayer a miles de voluntarios reunidos en Los Cortijos, noreste de Caracas, para recibir instrucciones sobre su colaboración en el proceso de ingreso de medicinas y alimentos al país.

Según Guaidó, las brigadas de voluntarios –unos 600 mil inscritos en todo el país– deberán ir en caravana a las fronteras con Colombia y Brasil, donde se instalaron dos centros de acopio, y al punto donde llegue la asistencia que se enviará desde Curazao.

Medicinas y alimentos están almacenados desde el 7 de febrero en la ciudad colombiana de Cúcuta, cerca del puente limítrofe Tienditas, bloqueado por militares venezolanos con contenedores de carga, un camión cisterna y otros obstáculos. Otro cargamento llegó ayer en dos aviones militares a Cúcuta desde Miami (EE. UU.) y uno enviado por Puerto Rico llegó el viernes. Los centros de acopio en Roraima (Brasil) y en el aeropuerto de Curazao están en proceso de instalación.

“Estamos orgullos de estar de su lado, estamos con la gente de Venezuela que anhela esa libertad, con la gente que pide una democracia verdadera”, dijo el responsable de la Agencia para el Desarrollo Internacional (USAID), Mark Green, en rueda de prensa en Cúcuta.

Acompañado de la cúpula militar, Maduro pidió el viernes a la Fuerza Armada preparar un “plan especial de despliegue” en la frontera con Colombia, frente a lo que denunció como “planes de guerra” de Estados Unidos y Colombia.

La puja entre Maduro y Guaidó se centra en la ayuda humanitaria, un tema sensible en un país que vive la peor crisis de su historia moderna, con escasez de medicinas y una hiperinflación que hace impagable los alimentos.

Maduro califica de “migajas” de “comida podrida y contaminada” la asistencia, y culpa de la escasez a las sanciones impuestas por Estados Unidos, que congeló cuentas y activos venezolanos, generando daños a la economía estimados por Caracas en US$30 millardos.

Reuniones secretas

El canciller venezolano, Jorge Arreaza, confirmó ayer que sostuvo dos reuniones secretas con Elliot Abrams, delegado del presidente estadounidense Donald Trump. Arreaza, aseguró que ambos países mantienen un diálogo abierto, a pesar de las “profundas diferencias”. “Han sido dos reuniones donde nos hemos escuchado, ha habido momentos de tensión, hay diferencias profundas pero al mismo tiempo hay preocupaciones compartidas y ojalá podamos nosotros ir construyendo en este diálogo, que debemos decir propuso el Departamento de Estado”, explicó. –Europa Press



  • Más