Jueves 18 DE Julio DE 2019
Mundo

Los viejos taxis de Cuba se enfrentan a nuevas normas

La televisión mostró recientemente imágenes de la descarga en el puerto de La Habana de un lote de 106 buses comprados a China. También del arribo de 450 microbuses adquiridos en Rusia.

 

Fecha de publicación: 26-01-19
Largas filas de espera en las paradas por la búsqueda de un taxi.
Por: AFP

Abordar la “guagua” –ómnibus– que pasa llena en La Habana es una aventura. No cubren la demanda. Los taxis, muchos de ellos de los años cincuenta, han llenado ese vacío, pero nuevas normas para su circulación les hizo pisar el freno y complicó el transporte en la Isla.

“El transporte nunca ha funcionado y ahora está peor”, dice Lorena Mastiñeira, de 20 años, mientras intenta “pescar algo” para llegar a la universidad, en el parque El Curita, en La Habana, donde coinciden taxis privados y ómnibus estatales.

La joven achaca el empeoramiento “a la ley que salió en diciembre” para los taxistas privados en la capital, como parte de un plan de “reordenamiento y control del transporte no estatal”, que el gobierno definió inicialmente como un experimento.

La norma obliga a los autos particulares que brindan servicio público a una revisión técnica para circular, situación complicada en un país con un parque automotor congelado en el tiempo, con sus autos antiguos conocidos como almendrones. Para muchos de ellos ya no existen repuestos.

También deben afiliarse a categorías para recorrido definido, que se hace en servicio colectivo del tipo uber pool, libre y clásico (para el turismo). También se controlará su consumo con una tarjeta para la compra de combustible.

En el parque, Luis Caballero, un jubilado de 70 años, al no encontrar un transporte colectivo, se queja porque debió pagar ocho dólares por un viaje en taxi que “valía 20 pesos cubanos (0.80 centavos de dólar)”. “Una barbaridad”, gruñó.

Cada vez que un almendrón se detiene en El Curita, decenas de personas se abalanzan sobre el
vehículo, pero el enjambre se dispersa cuando el conductor lanza la frase de moda: “carrera directa (personal)”, que infiere precios exorbitantes.

Decenas de almendrones emprenden la marcha vacíos, a la caza de un bolsillo solvente. Es una imagen recurrente por toda la ciudad. Hasta hace dos meses, esos autos, algunos destartalados y otros nuevos importados por el gobierno para ofrecer el servicio, circulaban por miles como taxis colectivos en La Habana, cobrando hasta el equivalente a un dólar por cabeza.

Eran un importante complemento de un sistema de transporte público estatal, que cubre solo el 71 por ciento de la demanda en La Habana, con 2.1 millones de habitantes.