Jueves 18 DE Abril DE 2019
Mundo

Al menos seis muertos en un ataque yihadista en la capital de Kenia

Al menos seis personas murieron el martes en el ataque de un comando de islamistas radicales somalíes shabab a un complejo hotelero y de oficinas en Nairobi, del que la policía seguía intentando rescatar a la gente atrapada la madrugada del miércoles, cuando aún se oían disparos.

Fecha de publicación: 15-01-19
Fuerzas de seguridad resguardan a gente que huye del lugar en Nairobi. FOTO: AFP/KABIR DHANJI Por: AFP

Poco antes de las 4H00 (1H00 GMT) se escucharon una detonación y varios disparos, mientras los policías intentaban neutralizar a los asaltantes aún vivos.

A las 3H30, un grupo de al menos 20 personas logró quedar en libertad, más de 12 horas después del inicio del ataque, constató una periodista de la AFP. Se desconocía si durante todo ese tiempo habían estado refugiados en el hotel o en las oficinas cercanas.

Este “ataque coordinado”, según los términos del jefe de la policía keniana, Joseph Boinnet, comenzó el martes hacia las 15H30 con una fuerte explosión que se escuchó a más de 5 km a la redonda.

El ataque fue rápidamente reivindicado por los shabab. El dispositivo utilizado en el ataque se parece al de otros atentados perpetrados por los shabab en Mogadiscio: una bomba explota (mediante un kamikaze o un coche bomba) y luego un comando penetra en el edificio para matar el máximo de personas.

Un fotógrafo de la AFP vio los cadáveres de cinco personas en la terraza de un restaurante del complejo. No muy lejos, el fotógrafo también vio el cuerpo de un kamikaze que se había hecho estallar. Un responsable del hospital MP Shah de Nairobi declaró a Citizen TV que fueron trasladados al centro siete heridos, uno de los cuales sucumbió.

Una fuente policial, que requirió el anonimato, dijo que vio 14 cadáveres, una información no confirmada por fuentes oficiales.

Entre los fallecidos se encuentra un ciudadano estadounidense, dijo un funcionario del Departamento de Estado.

El complejo de DusitD2 está situado en una zona donde numerosos edificios de oficinas se han ido instalado en estos últimos años.

– “Un destello de luz” –
La explosión inicial estuvo seguida de numerosos disparos durante más de una hora.

La brigada antiterrorista llegó rápidamente al lugar y un equipo de desminado hizo estallar el coche en el que había llegado el comando al lugar.

Poco después del ataque un guardia de una compañía de seguridad privada que trabaja en el lugar relató a la AFP que vio a “cuatro bandidos” a bordo de un vehículo, salir de él y continuar su camino a pie.

Simon Crump, que trabaja en una de las oficinas, dijo aterrorizado que los empleados se atrincheraron dentro luego de escuchar “varias” explosiones.

“No tenemos ninguna idea de lo que sucede. Los disparos vienen de varias direcciones a la vez”, describió.

Crump y sus colegas fueron después evacuados por las fuerzas de seguridad, así como las numerosas personas que se encontraban en el complejo y en los edificios aledaños.

John Maingi vio un “destello de luz” y oyó una “fuerte explosión” a nivel del restaurante Secret Garden, donde trabaja. “Cuando miré al exterior, vi una pierna arrancada. Nos escondimos en una habitación y los policías vinieron luego a rescatarnos”.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, “condenó firmemente” el ataque en un comunicado y expresó “su solidaridad” con la población y el gobierno de Kenia.

– Tras el Westgate, el Dusit –
Kenia ya fue objeto de importantes ataques yihadistas.

El 7 de agosto de 1998, un atentado reivindicado por Al Qaida contra la embajada estadounidense en Nairobi dejó 213 muertos y 5.000 heridos.

Desde que las Fuerzas Armadas kenianas se desplegaron en octubre de 2011 en Somalia para combatir a los islamistas shabab, Kenia suele ser blanco de ataques.

El 21 de septiembre de 2013, un comando islamista atacó el centro comercial Westgate de Nairobi. La operación para terminar con el comando duró 80 horas. El ataque dejó 67 muertos.

El 2 de abril de 2015 un comando mató a 148 personas en la universidad de Garissa (este), en su mayoría estudiantes.

Los shabab, expulsados de Mogadiscio en 2011, perdieron la mayoría de sus bastiones. Pero siguen controlando importantes sectores rurales desde donde lanzan operaciones de guerrilla y atentados suicida, incluso contra la capital, objetivos gubernamentales, de seguridad o civiles.

El gobierno somalí tiene el apoyo de la comunidad internacional y se sostiene ayudado por los 20.000 hombres de misión de la Unión Africana en Somalia (AMISOM), a la que contribuye Kenia.

 

Etiquetas: