Sábado 23 DE Marzo DE 2019
Mundo

Un adiós a Carlos René García Escobar

El escritor y antropólogo, autor de la novela “La llama del retorno” y del “Atlas Danzario de Guatemala”, falleció el pasado sábado.

Fecha de publicación: 10-12-18
Por: Redacción Oculta elPeriódico
Más noticias que te pueden interesar

El antropólogo y escritor guatemalteco Carlos René García Escobar falleció la tarde del pasado sábado 8 de diciembre, a causa de una afección cardiaco-respiratoria, según informaron sus familiares y amigos. Era uno de los narradores más representativos de la generación de los 80. Su novela La llama del retorno (1984) es la primera obra en Guatemala que trata, desde la experiencia personal, el fenómeno de la emigración contemporánea hacia Estados Unidos.

Como académico, dedicó buena parte de su labor a la antropología de la danza. Una de sus obras más importantes es el Atlas Danzario de Guatemala (1996, 2011), que le valió el Premio al Investigador del Año de la Universidad de San Carlos. Su tesis Talleres, trajes y danzas tradicionales de Guatemala. El caso de San Cristóbal Totonicapán se convirtió en un libro de referencia y fue publicado por la Editorial Universitaria de la Usac.

LA LLAMA DEL RETORNO

Durante sus años universitarios, participó en la militancia estudiantil, lo que lo llevó a emigrar a Estados Unidos a finales de los años 70, debido a la situación de violencia política que atravesaba el país. En la ciudad de Los Ángeles, California, conoció de cerca la situación de peligro e inestabilidad que vivían los emigrantes guatemaltecos y centroamericanos, por lo general sin papeles que permitieran su estancia en ese país. Este viaje sería definitivo para su carrera como escritor. A su regreso, comenzó la redacción de lo que sería su novela más importante, La llama del retorno, que envió a un concurso convocado por la Fundación Guatemalteca para las Letras. No ganó, pero llamó la atención del jurado, entre ellos el crítico más importante en ese momento, Francisco Albizúres Palma, quien recomendó su publicación. Fue la editorial Rin 78, manejada en la época por los escritores Juan Fernando Cifuentes y Max Araujo, la que publicó la primera edición de la novela.

Luego vendrían otras novelas como Ofensiva Final (1992) y El valle de la culebra (1999), que fueron publicadas junto a La llama del retorno y la obra inédita Avatar, en un volumen recientemente editado por Cholsamamaj y Pen Editores titulado Novelario (2018). Su obra cuentística está reunida en el libro El último Katún.

Carlos René García Escobar fue presidente de la Comunidad de Escritores de Guatemala y del Centro Pen de Escritores capítulo Guatemala, así como cofundador y miembro de la Red Centroamericana de Antropología. Fue coordinador General del II Encuentro Centroamericano de Antropología, Chiapas, Panamá y Belice en octubre de 1997 y fue escritor invitado a la 72º. Reunión Anual del Pen Internacional de Escritores realizada en la ciudad de Berlín, Alemania.

UNA VIDA

Nacido en la ciudad de Guatemala, el 23 de diciembre de 1948, vivió los primeros años de su infancia en la avenida Bolívar, en las instalaciones de la desaparecida Radio Bolívar que su padre dirigía. Su madre se encargaba de la sección infantil de la emisora, con un programa donde narraba cuentos para niños. La radio fue clausurada durante la contrarrevolución de 1954 y su familia se vio obligada a trasladarse a la colonia La Florida, que formaría gran parte de su identidad como guatemalteco.

Durante su niñez en La Florida, fue acólito de la iglesia de su barrio y acompañaba al párroco a ofrecer misas a lugares lejanos. En estos desplazamientos entró en contacto con mucha gente y se formó su gusto por los rituales, que más tarde convertiría en objeto de estudio. Su interés especial fueron las danzas que se celebraban en la colonia Lo de Bran, Mixco, lo que lo llevó más adelante a convertirse en uno de los bailadores. Esta fue una actividad artística que ejerció hasta el final de sus días.

Como tantos niños de su generación, el gusto por la literatura le llegó por la lectura de Emilio Salgari, que descubrió cuando una tía le regaló un ejemplar de El Corsario Negro, durante su adolescencia. Esto lo motivó a escribir pequeñas notas en las modestas publicaciones que circulaban en su barrio.

Llevó cursos de latín durante cinco años en el Seminario Conciliar y se graduó de Bachiller en el Instituto Nacional Central Para Varones. Luego se inscribió en la Escuela de Historia de la Universidad de San Carlos, donde obtuvo el título de Licenciatura en Antropología. Ahí comienza, además, su destacada carrera como docente y como investigador en el Centro de Estudios Folklóricos (Cefol), donde se especializó en el estudio de la danza tradicional guatemalteca.

Etiquetas: