Jueves 21 DE Marzo DE 2019
Mundo

¿Qué puede pasar tras el aplazamiento del voto sobre el acuerdo de Brexit?

Reino Unido dejará en menos de cuatro meses, el 29 de marzo de 2019, el bloque europeo. Si hasta entonces no se ratifica el acuerdo alcanzado, podría producirse una salida no regulada de la Unión Europea, lo que podría suponer consecuencias caóticas para la economía y la vida diaria.

Fecha de publicación: 10-12-18
Por: AFP
Más noticias que te pueden interesar

La primera ministra británica, Theresa May, anunció hoy en el Parlamento británico que pospone la votación que allí se iba a celebrar mañana martes sobre el acuerdo del “Brexit“, la salida del Reino Unido de la Unión Europea.

Por el momento se desconoce la nueva fecha de esta crucial votación, que al parecer se aplaza ante la perspectiva de una derrota para el Gobierno.

May quiere volver a debatir el acuerdo con sus homólogos de los países de la Unión Europea (UE) y con la cúpula del bloque. Sin embargo son cada vez más las voces que piden la dimisión de la jefa del Gobierno británico y un segundo referéndum del “Brexit“.

La primera ministra conservadora dijo a los parlamentarios que su decisión se debe a “la gran preocupación” sobre en el punto que compromete a Reino Unido a una situación de potencial indefinición en la frontera entre Irlanda e Irlanda del Norte. “Como resultado se rechazaría el acuerdo por una gran mayoría si continuamos y mañana votamos”, dijo May.

Estas son las próximas etapas y los escenarios posibles:

Volver a Bruselas

May anunció que se reunirá con sus homólogos de la UE y las autoridades europeas antes de la cumbre del jueves y viernes en Bruselas y buscará obtener “garantías adicionales” sobre el controvertido “backstop”, el mecanismo que permite evitar el retorno de una frontera entre la provincia británica de Irlanda del Norte y la República de Irlanda.

“No vamos a renegociar”, había dicho por la mañana una portavoz de la Comisión Europea. Pero nada impide que las dos partes “se concentren en un protocolo o una aclaración sobre un punto considerado importante para volver después ante el parlamento”, afirma una fuente europea.

Una fuente de Downing Street precisó que los contactos con los líderes europeos podrían llevarse también a cabo en los días antes y después de la cumbre.

Voto en el parlamento

Una vez terminados esos nuevos contactos, May debe volver a someter el texto a los diputados, en una fecha aún por determinar.

“La fecha de la votación estará determinada por la amplitud, y la naturaleza, de las discusiones con la Unión Europea”, afirmó la primera ministra.

Si obtiene nuevas garantías de Bruselas y ante el temor de un Brexit sin acuerdo, tal vez logre convencer a una mayoría de diputados de respaldar su texto, lo que llevaría a una salida tranquila el 29 de marzo con un periodo de transición inicialmente previsto hasta finales de 2020 pero ampliable hasta 2022.

Pero si los diputados lo rechazan, el gobierno deberá anunciar en un plazo de 21 días qué piensa hacer.

Brexit sin acuerdo

Si el texto es rechazado, el país podría verse abocado a salir de la Unión Europea sin un acuerdo.

Las relaciones económicas entre Reino Unido y la UE pasarían a estar regidas por las reglas de la Organización Mundial del Comercio (OMC) y se deberían aplicar de forma urgente una multitud de controles aduaneros y reglamentarios.

Es un escenario temido por los medios económicos británicos. Provocaría una caída de la libra y sumiría a las empresas en la incertidumbre.

Este escenario podría causar penuria de medicamentos, provocar atascos monstruosos en los puertos e impedir volar a los aviones de las aerolíneas británicas. Sin embargo, algunos diputados conservadores minimizan sus consecuencias afirmando que “más vale un Brexit sin acuerdo que un mal acuerdo”.

Elecciones

El rechazo del acuerdo debilitaría la posición de May, que podría enfrentarse a un voto de censura dentro de su propio partido para reemplazarla como jefa del ejecutivo.

Cabe también la posibilidad de que dimita ella misma si el rechazo a su texto es masivo.

La oposición laborista podría asimismo lanzar una moción de censura contra el gobierno que prosperase dada la corta e inestable mayoría en que se cimienta el ejecutivo de May. Esto conduciría a la formación de un nuevo gobierno en el plazo de dos semanas, o a la organización de nuevas elecciones legislativas, que es lo que desea el Partido Laborista.

También Theresa May puede decidir convocar nuevas elecciones generales anticipadas, una perspectiva poco probable pero que ya fue agitada por el ejecutivo para presionar a los diputados a que apoyen el acuerdo.

Segundo referéndum

La primera ministra siempre ha rechazado la idea de una segunda consulta popular sobre la cuestión pero la idea ha ganado terreno en los últimos tiempos dada la fuerte resistencia con la que choca su plan de salida de la UE.

Los laboristas advirtieron de que si no se convocan nuevas elecciones podrían posicionarse a favor de la convocatoria de un nuevo referéndum sobre el Brexit. Sin embargo, aunque la opción contase con el difícil apoyo de la cámara su organización precisa de tanto tiempo que exigiría retrasar la fecha del eventual Brexit.

Nada garantiza que esta nueva consulta diese un resultado diferente a la de junio de 2016, cuando 52% de los británicos votó a favor de salir de la Unión Europea.

Pero la justicia europea dejó claro el lunes que si Reino Unido decide dar marcha atrás, puedo hacerlo de forma unilateral hasta que no se haga efectiva su salida.

Etiquetas: