Jueves 13 DE Diciembre DE 2018
Mundo

El presupuesto y la quema del diablo

Fecha de publicación: 07-12-18
Por: Luis Figueroa
Más noticias que te pueden interesar

Tu sueldo se va como humo.

Si el presupuesto del gobierno fuera el diablo habría que quemarlo por partes. Comencemos por las plazas para fantasmas, los convivios y canastas navideñas, y los privilegios y canonjías para funcionarios y burócratas.

¡Todos a la pira! Y luego habría que seguir con toda asignación presupuestaria que beneficie y privilegie a individuos y grupos de interés particulares. ¡Nada que viole el principio de igualdad de todos ante la ley debería tener una partida en aquella piñata! ¡Todo a la lumbre!…pero claro, eso no va a pasar porque, ¿quién está dispuesto a pagar el costo de quitarles la teta a quienes viven del dinero que le es quitado a los tributarios? Seguramente, eso sí, podemos aspirar a que el presupuesto del gobierno fuera congelado durante diez años.

¿Por qué? Porque es demencial lo que está ocurriendo con el presupuesto; y adivina quiénes van a pagar los daños. Sí, tú entre otros; pero más, los más pobres.

A finales de noviembre, el Centro de Estudios Económico-Sociales presentó un análisis del presupuesto del gobierno antes de su aprobación y las cifras espantan.

Los tributos que pagas (si no están sobreestimados) solo financian el 71.7 por ciento del total del presupuesto, lo que significa que 28.3 por ciento del mismo habrá de ser financiado de otra forma. Normalmente por endeudamiento. ¿Quién crees que va a terminar pagando ese endeudamiento? ¡Adivinaste!, tú y los más pobres.

La maldad que hay en este arreglo es digna de Satanás.

El 64 por ciento de egresos va a servir para funcionamiento. Es decir que para sueldos y para la mala administración, el desperdicio y los privilegios de los funcionarios y burócratas. La maldad de esto es digna de Belcebú.

El endeudamiento se hará 70 por ciento mediante bonos, lo que quiere decir que un platal, se irá a la economía de papel, en vez de a la economía real y productiva. ¡Esto es digno del diablo!

Hoy, cuando quemes al diablo, recuerda que tu sueldo se va como humo cuando los políticos y burócratas toman tus tributos y los convierten en mala administración, desperdicio, corrupción y prebendas. ¿Y ahora? A monitorear de cerca ese presupuesto de Satán.

¿Qué de nuevo viste hoy en luifi61.com?

Etiquetas: