Jueves 17 DE Octubre DE 2019
Mundo

México: López Obrador asume la Presidencia con un proyecto nacionalista y social

El líder izquierdista obtuvo el 53 por ciento de los votos y su partido tiene la mayoría en ambas cámaras del Congreso.

 

Fecha de publicación: 01-12-18
La cancelación del aeropuerto, un proyecto de US$13.3 millardos, así como algunas propuestas de su bloque legislativo, impactaron en las últimas semanas.
Por: DPA

El exalcalde de Ciudad de México Andrés Manuel López Obrador se convierte hoy en presidente de México, la segunda mayor economía de América Latina después de Brasil, con un proyecto nacionalista, de centro-izquierda y con acento social.

López Obrador, de 65 años, recibirá la banda presidencial que porta desde 2012 Enrique Peña Nieto, del Partido Revolucionario Institucional (PRI, centro) en el Palacio Legislativo de San Lázaro para un periodo de seis años.

Doce jefes de Estado y de Gobierno, casi todos latinoamericanos, así como otros representantes de 35 países, asistirán a la ceremonia de investidura.

La lista de asistentes difundida por el equipo del presidente electo incluye a los presidentes de Cuba, Bolivia, Ecuador, Venezuela, Honduras, República Dominicana, El Salvador, Guatemala y Perú, así como al rey Felipe VI de España y el primer ministro de Portugal, Antonio Cósta. Estados Unidos tendrá la delegación más numerosa, encabezada por el vicepresidente Mike Pence.

La convicción del próximo presidente de México es que las políticas neoliberales de los pasados 30 años y la corrupción son la causa del empobrecimiento de millones de mexicanos y de la actual crisis de inseguridad y violencia, con unos 29 mil asesinatos anuales y 35 mil desaparecidos.

López Obrador, quien gobernará hasta 2024, ganó la Presidencia en julio pasado con amplio apoyo. Fue su tercer intento después de 2006 y 2012. Obtuvo el 53 por ciento de los votos y desde el comienzo de la legislatura en septiembre ya tiene la mayoría en ambas Cámaras del Congreso.

No obstante, entre sus votantes hay ahora una mezcla de esperanza y dudas después de la larga transición de cinco meses en la que ya tomó algunas decisiones, como anunciar la cancelación del proyecto para un nuevo aeropuerto en Ciudad de México a partir del resultado de una consulta popular informal.

“Estoy un poco expectante, porque todavía ni siquiera toma posesión del cargo y ya está tomando decisiones que siento que nos están empezando a afectar”, dijo Montserrat Yáñez, de 31 años. “Siento que está prometiendo mucho”, añadió esta analista de negocios en una consultora, quien votó por López Obrador. “Yo esperaría un poco más de mesura”.

El México que recibe López Obrador es un país de 123 millones de habitantes con una economía estable, pero con problemas de crimen organizado, modesto crecimiento económico -un dos por ciento anual- y mucha desigualdad.

López Obrador quiere desmontar varias de las reformas estructurales y proyectos de su antecesor, como la apertura del sector energético al capital privado o una reforma educativa que considera “neoliberal”.

La anunciada cancelación del aeropuerto -un proyecto de US$13.3 millardos-, así como algunas propuestas de su bloque legislativo en materia financiera y bancaria impactaron en las últimas semanas en la Bolsa y en el peso mexicano.

“El tema de lo que pasó con el aeropuerto nos repercute demasiado. Como tiene la mayor parte de las Cámaras y las Cámaras sí entraron en función antes que él, muchas de sus acciones ya están repercutiendo. Me preocupa mucho el tema de las simulaciones de democracia que hace”, cuestionó.

La transformación que propone incluye redactar una “Constitución moral” para recuperar los valores éticos en México y acabar con la corrupción poniendo el ejemplo.

 

El escritor y analista Jorge Zepeda Patterson compara a López Obrador con expresidente argentino Juan Domingo Perón.

PODER DE CONVOCATORIA

López Obrador es un hombre de masas. A un solo llamado suyo, decenas de miles de personas llenan las plazas públicas. Después de su victoria recorrió varias partes del país en una gira de agradecimiento. Dice que será un presidente itinerante y que consultará al pueblo directamente sobre sus programas de Gobierno con referendos ciudadanos.

En lo económico quiere apostar por el mercado interno. En lo social busca reducir las desigualdades. Evita pronunciarse en temas que entrarían en una agenda tradicional de izquierda, como el aborto y los matrimonios homosexuales, aunque su partido ya presentó un proyecto para legalizar la marihuana.

 

En política exterior, López Obrador rechaza la intervención en asuntos de otras naciones y dice que colaborará con todos los países del mundo, aunque su interés está sobre todo puesto en México.

Aunque muchos lo ven como una figura llegada desde fuera del sistema, “es un político profesional que ha hecho política desde que es joven en el principal partido político que había en este país”, dijo Willibald Sonnleitner del Centro de Estudios Sociológicos de El Colegio de México.

“No es alguien que viene de fuera, no es un militar que hizo un golpe de Estado y estuvo en la cárcel, no es un líder cocalero sin experiencia política, no es un empresario que pasa de una multinacional a la política”, agregó.

Sus críticos lo comparan con el presidente estadounidense Donald Trump y con los venezolanos Hugo Chávez y Nicolás Maduro de Venezuela.

Para el escritor y analista Jorge Zepeda Patterson, López Obrador se parece más al liderazgo personalista de Juan Domingo Perón, que llegó al poder en Argentina en 1946, que a otros líderes. “Su ambigüedad ideológica, su capacidad para flotar por encima de las definiciones o para convocar a las fracciones políticas más divergentes y su habilidad para negociar con las estructuras sindicales vigentes hacen recordar a la figura del líder argentino”, escribió antes de su triunfo en el diario El País.

EL PAÍS QUE RECIBE

México, la segunda mayor economía de América Latina después de Brasil, tiene altos niveles de inseguridad e impunidad, desigualdad social, tensiones migratorias con Estados Unidos y un crecimiento económico modesto. Al mismo tiempo es un país con estabilidad macroeconómica y atractivo para la inversión. La violencia del crimen organizado es uno de los desafíos más grandes, tras más de 29 mil asesinatos el año pasado, cientos de fosas clandestinas por todo el país y unos 35 mil desaparecidos. Por el lado económico, el crecimiento del dos por ciento anual es insuficiente para los empleos que se necesitan. -DPA

BAÑO de masas

Después de la ceremonia de investidura como nuevo presidente, Andrés Manuel López Obrador romperá con el protocolo habitual y se dará un baño de masas en Ciudad de México. López Obrador recorrerá a pie los dos kilómetros que hay entre el Palacio Legislativo de San Lázaro y el Palacio Nacional, donde se hará el almuerzo oficial con los jefes de Estado invitados. En 2012 hubo protestas alrededor de San Lázaro cuando Enrique Peña Nieto asumió la Presidencia. Pero López Obrador dice que a él lo cuida el pueblo. -DPA

“Un cambio de régimen”

Andrés Manuel López Obrador dice que su investidura no será un cambio de gobierno sino “un cambio de régimen”. Estas son las claves:

Cuarta transformación

El ex-Alcalde capitalino (2000-2005), de centro-izquierda, asegura que hará una transformación radical y pacífica de México, comparable con los tres mayores hitos del país desde el siglo XIX: la Independencia, la Reforma y la Revolución Mexicana. Su “cuarta transformación”, como la bautizó, consiste en acabar de tajo con la corrupción, ejercer un gobierno austero, sin lujos ni privilegios, establecer una “democracia auténtica” con consultas ciudadanas.

Ejes de su proyecto

Las grandes preocupaciones de López Obrador son la inseguridad, la pobreza del sur del país y los jóvenes, que considera abandonados y muchas veces caen en la delincuencia por falta de oportunidades y empleo. Para 2.6 millones de jóvenes prevé un programa de becas de estudio y empleos como aprendices en empresas. Para reducir la inseguridad quiere crear una Guardia Nacional. Para el sureste proyecta el Tren Maya, una ruta ferroviaria turístico-comercial que recorrerá 1,500 kilómetros, así como la siembra de más de un millón de árboles frutales y maderables y el corredor interoceánico, que unirá por vía férrea las costas del Pacífico y el Atlántico.

La relación con Estados Unidos

López Obrador, quien difícilmente dejará pasar ataques de Trump, aseguró que quiere una relación cordial y de cooperación con EE. UU. Trump tuvo hasta ahora un trato respetuoso hacia él.

Pero hay problemas complejos en la relación bilateral, en especial el migratorio y las amenazas de Trump de cerrar la frontera. López Obrador desea involucrar a Estados Unidos en una alianza para el desarrollo que ayude a frenar los flujos migratorios de México y Centroamérica. En materia comercial las diferencias de Trump con México quedaron en principio resueltas con la renegociación del tratado comercial de norteamérica en el gobierno saliente.

Su Gabinete

El gabinete de López Obrador será paritario, formado por ocho hombres y ocho mujeres. La edad promedio son unos 58 años. La más joven es Luisa María Alcalde, quien será ministra del Trabajo a los 31 años, y el más veterano es Javier Jiménez Espriú, designado ministro de Comunicaciones y Transportes a los 81. El ministro del Exterior, que llevará las relaciones con el resto del mundo, será Marcelo Ebrard, quien trabajó con él mientras fue Alcalde de la capital mexicana y que luego fue su sucesor en ese cargo.

“Yo ya no me pertenezco, estoy al servicio de la Nación, soy un hombre de Nación. Entonces tengo que cumplirle al pueblo de México. Mi amo es el pueblo de México, es mi responsabilidad no fallarle y no le voy a fallar”.

 

Andrés Manuel López Obrador, presidente electo de México.