Jueves 15 DE Noviembre DE 2018
Mundo

Presidente Trump honra en Pensilvania a los “héroes” del 11-S

Hace 17 años, Al Qaeda secuestró cuatro aviones: estrelló dos en las Torres Gemelas, otro en el Pentágono y el restante cayó en Pensilvania: Más de 3 mil muertos, especialmente en Manhattan.

Fecha de publicación: 11-09-18
Por: por Jerome Cartillier / AFP
Más noticias que te pueden interesar

Shanksville – El presidente Donald Trump llegó hoy a esta localidad de Pensilvania, para conmemorar los ataques del 11 de septiembre y honrar a los “héroes” del vuelo 93 que con su coraje “cambiaron el curso de la historia”, cuando se cumplen 17 años de la tragedia.

Bajo un cielo gris, alabó el coraje de “estos hombres y mujeres” durante una ceremonia en la que se leyeron los nombres de los pasajeros y miembros de la tripulación, algunos de los cuales fueron pronunciados con la voz quebrada por sus familiares y seres queridos.

El 11 de septiembre de 2001, el avión –uno de los cuatro vuelos que fueron secuestrados por el grupo yihadista Al Qaeda– se estrelló a las 10:03 hora local en un campo en esta pequeña localidad ubicada a unos 270 kilómetros al noroeste de Washington.

Los pasajeros, que habían sido advertidos por sus seres queridos de los ataques contra el World Trade Center, de Nueva York, se despidieron y después intentaron hacerse con el control de la nave y el vuelo, en lugar de estrellarse contra la capital estadounidense. Se precipitó a tierra en medio del campo.

Desde entonces, los que viajaban en ese vuelo han sido honrados como héroes. Se cree que los secuestradores querían utilizarlo para atacar el Capitolio que alberga al Congreso, donde ese día de 2001 había plenaria.

“Este memorial es una mensaje para el mundo: Estados Unidos no va a ceder nunca, jamás frente a la tiranía”, dijo Trump, que reiteró su determinación para “hacer todo lo posible para garantizar la seguridad de Estados Unidos”.

Trump llegó acompañado por su esposa Melania, en un día que simboliza la unidad nacional, una ocasión que le brinda un respiro temporal de una coyuntura especialmente difícil en Washington.

Este viaje se produce justo cuando el periodista de investigación Bob Woodward saca al mercado el libro “Fear: Trump in the White House” (Miedo: Trump en la Casa Blanca), una obra que lo describe como una persona incapaz de ocupar el Despacho Oval.

“Nunca ningún acto terrorista va a poder cambiar lo que somos”, dijo por su parte el expresidente Barack Obama en Twitter.

La Torre de las Voces

La pareja presidencial visitó el recién inaugurado monumento Torre de las Voces, una estructura de casi 30 metros con 40 campanas que representan a cada una de las víctimas. El sonido de estas cambia según la intensidad y la dirección del viento.

A la hora exacta en que el avión se estrelló contra las colinas dejando una inmensa humareda, los nombres de cada víctima fueron leídos en voz alta. La historia del aparato siniestrado, que cubría la ruta Newark–San Francisco, ha inspirado muchas películas incluyendo “United 93”, del director Paul Greengrass.

Los últimos momentos del vuelo y las conversaciones entre los pasajeros, los miembros de la tripulación y los secuestradores en la cabina fueron difundidas en 2006 en un tribunal durante el proceso contra el francés Zacarias Moussaoui.

Conmocionados

Los gritos que fueron registrados en la cabina dejaron conmocionados a miembros del jurado y asistentes de aquella audiencia del proceso que sentenció a Moussaoui, único condenado en Estados Unidos por los hechos. Los ataques del 11 de septiembre, que destruyeron las Torres Gemelas, dejaron casi 3 mil muertos, la mayoría en Manhattan.

En Nueva York, unos mil familiares, bomberos, policías y funcionarios se reunieron junto a las dos enormes fuentes del memorial del 11/9 para marcar el aniversario. “No es un día para hablar de política, es un tema de corazón; necesitamos estar unidos , es la única manera de enfrentar el dolor”, declaró Alice Greenwald, presidenta del memorial, al canal local New York 1.

Un signo de la magnitud de la devastación en la ciudad es que la estación de metro de Cortlandt Street, que quedó sepultada por los escombros, recién abrió el sábado pasado.

“WTC Cortlandt es más que una estación de metro”, afirmó Joe Lhota, presidente de la Autoridad de Transporte Metropolitano. “Es un símbolo de la determinación de los neoyorquinos a rehacer su vida”, concluyó.

Además de las personas muertas o heridas hace 17 años, miles de rescatistas, policías, obreros de la construcción o residentes del Bajo Manhattan desarrollaron desde entonces enfermedades mortales a raíz del humo tóxico que emanó del lugar durante meses.

 

Etiquetas: