Domingo 23 DE Septiembre DE 2018
Mundo

Fotógrafo de la revista “National Geographic” narra su experiencia con el renacer de los pandas

El autor del libro “Panda Love” documentó los esfuerzos de China para criar pandas en cautiverio y luego liberarlos.

Fecha de publicación: 13-08-18
Por: Kyle Almond CNN
Más noticias que te pueden interesar

Tras años de ensayos en donde la prueba y el error han sido los que enseñen los secretos de la reproducción de los osos panda en cautiverio, los científicos chinos descubrieron que para lograr que esa especie fuera retirada de la lista de animales en peligro de extinción, era necesario adoptar técnicas serias y desarrollarlas con pasión por revivir al icónico oso panda de la China.

La población de pandas salvajes está aumentando gracias a los esfuerzos para criar pandas en cautiverio y luego liberarlos en su hábitat natural.

 

Ami Vitale, fotógrafo de la revista “National Geographic” tuvo acceso a las instalaciones chinas donde se dedican a salvar pandas, por medio de técnicas simples, pero que se deben desarrollar con la seriedad del caso.

 

Allí los cuidadores usan trajes de panda rociados con orina y heces de panda para cubrir el aroma humano, para limitar la familiaridad de los osos con los humanos, con el objetivo de que puedan sobrevivir en la naturaleza.

Entre los secretos decodificados por los científicos criadores de osos pandas se descubrió que las hembras solo tienen entre 24 y 72 horas al año para quedar embarazadas. Y para que se pueda aprovechar esa estrecha ventana de oportunidad, no es nada más de encerrar a un macho con una hembra.

Las hembras buscan a un compañero especial, el que es seleccionado por su aroma. De esa cuenta, deben sacar a la hembra del recinto y meter al macho, quien en soledad orinará los árboles a la altura de la nariz de la hembra quien deberá calificar el olor.

 

Si es del agrado de la hembra, serán puestos juntos en un recinto diferente para que ambos puedan explorar su olor para encontrar simpatía.

Sin embargo, en el criadero de pandas, también se utiliza la inseminación artificial, la que requiere que endocrinólogos monitoreen las hormonas femeninas para saber el momento exacto cuando está ovulando.

 

Los casos con éxito, aproximadamente la mitad de todos los nacimientos de pandas producen gemelos.

 

En la naturaleza la madre simplemente toma al más fuerte y deja morir a los débiles. Sin embargo, en el criadero mientras un cuidador disfrazado de panda alimenta a un cachorro, la madre panda lo hace con el otro para luego intercambiar la crianza.

Preparándolos para la naturaleza

Para que un panda sea liberado en su hábitat debe superar pruebas como quitar sanguijuelas, escoger el mejor bambú, demostrar que puede huir de los depredadores. Todo por medio de pruebas donde el animal demuestra que está listo para ser independiente.

“Los pandas no son tan suaves como parecen. Su pelaje es grueso, huelen a perros mojados y chillan y hacen todo tipo de sonidos diferentes, pero así tan lindos como son, hay que recordar que son osos”, indicó Vitale tras la experiencia.

 

“Cuanto tienen más de seis meses de edad, pueden ser increíblemente dolorosos. Tienen dientes y garras y aman trepar… tengo cicatrices en las piernas que me han dejado bebés pandas que intentan subirme por las piernas”, apuntó.

En 1960, únicamente el 30 por ciento de los pandas infantiles nacidos en cautiverio sobrevivían, ahora es el 90 por ciento el que sobrevive, gracias a los avances en la experiencia de crianza y a la tecnología.

 

 

Etiquetas: