Sábado 19 DE Octubre DE 2019
Mundo

Fujimorismo vive su “Día D” en el pleno del Congreso

La pugna entre los hijos de Alberto Fujimori conduciría a una inédita contienda electoral que posiblemente los enfrentaría en las urnas en 2021.

Fecha de publicación: 07-06-18
Imagen de archivo de Kenji Fujimori en el Congreso peruano.
Por: AFP

El futuro del fujimorismo, primera fuerza política de Perú, sería definido ayer cuando el Congreso decida si destituye al popular legislador Kenji Fujimori, en una crucial batalla de la guerra que libra contra su hermana Keiko.

En el aniversario del Día D, el  desembarco aliado en Normandía del 6 de junio de 1944, Kenji se sentó en el banquillo, en una sesión de ribetes épicos del Congreso, acusado de haber intentado comprar votos para impedir la destitución del entonces presidente Pedro Pablo Kuczynski, quien renunció en marzo.

“Soy un hombre honesto y tengo la conciencia limpia. Siempre he trabajado y nunca he recibido privilegios (…). Si alguno cree que aquí termina mi vida política, pues están totalmente equivocados, porque esto recién empieza”, declaró Kenji ante el plenario, derramando algunas lágrimas.

Dos aliados de Kenji, Bienvenido Ramírez y Guillermo Bocángel, están acusados con él. Si son destituidos, los tres serán reemplazados por partidarios de Keiko que eran “suplentes” en la papeleta electoral fujimorista en 2016.

El debate comenzó a las 11h00 locales y al cierre de esta edición parecía prolongarse.

El fujimorismo se encamina al cisma por el empeño de Keiko de expulsar del Congreso a su hermano, lo que podría conducir a que ambos se enfrenten en las presidenciales de 2021.

Los hermanos se disputan el legado político de su padre, el expresidente Alberto Fujimori (1990-2000), quien fue condenado por crímenes contra la humanidad y corrupción, pero muchos peruanos lo veneran porque acabó con el terrorismo de Sendero Luminoso y la hiperinflación heredada de Alan García (1985-1990).

Pelea

El quiebre en el fujimorismo comenzó con las gestiones para el indulto al expresidente. Keiko, de 43 años, se oponía al indulto alegando que su padre debía ser liberado sin mediación del gobierno. Pero Kenji, de 38 años, batalló por el indulto y para lograrlo apoyó a Kuczynski, quien había derrotado a Keiko en 2016. –AFP