Lunes 12 DE Noviembre DE 2018
Mundo

Arkadi Babchenko, el reportero que regresó de la muerte

Menos de 24 horas después del anuncio de su muerte, el periodista ruso apareció vivo durante una rueda de prensa en la capital ucraniana y explicó haber participado en un montaje en el marco de una “operación especial” preparada durante dos meses.

Fecha de publicación: 30-05-18
Por: AFP
Más noticias que te pueden interesar

Arkadi Babchenko ha sido soldado, escritor, corresponsal de guerra y periodista de oposisión. Su vida ha estado llena de imprevistos, pero nada comparado con el último: la escenificación de una muerte que siempre dijo temer.

Babchenko apareció este miércoles en una rueda de prensa, menos de 24 horas después de que las autoridades anunciaran su asesinato. Los servicios de seguridad ucranianos admitieron haber simulado su muerte para desbaratar un complot ruso para acabar con su vida.

Los servicios de seguridad ucranianos (SBU) anunciaron además haber detenido al hombre que planeaba el homicidio de Babchenko e indicaron que este había recibido US$40.000 de los “servicios especiales rusos” para preparar el asesinato.

“Gracias a esta operación fuimos capaces de desbaratar un complot cínico y aportar pruebas de cómo el servicio de seguridad ruso estaba urdiendo este crimen”, añadió Gritsak. “Me gustaría pedir perdón por todo lo que han sufrido”, declaró el periodista ante la prensa.

Al abandonar Rusia en febrero de 2017, Babchenko, de 41 años, denunció una “campaña espantosa” de “acoso” en su contra tras una publicación en las redes sociales sobre la caída de un avión militar ruso que se dirigía a Siria a fines de 2016.

Primero estuvo en República Checa, luego en Israel y finalmente se instaló en Kiev, al igual que otros críticos del presidente Vladimir Putin. El periodista dice haber recibido “miles” de amenazas.

El martes por la noche, la policía había anunciado que el reportero de 41 años había sido ejecutado de tres disparos por la espalda cuando regresaba a su apartamento.

La noticia de la “muerte” del reconocido corresponsal de guerra y exsoldado había provocado una serie de acusaciones entre Kiev y Moscú, así como una gran conmoción entre sus compañeros de profesión y decenas de periodistas se habían reunido ante la sede de la embajada rusa en la capital ucraniana.

“Totalmente directo, totalmente honesto. Un verdadero artista, un escritor para el cual era más importante posicionarse que describir simplemente lo que ocurría”, recordaba un editorial del diario de oposición ruso Novaia Gazeta cuando todos pensaban que había muerto.

“Era el talento lo que lo empujaba hacia adelante. El talento le dictaba los textos que publicaba. Algo que no entendieron los bastardos que lo esperaron en el hueco de su escalera”, añadió el periódico con el que Babchenko ha colaborado.

Un activista coloca retratos del periodista Arkadi Babchenko en la embajada rusa en Kiev, tras conocer su supuesta muerte. Sergei SUPINSKY / AFP

 Guerras de Chechenia

En Rusia, Babchenko se hizo conocer primero por sus crudos relatos de las dos sangrientas guerras de Chechenia, en las que participó como soldado conscripto a los 18 años en la primera y como voluntario en la segunda.

En un libro publicado en Francia con el título “El color de la guerra”, cuenta sin ambages su experiencia en los conflictos: la violencia, las atrocidades, el alcoholismo, el hambre, la corrupción.

Tras dejar el ejército, y con un título en Derecho internacional en la mano, comenzó a trabajar como corresponsal de guerra para medios rusos, entre ellos el prestigioso diario Novaia Gazeta, para el que cubrió el breve conflicto con Georgia en 2008.

También cubrió, en artículos destacados en Ucrania, el levantamiento proeuropeo del Maidán en Kiev durante el invierno (boreal) de 2014, y luego el conflicto con los separatistas prorrusos en el este del país, en el que denunció el papel de Rusia, apoyando la tesis de Kiev según la cual ésta sostiene militarmente a los rebeldes, lo que Moscú siempre negó.

Decididamente opuesto a la política del Kremlin, criticó con frecuencia la intervención a partir de 2015 del ejército ruso en Siria e incluso publicó un texto en Facebook sobre un avión ruso que se estrelló en el mar Negro con 92 personas a bordo, en su mayoría miembros del célebre Coro del Ejército Rojo.

Aquel mensaje, en el que mencionó los bombardeos rusos en Alepo (norte de Siria) y calificó a su país de “agresor”, le valió numerosas amenazas y una petición para que fuese desposeído de su nacionalidad y expulsado de Rusia.

 

Etiquetas: