Jueves 15 DE Noviembre DE 2018
Mundo

Gustavo Petro: ¿De “comandante Aureliano” a señor presidente?

Con su estilo de hablar pausado y su seriedad habitual, Gustavo Petro se convirtió hace años en el principal líder de la izquierda colombiana y cree con firmeza que en agosto jurará al cargo de presidente de su país.

Fecha de publicación: 26-05-18
Petro, durante el debate televisivo del pasado jueves, en Bogotá. FOTO: AFP/LUIS ACOSTA Por: DPA
Más noticias que te pueden interesar

Gustavo Francisco Petro Urrego nació el 19 de abril de 1960 en Ciénaga de Oro, un municipio del caribeño departamento de Córdoba, y desde muy joven mostró inclinación por las ideas de izquierda, que lo llevaron a enrolarse a los 17 años en el otrora grupo guerrillero Movimiento 19 de Abril (M-19).

“Aureliano”, su alias dentro de la organización armada, cumplió una actividad más política que militar, que no le impidió seguir estudiando y recibir el título de economista de la Universidad Externado de Colombia.

Sus primeras actividades políticas las desplegó en Zipaquirá, una ciudad andina próxima a Bogotá, donde el hoy candidato presidencial fue concejal de 1984 a 1986.

Uno de los golpes más espectaculares lo dió el M-19, de orientación bolivariana y nacionalista, en 1978, cuando robó un arsenal en una guarnición militar. La participación de “Aureliano” consistió entonces en ocultar parte de esas armas.

Petro cumplió dos años de prisión por ese caso y, tras la desmovilización del grupo guerrillero en 1990, perfeccionó sus estudios de economía con un curso de administración pública.

Su llegada al Congreso ocurrió a comienzos de los años 90, cuando fue elegido representante a la Cámara por el departamento de Cundinamarca, tras lo cual recibió amenazas de muerte que lo llevaron a salir del país en 1996 con un cargo diplomático en la embajada colombiana en Bélgica.

En 1998 obtuvo de nuevo un escaño en la Cámara de Representantes, que mantuvo en los comicios parlamentarios de 2002, hasta que en 2006 se postuló al Senado.

En su trabajo como senador ganó un notable protagonismo que lo catapultó como uno de los principales líderes de la oposición al denunciar los nexos de congresistas, en su mayoría de la coalición derechista que respaldaba al entonces presidente Álvaro Uribe (2002-2010), con los grupos paramilitares de ultraderecha.

Su ascenso en la política siguió en marcha en octubre de 2011, cuando fue elegido alcalde de Bogotá, cargo en el cual aplicó un énfasis especial en la defensa del medio ambiente y en medidas de tipo social, y ganó el apoyo de defensores de los animales por su postura contra las corridas de toros, las cuales prohibió.

Sin embargo, no pudo terminar su mandato por un proceso disciplinario de la Procuraduría General, en el marco del cual fue destituido en 2013 por el manejo de contratos para la recogida de las basuras. Además, el organismo lo inhabilitó por 15 años para el ejercicio de cargos públicos.

Las sanciones, empero, fueron revocadas el año pasado por el Consejo de Estado, por lo que pudo inscribir su candidatura presidencial a nombre de la coalición Petro Presidente, formada por su partido Progresistas y el Movimiento Alternativo Indígena y Social (MAIS).

Catalogado por sus detractores de “comunista” y “castrochavista”, Petro ha tratado de marcar distancias con las ideas radicales de izquierda al afirmar que Venezuela, tal como está ahora, es un estado fallido y que su presidente, Nicolás Maduro, es “un dictador que mata”.

Etiquetas: