Jueves 15 DE Noviembre DE 2018
Mundo

Nicaragua: Ejército se distancia de Ortega y afirma que no reprimirá manifestaciones de la población

El Ejército de Nicaragua aseguró hoy que no se involucrará en actos de represión contra civiles que desde el mes pasado protestan contra el Gobierno de Daniel Ortega, mientras los disturbios violentos se recrudecieron en las últimas horas en distintas ciudades del país.

Fecha de publicación: 12-05-18
Barricadas y quema de llantas en Masaya. FOTO: AFP/DIANA ULLOA Por: DPA
Más noticias que te pueden interesar

“No hay un solo soldado involucrado en hechos de represión”, dijo a dpa el portavoz militar, coronel Manuel Guevara. Agregó que en este período de agitación social, el papel del Ejército ha sido “resguardar objetivos vitales para el funcionamiento del país”.

El Ejército continuará “estrictamente apegado” a las normas establecidas en la Constitución de la República, afirmó Guevara. “Creemos que el diálogo es la solución” a este conflicto, añadió.

Las protestas iniciaron el mes pasado con una manifestación de estudiantes contra una reforma al Seguro Social que aumentaba los aportes de trabajadores y empresarios, pero se extendieron debido a la violenta acción de la Policía y de fuerzas de choque del Gobierno contra civiles.

Los más recientes enfrentamientos entre manifestantes opositores y activistas sandinistas ocurrieron la noche del viernes en Matagalpa (norte), Chinandega y León (occidente) y continuaron el sábado en la ciudad de Masaya, a 25 kilómetros de la capital.

Testigos dijeron que en medio de una gran tensión, desconocidos incendiaron el emblemático mercado de artesanías de Masaya, uno de los sitios turísticos coloniales más concurridos de la ciudad.

Alvaro Leiva, director de la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH, no gubernamental) dijo al canal 15 de televisión que tres policías fueron retenidos por pobladores civiles, que los señalan como presuntos responsables del incendio.

En las calles del barrio indígena de Monimbó, ubicado en Masaya y considerado un símbolo de la lucha insurreccional contra la dictadura de Anastasio Somoza (1979), los choques entre manifestantes y policías antimotines se prolongaron durante horas.

Los uniformados lanzaron gases lacrimógenos y balas de goma para desalojar a los pobladores, que se resistían lanzando piedras y morteros (bombas de fabricación casera).

El portal gubernamental “El 19” responsabilizó de los sucesos en el interior del país a “grupos vandálicos” y “manifestantes violentos”.

Sin embargo, Víctor Cuadras, líder del Movimiento Universitario 19 de Abril (M19A) señaló a policías y activistas del Gobierno de haber “reprimido salvajemente” a manifestantes civiles.

En entrevista con dpa, Cuadras acusó al presidente Ortega de “sabotear los esfuerzos de diálogo”, pese a que el gobernante envió un mensaje aceptando conversar con los estudiantes, la empresa privada y la sociedad civil.

“Ortega envió anoche un mensaje pero simultáneamente mandó a sus fuerzas a reprimir al pueblo. ¿Cómo podemos entender eso?”, se preguntó Cuadras.

Los líderes del M19A, junto a representantes del sector privado y de la sociedad civil, anunciaron el viernes estar listos para dialogar e instaron al Gobierno que invite a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de la OEA para que investigue las muertes ocurridas durante las protestas.

Minutos después, el cardenal Leopoldo Brenes, presidente de la Conferencia Episcopal y que mediará en el diálogo, dio al Gobierno un plazo hasta el mediodía del lunes para que gire invitación a la CIDH.

Al dar a conocer la casi inmediata respuesta de Ortega, la vicepresidenta Rosario Murillo respondió que desean el diálogo aunque no hizo mención a la demanda de presencia de la CIDH.

El protocolo internacional establece que la comisión sólo puede ingresar a un país con una invitación oficial previa. La comisionada Antonia Urrejola reiteró el viernes por la noche al Gobierno la solicitud de ingreso a Nicaragua.

Víctor Cuadras aseguró que “Ortega le teme” a la CIDH “porque sabe que apenas entren al país se caerá todo el teatro del Gobierno y verán que se maneja un discurso de supuesto apoyo al diálogo, mientras se reprime al pueblo”.

En tanto, la ANPDH informó que un estudiante que había sido herido de bala el pasado 20 de abril murió este sábado. El joven fue dado de alta de un hospital en Estelí (norte) pese a que ameritaba continuar la atención médica, declaró el director de la entidad, Alvaro Leiva.

La ANPDH contabiliza 54 muertes en los sucesos de violencia registrados desde abril, mientras las autoridades solo reconocen 13 fallecidos.

Etiquetas: