Martes 12 DE Noviembre DE 2019
Mundo

Donald Trump amenaza con lanzar misiles sobre Siria

La Agencia Europea de Seguridad Aérea emitió un mensaje sobre “posibles ataques aéreos en Siria (…) dentro de las próximas 72 horas”.

Fecha de publicación: 12-04-18
Por: DPA/AFP

 

El presidente estadounidense, Donald Trump, amenazó ayer a Rusia con lanzar misiles en Siria en respuesta al supuesto ataque con armas químicas contra el bastión rebelde de Duma, del que Washington acusa al gobierno sirio de Bachar el Assad, aunque este lo niega.

“Rusia promete derribar cualquier y todos los misiles disparados contra Siria. ¡Prepárate Rusia, porque llegarán, bonitos y nuevos e ‘inteligentes’!”, tuiteó el presidente estadounidense.

“¡No deberían estar aliados con un animal asesino que gasea a su pueblo y lo disfruta!”, añadió Trump, en referencia al apoyo de Rusia al presidente Assad. El mandatario estadounidense tensa así aún más la situación con Moscú. “Nuestra relación con Rusia es peor que nunca, y eso incluye la Guerra Fría”, afirmó ayer.

El tuit de Trump llega después de que el lunes amenazara con responder en un plazo de 24 o 48 horas al supuesto ataque con armas químicas contra Duma, el último bastión rebelde de la región de Guta Oriental.

Estados Unidos aún está revisando las informaciones sobre el supuesto ataque con sustancias químicas, comunicó ayer el secretario de Defensa de ese país, James Mattis. Cuando se le preguntó si había suficientes pruebas para acusar al Gobierno sirio del ataque, dijo: “Aún estamos analizando informaciones de inteligencia, nuestras y de nuestros aliados”. El Pentágono está dispuesto a poner a disposición de Trump opciones militares, añadió.

Poco antes de que Trump lanzara su advertencia en la red social, el embajador ruso en Líbano había afirmado que Rusia interceptaría cualquier misil estadounidense sobre territorio sirio. “Si hay un ataque por parte de Estados Unidos (…) los misiles serán derribados y los objetos desde los que se lancen serán atacados”, dijo el embajador Alexander Sassypkin en la televisión libanesa, según recogió la agencia rusa Interfax.

El Ejército ruso afirmó que el presunto ataque químico fue una “puesta en escena” de los Cascos Blancos, la organización de socorristas sirios, primera en denunciar el ataque.

El presidente ruso, Vladimir Putin, dijo esperar que “el sentido común” se imponga en las relaciones internacionales “cada vez más caóticas”. El miércoles, pidió al primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, “abstenerse de cualquier acción que pueda desestabilizar aún más la situación” en Siria, según indicó el Kremlin al informar sobre una conversación telefónica entre los dos mandatarios.

Damasco, en tanto, volvió a acusar a Washington de apoyar a los “terroristas” y calificó de “escalada peligrosa” las amenazas de Trump, según una fuente de la Cancillería, citada por la agencia Sana.

 

Tensa espera

 

 

El destructor lanza-misiles USS Donald Cook partió el lunes del puerto Lanarca, Chipre, donde hacía una escala, y se encuentra en una zona donde fácilmente podría atacar Siria.

El Ejército sirio desalojó sus principales bases aéreas y militares en el país y puso a sus fuerzas en alerta ante una posible acción de EE. UU. contra instalaciones del gobierno, según el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos. Las tropas de Assad ya habían comenzado a retirarse el martes de algunas de sus bases.

Aerolíneas que operan cerca del espacio aéreo sirio fueron alertadas de posibles ataques.

Donald Trump bombardeó en abril de 2017 una base militar siria en respuesta a un ataque con gas sarín en Jan Sheijun, del que acusaron al régimen de Assad y que dejó 80 civiles muertos. El régimen sirio siempre ha negado su responsabilidad por los ataques químicos que se le han atribuido durante la guerra que devasta el país desde 2011. –AFP/DPA

 

500

personas  tratadas tras el bombardeo a Duma mostraron signos de haber sufrido un ataque químico, según la Organización Mundial de la Salud. Según este organismo, murieron más de 70 personas que buscaron refugio en los sótanos durante el bombardeo, 43 de ellas como consecuencia del uso de sustancias tóxicas.