Lunes 24 DE Junio DE 2019
Mundo

Costa Rica elige presidente en medio de la polarización

La abolición del Ejército hace casi siete décadas le permitió a esta nación canalizar recursos hacia programas de bienestar social, educación y salud. Es el país con mejor índice de desarrollo humano de Centroamérica.

Fecha de publicación: 02-04-18
Carlos Alvarado llegó a votar junto a dirigentes de otros partidos que apoyaron su candidatura y su esposa, Claudia Dobles.
Por: dpa/afp

Al cierre de esta edición, Costa Rica concluía la segunda ronda de elecciones presidenciales tras una jornada de 12 horas, con un país polarizado entre el predicador evangélico Fabricio Alvarado y el exministro oficialista Carlos Alvarado.

Unos 3.3 millones de costarricenses estaban convocados a las urnas en 6 mil 600 centros electorales, en una jornada que transcurrió en calma pese al clima de división por las ideas contrapuestas de los aspirantes, en los que el predicador evangélico se opuso al matrimonio homosexual, mientras su adversario defendió ese derecho.

Además, en el exterior también votaron los costarricenses en los 52 consulados habilitados para recibir sufragios, informó el Ministerio de Relaciones Exteriores.

Los dos candidatos votaron con pocos minutos de diferencia y fueron recibidos por multitudes en diferentes puntos de la capital.

“No habrá en un Gobierno mío discriminación contra ningún sector”, aseguró Fabricio Alvarado, candidato del Partido Restauración Nacional (PRN), tras emitir el voto en San José.

El periodista, exdiputado y cantante de música cristiana, de 43 años, es considerado un ultraconservador y un fundamentalista religioso, que cuenta con el respaldo de iglesias y movimientos neopentecostales, que han proliferado en América Latina. Su perfil despertó temores de un retroceso en materia de derechos, en un país que se precia de ser el más progresista de América Central.

Durante la campaña electoral, el político se manifestó en contra del matrimonio entre las personas del mismo sexo, la fecundación in vitro o la aplicación de guías sexuales en centros de enseñanza media, entre otros temas.

Mientras votaba el aspirante evangélico, llegó al lugar con un grupo de mujeres con trajes rojos al estilo de la serie de televisión “El cuento de la criada”, basada en la novela de Margaret Atwood.

 

Fabricio Alvarado emitió el sufragio en un centro de votación en San José. El ganador asumirá la presidencia por un período de cuatro años a partir del 8 de mayo.

“Estamos protestando en contra del fundamentalismo”, explicó Gabriela Clark, activista del movimiento “Somos Nuestras”.

En cambio, en la localidad de Pavas, oeste de San José, Carlos Alvarado, del Partido Acción Ciudadana (PAC, centroizquierda) manifestó querer “no solo preservar la democracia, la paz y el respeto a la naturaleza, sino proyectar a Costa Rica al futuro “.

El exministro de Desarrollo Social, periodista y politólogo, de 38 años, pregona una agenda que incluye el apoyo al matrimonio homosexual y a un estado laico.

La marcada diferencia de propuestas generó un debate a raíz de una resolución de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, que en enero ordenó a todos sus estados miembros garantizar los derechos de la población LGBTI, entre ellos el matrimonio entre parejas del mismo sexo.

 

Crisis fiscal y violencia

> El próximo mandatario de Costa Rica se encontrará un país golpeado por una grave crisis fiscal, una ola de violencia y guerra de bandas de narcotraficantes, corrupción y un Estado desarticulado.

> El déficit fiscal que el país arrastra desde hace más de una década estuvo a punto de provocar el pasado agosto una situación de insolvencia financiera en Costa Rica, lo que obligó entonces al presidente Luis Guillermo Solís a adoptar medidas de contención económica. “Es el principal problema de Costa Rica”, insiste Solís.-DPA

 

3.3

 

millones de costarricenses estaban convocados a las urnas en 6 mil 600 centros electorales en todo el país.