Viernes 21 DE Septiembre DE 2018
Mundo

Putin gana elecciones rusas y logra su cuarto mandato

Según militantes de la oposición, la Policía trasladó electores en autobús hacia los colegios electorales y se distribuyeron cupones de reducción entre los electores.

Fecha de publicación: 19-03-18
Putin compareció eufórico ante sus seguidores. Fue electo como presidente, con dos mandatos consecutivos en 2000 a 2008 y después como primer ministro. Desde 2012 encabeza su tercer mandato presidencial. Por: Afp / el país
Más noticias que te pueden interesar

Vladímir Putin ganó ayer las elecciones presidenciales rusas con su mejor porcentaje de la historia, un 75 por ciento los votos, según la Comisión Electoral. Por lo tanto, el mandatario de 65 años logró un cuarto mandato que se prolongará hasta 2024.

Al cierre de esta elección, con la mitad de los votos escrutados, en segundo lugar, se situaba el candidato comunista Pavel Grudinin, con 13.4 por ciento de los votos, seguido del ultranacionalista Vladímir Jirinovski con 6.3 por ciento y a la periodista cercana a la oposición liberal, Ksénia Sobtchak con el 1.4 por ciento. Los cuatro candidatos restantes se quedaron por debajo del uno por ciento.

Putin dijo a sus partidarios, reunidos en las inmediaciones del Kremlin, que veía en la victoria “la confianza y la esperanza” del pueblo ruso. “Vamos a trabajar duro, de forma responsable y eficiente”, aseguró.

Además “veo el reconocimiento del hecho que muchas cosas han sido realizadas en condiciones muy difíciles”, agregó. Durante el actual mandato de Putin los precios del petróleo se desplomaron provocando una sequía de divisas, sumada a las sanciones de Occidente por la anexión rusa de Crimea.

En su discurso Putin volvió a apuntar a Occidente y sostuvo que las acusaciones contra Rusia por el envenenamiento en Londres de un exdoble espía desertor “son mentiras, basura, tonterías” y aseguró que su país “ha destruido todas las armas químicas” de las que disponía, conforme a los tratados internacionales.

Tras el cierre de los últimos colegios electorales en el enclave ruso de Kaliningrado, en el centro de Europa, el primer sondeo del instituto oficial VTSiOM anticipó el triunfo del presidente con el 73.9 por ciento de los sufragios, un resultado mucho mejor que el 63.6 por ciento obtenido en 2012.

Pero el principal opositor, Alexei Navalni, apartado de las elecciones por una condena judicial, acusó al Kremlin de aumentar artificialmente la movilización rellenando las urnas u organizando el transporte masivo de electores hacia los colegios electorales. Navalni aseguró a la prensa que la participación real era inferior a la de 2012.

 Además, la oenegé Golos, especializada en la vigilancia de elecciones, ofreció un mapa de los fraudes en su sitio web registrados sobre todo en Moscú, San Petersburgo y Krasnodar. Según el Ministerio del Interior, unos 650 casos fueron denunciados ante las autoridades.

La presidenta de la Comisión Electoral, Ella Pamfilova, consideró que las irregularidades comprobadas fueron “relativamente bajas” y añadió que la votación fue transparente.

Las autoridades hicieron una campaña masiva de información e incitación al voto, facilitando el voto fuera de las circunscripciones de residencia, pero también, según la prensa, presionando a funcionarios o estudiantes para que votaran.

 

Aliado latinoamericano

El Gobierno de Venezuela felicitó ayer al presidente de Rusia, Vladímir Putin, por su reelección y al pueblo ruso por su demostración de civismo y conciencia política. “Esta nueva victoria del presidente Putin consolida su liderazgo y su demostrada capacidad para manejar el peso específico de Rusia en la historia y en el convulso mundo de hoy”, señaló el Gobierno.-DPA

El ineludible líder de Rusia

Exagente del KGB al frente del país desde hace más de 18 años, Vladímir Putin, encarna la ambición de una Rusia de renovada potencia.

“Nadie quería hablarnos, nadie quería escucharnos. ¡Escúchennos ahora!”, lanzó a los occidentales durante un discurso a principios de marzo.

Cuando Putin llegó al poder en el 2000, su país era inestable, con una economía fallida. Ahora, numerosos de sus conciudadanos lo alaban, asociándolo con la estabilidad y una nueva prosperidad favorecida por la actividad petrolera.

Eso a costa de un retroceso en materia de derechos humanos y libertades, según sus críticos. A nivel internacional intenta restaurar la influencia de Rusia en el mundo, deteriorada tras la caída de la Unión Soviética y los años caóticos bajo el mandato de Boris Yeltsin.

¿Su método? Una lucha paciente y obstinada, al acecho de cualquier síntoma de debilidad del adversario, explicaba en 2013 Putin.

Esa técnica le ha resultado exitosa en Siria, donde Rusia interviene en apoyo del régimen de Damasco desde 2015.

Un año antes, Putin quiso ser el restaurador de la “gran Rusia” al anexionar la península ucraniana de Crimea, tras un referéndum considerado ilegal por la comunidad internacional. Esa operación mejoró su imagen en casa, pero desató la peor crisis desde el fin de la Guerra Fría entre rusos y occidentales.

Aficionado al deporte, intentó hacer de su país una potencia deportiva y organizó en 2014 los Juegos Olímpicos más caros de la historia en Sochi y, en el verano de 2018 acogerá el mundial de fútbol. Pero los sueños del Kremlin se vieron ensombrecidos por las acusaciones de dopaje institucionalizado.

+2,700

irregularidades como el relleno de urnas, votos múltiples u obstáculos a la labor de los observadores, denunció la ONG Golos, especializada en la vigilancia de elecciones.

Etiquetas: