Domingo 23 DE Septiembre DE 2018
Mundo

Donald Trump destituye al secretario de Estado, Rex Tillerson

Mike Pompeo, hasta ahora director de la CIA, dirigirá la diplomacia en uno de sus desafíos históricos: el cara a cara con el líder de Corea del Norte.

Fecha de publicación: 14-03-18
Rex Tillerson brinda declaraciones en el Departamento de Estado en Washington, DC, ayer. Por: EL PAÍS/AFP/DPA
Más noticias que te pueden interesar

A los pocos días de aceptar reunirse cara a cara con el líder norcoreano, Kim Jong-un, el presidente de EE. UU. anunció ayer la destitución fulminante de su secretario de Estado, Rex Tillerson, y su recambio por el director de la CIA, el halcón Mike Pompeo.

La jefatura de la CIA será ocupada a su vez por Gina Haspel, quien supervisó las torturas practicadas en la cárcel secreta de Tailandia. Tanto el puesto de Pompeo como el de Haspel requieren de confirmación del Senado.

El despido de Tillerson no tuvo contemplaciones. Un tuit y fuera. “Mike Pompeo, director de la CIA, se convertirá en nuestro nuevo secretario de Estado. ¡Hará un trabajo fantástico!”, tuiteó Trump. “¡Gracias Rex Tillerson por sus servicios!”, agregó.

El propio Departamento de Estado, en un insólito comunicado firmado por el subsecretario Steve Goldstein hizo saber que Tillerson “no había hablado con el presidente esa mañana y que desconocía el motivo” de la destitución.  Más tarde, Trump llamó a Tillerson.

Según el Departamento de Estado, Tillerson tenía la intención de seguir en su puesto, mientras que Trump alegó diferencias de opinión para sustituirle. “Teníamos distintas opiniones”, alegó el mandatario. “Creo que Rex será mucho más feliz ahora”.

El golpe tiene un significado estratégico. Pasado el primer año de mandato, el presidente afronta en noviembre unas elecciones claves en el Senado, la Cámara de Representantes y 39 gubernaturas. Trump quiere reforzar el ala dura republicana y quitarse de encima a todo aquel que  frena su narrativa.

En este realineamiento también incide una agenda exterior que Trump trata como una cuestión de política interna. La guerra tarifaria ha dado comienzo, el Tratado de Libre Comercio con América del Norte debe ser renovado en cuestión de semanas y, en un giro inesperado, el presidente ha aceptado un cara a cara con el déspota norcoreano.

Trump se ha dejado guiar por sus instintos y ha apostado por quienes le son más fieles y próximos. Entre ellos, Mike Pompeo. “Con Tillerson discrepaba en algunas cosas, como el acuerdo con Irán; en cambio, Pompeo y yo tenemos procesos de pensamiento similares”, dijo Trump ayer a los periodistas.

En un breve discurso de despedida, Tillerson, que tuvo palabras de agradecimiento para todos menos para Trump, reveló que dejará su puesto el 31 de marzo. Hasta entonces delegará sus funciones al subsecretario John Sullivan. El saliente funcionario se refirió a los avances en la política hacia Corea del Norte como uno de los mayores logros de su mandato, de poco más de un año.

 

Gina Haspel, al frente de la CIA

Si el Senado estadounidense aprueba su designación, Gina Haspel se convertirá pronto en la primera mujer al frente de la CIA. Su figura es controvertida, pues supuestamente estuvo implicada en torturas aplicadas a prisioneros por los servicios secretos tras los atentados del 11 de septiembre de 2001. En 2002, Haspel dirigió una cárcel secreta de la CIA en la que presuntamente fueron torturados dos supuestos miembros del grupo terrorista Al Qaeda.

Haspel, de 61 años, tiene una trayectoria de más de 30 años en la CIA (Agencia Central de Inteligencia) y trabajó para los servicios secretos en lugares como Londres.

 

Desde 2017 es vicedirectora de la CIA.

 

 

Opiniones distintas

> Rex Tillerson defendió en varias ocasiones posiciones distintas a las de Trump, por ejemplo respecto al Acuerdo del Clima de París o al conflicto con Corea del Norte.

Las tensiones entre ambos estallaron en octubre, cuando Trump dijo que Tillerson perdía el tiempo queriendo negociar con Corea del Norte. Días después, el canal NBC afirmó que Tillerson llamó “imbécil” a Trump, algo que nunca desmintió directamente.–DPA

 

Etiquetas: