Martes 18 DE Septiembre DE 2018
Mundo

Cinco preguntas sobre una potencial guerra comercial

El presidente Donald Trump se declaró este viernes seguro de ganar la guerra comercial que se avizora tras su anuncio de gravar las importaciones de acero (25%) y aluminio (10%). La decisión lo expuso a una guerra comercial mundial debido a que seguramente sus socios tomarán represalias.

 

 

Fecha de publicación: 02-03-18
Un trabajador manipula un rollo de aluminio en una fábrica en Biesheim, Francia. FOTO: AFP Por: AFP
Más noticias que te pueden interesar

“Mucho ruido y pocas nueces”, dijo el secretario de comercio Wilbur Ross en televisión mientras las bolsas caían y se escuchaban por doquier amenazas de represalias de grandes socios comerciales de Estados Unidos y advertencias de China y de organizaciones multilaterales como la OMC y el FMI. Trump dijo que no teme una guerra comercial y que le será fácil ganarla.

El problema en cinco preguntas:

 – ¿Por qué una guerra? –

La determinación unilateral estadounidense puede generar denuncias contra Estados Unidos en la OMC, el organismo rector del comercio mundial.

Por lo pronto, la Unión Europea dijo que no se quedará “cruzada de brazos” y ya considera tomar represalias contra emblemáticos productos estadounidenses como las motos Harley-Davidson, el whisky bourbon y los jeans Levi’s.

China, el mayor productor mundial de acero pero que le exporta poco a Estados Unidos, ya antes había dicho que tomaría las “medidas necesarias” para defender a sus exportadores.

Pekín inició investigaciones antidumping sobre la importación de sorgo estadounidense y no descarta hacer lo mismo con la soja de ese origen.

– ¿Cuál sería el impacto mundial de esa guerra? –

El comercio alimenta el crecimiento económico mundial. Desde antes que el presidente Donald Trump entrase a la Casa Blanca en 2017, el FMI advirtió que toda tentación proteccionista -es decir poner trabas a importaciones- generaría complicaciones mundiales.

El propio presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos Jerome Powell dijo ser reticente a sanciones como las que se encamina a formalizar Trump. “Los derechos de aduana no son lo mejor” para el comercio, dijo.

– ¿Beneficia o perjudica a los consumidores ? –

Gravar importaciones puede traducirse en un alza de precios en diferentes sectores. Ya el fabricante japonés de autos Toyota dijo que sus coches podrían encarecerse en Estados Unidos si la empresa debe pagar más por el acero importado.

A su vez, el encarecimiento de los productos puede frenar el consumo, pulmón de la mayor economía estadounidense.

– ¿Es bueno para EEUU, como dice Trump? –

Trump alega que quiere proteger a las empresas y trabajadores estadounidenses de la competencia extranjera desleal que hace que Estados Unidos sea invadido por productos más baratos que los nacionales.

Sin embargo, ese argumento no tiene apoyo unánime.

Dijo el FMI: “las restricciones a la importación anunciadas por el presidente estadounidense tienden a causar daños no solo fuera de Estados Unidos sino incluso en la propia economía estadounidense, incluyendo a los sectores manufacturero y de la construcción, que son los grandes consumidores de aluminio y acero”.

En el sector agrícola estadounidense también se deploró la política de Trump porque los productores esperar sufrir represalias de sus clientes.

Los cerealeros temen, por ejemplo, que se impongan aranceles a la soja que venden a China.

En 2002 el presidente George W. Bush ordenó gravar el acero. La medida duró 18 meses durante los cuales se perdieron 200.000 empleos, recuerdan analistas de Oxford Economics.

– ¿Se compromete el TLCAN? –

Trump tomó la decisión cuando Estados Unidos, México y Canadá renegocian su tratado de libre comercio (TLCAN) por presión suya.

Trump dice que ese tratado es “nefasto” para Estados Unidos y forzó cambiarlo so pena de retirar a su país si no obtiene los beneficios que busca.

La séptima ronda de negociaciones deberá concluir el lunes y varios expertos dijeron que las medidas contra el acero y el aluminio pueden complicarlas más de lo que ya están.

El primer ministro de Canadá Justin Trudeau calificó de “arbitraria” la medida de su par estadounidense, que se suma a otras ya tomadas por Trump con el sector forestal y aeronáutico de su país.

Etiquetas: