Viernes 16 DE Noviembre DE 2018
Mundo

Donald Trump muestra rigidez sobre migración

El mandatario mantiene firme la propuesta migratoria con la mira de agilizar la aprobación del presupuesto federal.

Fecha de publicación: 01-02-18
Por: AFP
Más noticias que te pueden interesar

El presidente estadounidense Donald Trump pidió la noche del martes, en su discurso ante el Congreso, la unidad suprapartidaria para negociar una reforma urgente del sistema migratorio, pero la agresiva retórica que utilizó podría tornar ese entendimiento aún más difícil.

Trump pronunció su discurso sobre el Estado de la Unión ante un Congreso incapaz de aprobar desde octubre pasado un presupuesto federal, paralizado y profundamente dividido sobre el contenido de una reforma migratoria que se torna urgente.

En su pronunciamiento, el mandatario ofreció una mano negociadora al opositor Partido Demócrata, en un llamado a poner “la política a un lado y finalmente completar este trabajo”. Ese esfuerzo de republicanos y demócratas, dijo el Presidente, era urgente para “traer nuestro sistema migratorio al Siglo XXI”.

La mano extendida de Trump se explica por la necesidad urgente de la Casa Blanca de alcanzar algún tipo de acuerdo con la oposición sobre la cuestión migratoria para luego destrabar las negociaciones sobre el presupuesto federal.

El pasado 22 de enero, luego de tres días en que el gobierno debió cerrar sus puertas por falta de presupuesto, el Congreso aprobó un plan de gastos provisorio apenas hasta el 8 de febrero, para en ese tiempo tratar de aprobar un acuerdo sobre reforma migratoria.

Para votar un presupuesto, la oposición demócrata exige una solución para los llamados dreamers, jóvenes inmigrantes que llegaron ilegalmente al país en la infancia y regularizaron su situación mediante un programa conocido por las siglas DACA.

En caso de que la cuestión migratoria siga sin resolverse el próximo 8 de febrero difícilmente se aprobará un presupuesto federal y el país estará nuevamente al borde del cierre del gobierno, el temido shutdown, como ya ocurrió el 20 de enero.

Sin embargo, aún con la mano extendida a la oposición, en su discurso Trump retomó la agresiva retórica antiinmigrante de su campaña electoral, a riesgo de echar a perder la eficacia de su gesto negociador.

Trump se plantó firme en la propuesta lanzada la semana pasada por la Casa Blanca y que incluye una vía a la naturalización para 1.8 millones de inmigrantes al cabo de un período de 12 años.

Pero la propuesta viene acompañada de una pesada “mano dura” con la inmigración legal e ilegal y contempla fondos por unos US$25 millardos para el controvertido muro en la frontera con México. Esa propuesta, dijo, permitirá “crear un sistema migratorio seguro, moderno y legal”.

El líder demócrata en el Senado, Chuck Schumer, uno de los interlocutores necesarios para alcanzar un acuerdo sobre la reforma migratoria, no parecía conmovido por el intento de aproximación del presidente. Para Schumer, el discurso “alimentó las llamas de la división en vez de aproximarnos”.

Para el Comité Nacional Demócrata, en tanto, “Trump ha repetido muchas veces la mentira de crímenes cometidos por inmigrantes para intimidar y empujar su agenda anti inmigrante” y su discurso anual “no fue la excepción”.

Ausente

América Latina estuvo ausente del discurso de Trump.El mandatario no se refirió a la región, aunque sí pronunció el nombre de tres países: México, Cuba y Venezuela. A México lo mencionó cuando destacó que el fabricante de automóviles Chrysler está trasladando una gran planta desde el vecino del sur al estado de Michigan. No volvió sin embargo a pronunciar el nombre del país cuando habló de la construcción de “un muro en la frontera del sur”. Cuba y Venezuela fueron juntos en la misma frase. “Mi administración ha impuesto también duras sanciones a las dictaduras comunista y socialista de Cuba y Venezuela”, dijo. –DPA

 

Etiquetas: