Miércoles 22 DE Mayo DE 2019
Mundo

La tierra tembló y los huracanes hicieron estragos en 2017

Los vientos huracanados de “Harvey”, “Irma” y “María” golpearon con ferocidad en el Atlántico y la tierra se estremeció en México con dos grandes sismos en 2017, un año de fenómenos naturales extremos para la región.

Fecha de publicación: 22-12-17
Por: DPA

Hubo, por lo menos, 750 muertos y daños millonarios. Miles de personas lo perdieron todo. Una tercera parte de la población de Puerto Rico está sin electricidad desde septiembre y la pequeña isla de Barbuda quedó vacía porque fueron evacuados sus 1.800 habitantes.

Fue el año de la peor catástrofe en un siglo en Puerto Rico por el huracán “María”, de la temporada de huracanes más fuerte desde 2005, con 17 tormentas tropicales y diez huracanes, del sismo más potente en México en 85 años y del más destructor en tres décadas en su capital.

Juan Pablo Guerrero, de 36 años, no vive en paz. Desde el 19 de septiembre se turna con sus vecinos para cuidar que nadie entre a robar en el Multifamiliar Tlalpan de Ciudad de México, un complejo de diez edificios dañado por un sismo de 7,1 de magnitud.

“Yo vivía con mi hermano y estamos cada uno en casa de un familiar y haciendo guardias en los campamentos. No hay una resolución que nos diga que podemos volver con tranquilidad. Ningún edificio está habitado y somos 500 familias”, dijo Guerrero a dpa.

De todos los fenómenos el que causó más víctimas, de acuerdo con las cifras oficiales, fue ese sismo, con 369 muertos, la mayoría en Ciudad de México.

Además hubo una fatal coincidencia de fechas con el terremoto del 19 de septiembre de 1985 que dejó unos 10.000 muertos en la urbe. Se acababa de hacer un simulacro conmemorativo cuando la tierra tembló.

“Un susto tremendo. El quiebre del edificio vino en segundos, el crujido de los muros partiéndose se escuchó en segundos antes de que yo pudiera salir del departamento. Fue impactante”, recuerda Irma Castellanos, de 66 años, que todavía no puede regresar a su casa.

Doce días antes, el 7 de septiembre, hubo un terremoto de magnitud 8,2, el más fuerte desde 1932 en México, que dejó un centenar de muertos, sobre todo en el sur del país.

Mientras la tierra temblaba y hacía caer edificios en México, “María” causaba devastación en el Caribe en su camino hacia Puerto Rico con vientos de 260 kilómetros por hora, de categoría cinco, la más alta para un huracán.

Los huracanes y tormentas, que afectaron desde las pequeñas islas del Caribe y Centroamérica hasta la Florida y Texas, causaron unas 280 muertes, de acuerdo con las autoridades.

“Harvey”, de categoría cuatro, inundó Texas con sus lluvias en agosto y dejó unos 80 muertos, “Irma” y “María” provocaron destrucción y muerte en septiembre con, al menos, unos 170 muertos, y la tormenta “Nate” causó unas 30 muertes en Centroamérica en octubre.

“La temporada empezó temprano con una tormenta en abril y el pico presentó una embestida de diez huracanes sucesivos”, dijo el director encargado de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos, Timothy Gallaudet.

“Irma” llegó a tener vientos de 295 kilómetros por hora. En Cuba y otras partes del Caribe arrasó con techos, ventanas y árboles. En Florida por lo menos cinco millones de personas estuvieron sin electricidad una semana. Ese huracán dejó más de 100 muertos.

“Todo parecía una película. Ver a miles de personas comprando alimentos, agua y tablones de madera para cubrir sus ventanas era lo más común en esos días”, recordó Héctor Ambrossino, un venezolano que vive en Miami desde hace un año.

“Estuvimos una semana sin electricidad y durante esos días tuvimos que buscar refugio en la casa de una amiga de la familia. Las calles quedaron llenas de escombros, pedazos de árboles y mucha basura”, agregó el joven en diálogo con dpa.

En Cuba los fuertes vientos dañaron más de 150.000 viviendas. Las imágenes más impactantes se dieron en el tradicional paseo marítimo de La Habana, el Malecón, donde el mar penetró más de 500 metros inundando las calles a su paso. La Defensa Civil atendió a más de un millón de personas.

El desafío de la reconstrucción significará el desembolso de miles de millones de dólares durante el próximo año. Puerto Rico, un estado libre asociado a Estados Unidos, estimó en 94.000 millones de dólares los recursos necesarios e hizo la solicitud formal a Washington.

Expertos han calculado que la inversión en la reconstrucción de la Florida rondará entre los 10.000 y 20.000 millones de dólares, aunque no hay una cifra exacta.

En México los daños de los terremotos se calculan en unos 2.500 millones de dólares, mientras que las pequeñas islas del Caribe han pedido ayuda internacional por unos 5.000 millones de dólares.

“Después de más de dos meses, seguimos en un total abandono”, se lamenta Juan Salgado, uno de los afectados por el sismo del 19 de septiembre en México. Para muchos damnificados 2018 será todavía un año difícil.