Sábado 22 DE Septiembre DE 2018
Mundo

Los catalanes devuelven la mayoría al independentismo en las urnas 

En las históricas elecciones celebradas hoy en Cataluña, los votantes devolvieron la mayoría absoluta a los partidos independentistas que desafiaron al Gobierno de España con un plan soberanista que culminó hace casi dos meses con la intervención de la autonomía regional y la convocatoria de nuevos comicios.

Fecha de publicación: 21-12-17
Independentistas celebran los resultados de la votación en Barcelona. FOTO: AP/EMILIO MORENATTI Por: DPA
Más noticias que te pueden interesar

Según los datos facilitados por las autoridades electorales tras el recuento de más del 99 por ciento de los votos, la coalición Junts per Catalunya (JxCAT) del destituido presidente regional Carles Puigdemont podría volver a gobernar con el apoyo de Esquerra Republicana (ERC) y el partido antisistema Candidatura de Unidad Popular (CUP).

Entre los tres, obtienen 70 de los 135 escaños del Parlamento regional en Barcelona, dos más que los necesarios para la mayoría absoluta y más del 47 por ciento de los votos. Incierto es, sin embargo, si volverán a reeditar el mismo Gobierno con el que lanzaron su desafío independentista.

Por separado, JxCAT obtiene 34 escaños, ERC 32 -dos por encima de los 62 que sumaban en su alianza conjunta Junts per el Sí de la anterior legislatura-. La gran perdedora es la CUP, que pasa de 10 a cuatro escaños.

Desde Bruselas, donde se refugió tras abandonar España, Puigdemont afirmó que el Estado español “ha sido derrotado” en los comicios. “(Mariano) Rajoy y sus aliados han perdido y han recibido una bofetada de los catalanes”, agregó el ex gobernante, sobre quien pesa una orden de detención.

Sin embargo, fue un partido contrario a la independencia, el liberal Ciudadanos, el que hizo hoy historia al convertirse en la primera formación no nacionalista que logra ser la más votada. Con el 25 por ciento del sufragio consigue 37 escaños en el el Parlamento, 12 más de los que tenía hasta ahora.

“Somos los ganadores de las elecciones en Cataluña”, dijo su candidata, Inés Arrimadas, en un acto en Barcelona en el que sus seguidores no dejaban de corearla como futura “presidenta” de la región.

Pero pese a ser el partido con más votos y escaños, muy difícilmente podría convertirse en la próxima presidenta en un Parlamento que vuelve a estar dominado por una mayoría absoluta de fuerzas partidarias del independentismo.

El gran perdedor de la cita electoral es el Partido Popular (PP) de Mariano Rajoy, que se desplomó de 11 a tres escaños. Su candidato en Cataluña, Xavier García Albiol, reconoció el fracaso de los partidos no independentistas de generar “una mayoría alternativa al independentismo”.

“Hoy es un día malo para el PP de Cataluña, malo por los resultados, y sobre todo, para el futuro de Cataluña”, dijo el líder conservador.

El otro partido antiindependentista, el socialista PSC de Miquel Iceta, ganó un escaño, pasando de 16 a 17, pero coincidió en la valoración de Albiol. “Estos resultados no son los que perseguíamos. No hemos conseguido una mayoría alternativa a los independentistas ni hemos conseguido liderar esa mayoría”, señaló en su intervención.

Junto a Ciudadanos, las fuerzas denominadas “constitucionalistas” suman 57 escaños y algo más del 43 por ciento de los votos, por debajo del bloque secesionista, en estas elecciones concebidas como un plebiscito sobre el plan de Puigdemont para independizar la región del resto de España.

Su partido fue precisamente el que dio hoy la gran sorpresa, al situarse como el grupo independentista más votado frente a todos los pronósticos: los sondeos situaban por delante a ERC, su compañero al sacar adelante el plan soberanista -junto a la CUP- que tuvo su punto culminante el 27 de octubre, cuando el parlament aprobó una declaración para la creación de una república independiente catalana.

Esa declaración originó la respuesta inmediata del Gobierno central de Rajoy que, aplicando el artículo 155 de la Constitución, destituyó al Gobierno catalán, disolvió el Parlamento regional y convocó las elecciones de hoy.

Le siguió la actuación de la Justicia, que imputó a todos los integrantes del Govern, miembros del parlamento y líderes de organizaciones civiles. De ellos, cuatro siguen en prisión, entre ellos el “número dos” del “Govern” Oriol Junqueras, que encabezó la lista de su partido ERC desde la cárcel.

Ese hecho convirtió estos comicios en una inusual cita con las urnas, con tres candidatos en prisión y con Puigdemont y cuatro ex consejeros en Bruselas, a donde se marcharon poco después de ser destituidos y desde donde eludieron la acción de la justicia.

La coalición de izquierdas Catalunya en Comú-Podem perdió también apoyo, pasando de 11 a 8 escaños, aunque en una lista diferente a aquella con la que acudió a las urnas en 2015. En estos comicios se perfilaba como la fuerza que podría tener en sus manos la llave del Gobierno, que no había querido compromete a ninguno de los dos bloques.

Tras constatarse el triunfo independentista, su candidato Xavier Domènech destacó la necesidad de que Cataluña abra “una nueva etapa” y lamentó que los independentistas “difícilmente” vayan a hacerlo.

Pese a las tensiones que polarizaron la sociedad en los últimos meses, las elecciones transcurrieron con tranquilidad y sin incidencias hasta el punto de que el delgado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo, las calificó de “ejemplares”.

Más de 5,5 millones de catalanes estaban convocados a votar en 2.680 locales electorales repartidos en las cuatro provincias catalanas en medio de un dispositivo de seguridad reforzado con 17.000 agentes, frente a los 10.000 que hubo en 2015 y con especial atención a evitar la manipulación y el temor a ciberataques.

Etiquetas: